Rembrandt, 500 millones y un águila de bronce: la serie de Netflix sobre el mayor robo de arte de la historia

This is a Robbery: The World's Biggest Art Heist. c. Courtesy of Netflix © 2021

Titulada Esto es un atraco: El mayor robo de arte del mundo, la miniserie se apoya en entrevistas y recreaciones para evocar el millonario hurto que sufrió en marzo de 1990 el Museo Isabella Stewart Gardner en Boston. El hecho derivó en la pérdida hasta ahora definitiva de 13 obras, incluyendo La tormenta en el mar de Galilea de Rembrandt, y se mantiene como un crimen sin resolver. La producción se lanza este miércoles 7.



En su página web, el Museo Isabella Stewart Gardner invita a conocer la historia de la coleccionista de arte y mecenas de Boston que fundó y dio nombre a la institución en 1903. A la par, la entidad llama a que los visitantes den click a “el robo”, un repaso a un acontecimiento casi tan inaugural como su apertura al inicio del siglo XX y que decide acompañar con un llamado a todos los visitantes: “Cualquier persona que tenga información sobre las obras de arte robadas o la investigación debe comunicarse directamente con el Museo Gardner”.

En total, 13 obras fueron sustraídas del museo de Boston la madrugada del 18 de marzo de 1990, cuando dos hombres vestidos como policías ejecutaron el que se transformaría en el mayor robo de arte de la historia, equivalente a cerca de US$ 500 millones. Sin aún dar con el paradero de los autores materiales o intelectuales ni con las obras en cuestión, el hecho revive en Netflix, que lanza este miércoles 7 la miniserie Esto es un atraco: El mayor robo de arte del mundo.

Dividida en cuatro partes, la producción reconstruye esa jornada funesta para el arte mediante una fórmula cada vez más habitual en esta clase de estrenos de la plataformas de streaming: decenas de entrevistas con personajes ante la cámara, generoso material de archivo y un ritmo ágil que mete a la juguera recreaciones con actores, aquí bajo la dirección de los hermanos cineastas Colin y Nick Barnicle.

This is a Robbery: The World's Biggest Art Heist. c. Courtesy of Netflix © 2021

“Desde el principio, Colin y Nick se sintieron impulsados a contar esta historia como realmente sucedió: a partes iguales, drama, una explosiva historia de crímenes reales y una comedia loca de errores. El resultado es una serie tremendamente entretenida”, describió sobre el proyecto Jone Rosenthal, productora y fundadora del Festival de Tribeca junto a Robert De Niro.

El componente irrisorio cubre la historia desde los detalles del atraco hasta el presente del caso. Junto a obras de Vermeer, Degas y Manet –la más valiosa, La tormenta en el mar de Galilea, de Rembrandt–, los ladrones sustrajeron dos elementos aparentemente sin valor, un antiguo vaso chino y un águila de bronce adherido a una bandera napoleónica.

De alcance local e internacional, la investigación detrás del robo tuvo varios sospechosos, en particular miembros de la mafia Italia y irlandesa que en la época dominaban en Boston. Pero las pistas condujeron a una serie de insólitos sucesos. El primero, un hombre que apareció sin vida en el maletero de un auto, fue sólo uno de los decesos que a lo largo de los años terminaron con todos los hombres bajo sospecha muertos. Así lo anunció el FBI en 2003, cuando se cumplieron 23 años desde el atraco.

Quienes atraviesan los capítulos son abogados, jefes de museo, y figuras vinculadas a otros que podrían haber tenido alguna tipo de responsabilidad. Así la producción da forma a “un retrato fascinante de un incidente que vive en la memoria de una ciudad que tiene codificados en su ADN tanto la alta cultura como el crimen organizado”, escribió Variety en su elogiosa crítica a la miniserie.

Con el paso de los años la recompensa ha ascendido a US$ 10 millones para quienes den pistas sobre dónde se encuentran las pinturas, hoy una total incógnita. Quién sabe si a través de Netflix, la mayor plataforma de streaming de mundo, con más de 200 millones de suscriptores, alguien en algún punto del mundo dé claves sobre el paradero de Rembrandt, Vermeer, Degas, Manet y compañía.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.