¿Streaming verde? Netflix se compromete a reducir a cero sus emisiones de carbono

Fotograma de Mi maestro el pulpo, disponible en Netflix.

La plataforma se fijó un plazo de dos años para eliminar su huella de carbono. Un anuncio que incluye desde colocar paneles solares en sus instalaciones hasta la producción de nuevas series y películas que estimulan la concientización en torno al cuidado del medio ambiente, como Cielo a medianoche y Mi maestro el pulpo.



Netflix dominó las nominaciones a los Oscar con un total de 35 candidaturas, pero dos de ellas llevaron un sello “verde”. Cielo de medianoche, la película de George Clooney sobre un científico ante un mundo en ruinas, postula a Mejores efectos visuales. En tanto, Mi maestro el pulpo, el registro de un cineasta durante un año conviviendo con un pulpo, se enfrenta a El agente topo en la carrera por la estatuilla a Mejor documental.

Ambos títulos de la compañía responden, de alguna manera, a un mismo objetivo: la responsabilidad que asume la plataforma de streaming en la reducción de la huella de carbono.

Según anunció este martes, Netflix se propuso un plazo de dos años para que sus emisiones de carbono lleguen a cero, siguiendo los pasos de otros gigantes de la tecnología, como Microsoft, Apple y Facebook.

Reconociendo su demora en tomar la medida, Emma Stewart –desde octubre, la primera oficial de sostenibilidad de la empresa– señaló: “Hemos logrado más en los seis meses que he pasado aquí que lo que he visto en años en otras instituciones”.

El plan de la plataforma, en principio, no involucra necesariamente los hogares y las maratones de sus series. Las medidas que tomará van orientadas a sus instalaciones y, en menor medida, a los títulos que ofrece en su catálogo.

La compañía apostará por la instalación de paneles solares y el cambio a energías renovables, mientras que en el caso de las oficinas que arrienda (la gran mayoría), estimulará a que los dueños se inclinen por energías verdes. También priorizará la contratación de personal local y ofrecerá transporte compartido a sus empleados para evitar el traslado en autos.

Como un tercer punto, Netflix se detiene en la realización de títulos que considera “relevantes” y que le permitan generar un “efecto dominó positivo en toda la industria”. Una producción que se acomoda en esa categoría es la serie La vida a color con David Attenborough (22 de abril) o el recientemente estrenado documental Seaspiracy, sobre la red detrás de la pesca indiscriminada en los océanos.

¿Qué ocurre con las emisiones que generan las maratones y el visionado en televisores, celulares y tablets? El servicio calcula que estar una hora en Netflix en 2020 equivalió a menos que conducir un automóvil a gasolina cerca de 400 metros.

Una conclusión a la que llegó porque (al igual que BBC y otras compañías similares) colabora con la herramienta en línea DIMPACT, que un equipo de la Universidad de Bristol desarrolló para medir las emisiones que provienen del streaming y otros servicios dependientes de internet.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.