Manuela Infante y su nueva obra que explora el reino mineral

La dramaturga participará hoy del ciclo de Matucana 100, La Escena Continúa, donde conversará de su próximo montaje ¿Cómo convertirse en piedra?



En 2018 Manuela Infante participó de una residencia de dos meses en el Festival Kyoto Experiment en Japón. Allí, la dramaturga y directora comenzó el proceso de investigación de su proyecto escénico ¿Cómo convertirse en piedra?, que explora en el reino mineral.

Co-producida por FITAM, NAVE, Parque Cultural de Valparaíso y Matucana 100, la obra está considerada para estrenarse el próximo año. Hoy a las 20.00 hrs, la dramaturga participará del ciclo de conversatorios La Escena Continúa, organizado por M100, donde hablará del proceso creativo de este nuevo montaje. La actividad es gratis, previa inscripción en www.m100.cl.

Según cuenta Manuela Infante, ¿Cómo convertirse en piedra? podría considerarse “una obra siamesa de Estado Vegetal”, el exitoso montaje que estrenó en 2017 y que aborda la relación entre humanos y plantas desde una mirada crítica al antropocentrismo. Sin embargo, esta nueva obra “replica y lleva mucho más lejos la idea de trabajar con el pedal de loop para construir la dramaturgia. Esto ya estaba en Estado Vegetal, pero acá está empujado a sus máximas consecuencias. Esto es lo que llamo una dramaturgia mineral, que se construye en capas”, añade .

Esta nueva obra es un capítulo más en la exploración de Manuela Infante en el entorno no humano, la crítica al antropocentrismo y cómo esa figura se apropia y explota aquello determinado como “no humano”. La diferencia en esta oportunidad es que la mirada se dirige a un otro, la piedra, completamente carente de vida. “Me sentí profundamente atraída por cómo la idea de otredad, o diferencia se radicaliza cuando se trata de piedras y rocas. No sólo son cosas no-humanas, sino que son cosas no-vivas”, comenta Manuela Infante.

¿Cómo se hace una obra mineral?, ¿una actuación no viva?, ¿qué puede enseñarme una piedra sobre la resistencia? son algunas de las preguntas que Manuela Infante investiga. El montaje “se interroga por el ‘otro mineral’ que está fuera y dentro nuestro, en un proceso de imitación de lo mineral con el cuerpo de la obra”, dice.

-¿De qué forma influyó la pandemia en el desarrollo de este trabajo?

-Primero, y como nos pasó a todas supongo, darnos cuenta de manera tan clara que estamos sujetas a temporalidades no-humanas. Más tiempo está pasando por la obra, se esté ensayando o no. Es un proceso creativo erosionado. Somos cosas erosionadas por el tiempo. Igual que las piedras. Somos el resultado de la erosión. Y la obra también lo será, el resultado de todo este tiempo y cómo la ha erosionado.

Comenta