Negación: los nuevos matices de la cantautora Rosario Alfonso

Foto: Sebastián Ciavaglia

Tras la buena recepción de Lo primero, su debut discográfico nominado al premio Pulsar, la artista chilena trabaja en una segunda producción de la que presenta un nuevo adelanto, con arreglos de cuerdas, percusiones y voces que amplían su universo sonoro y evocan al cancionero latinoamericano de los 60.



La sensibilidad acústica, la vocación intimista y autobiográfica, la huella de la raíz latinoamericana y las historias en torno a corazones rotos, relaciones complejas y pequeñas grandes luchas cotidianas se funden en el universo creativo de Rosario Alfonso (1991), música y artista visual que en los últimos años ha despuntado entre las voces destacadas de la cantautoría independiente chilena.

A tres años de Lo primero, su debut discográfico nominado al premio Pulsar (en la categoría Artista Revelación), la solista nacida en Viña del Mar y criada en La Serena trabaja en su segunda producción de estudio de la que ya liberó un nuevo adelanto titulado Negación, en el que continúa su búsqueda acústica e introspectiva, sumando esta vez nuevos matices y arreglos de cuerdas y percusiones que amplían su universo sonoro.

Acompañada por las voces de los músicos Loreto Awad, Seba Alfaro, Alfonsina García, Felipe Ibar y Macarena Bravo, en Negación, disponible en plataformas, la cantautora vuelve a explorar el amor y el desamor con una pieza de espíritu retro y percusión latina que recuerda, junto al coro de acompañamiento, a la edad de oro del bolero y a algunos clásicos de la música brasileña y centroamericana.

“A Negación quise darle ese aire que tiene la salsa y el bolero de los años 60 y 70, donde muchas veces el cantante se hace acompañar por un coro con el que interactúa en una suerte de pregunta y respuesta”, explica la artista sobre el nuevo sencillo, que ya acumula más de diez mil escuchas en Spotify, donde la pieza ha ingresado a diversas listas, entre ellas las de “bolero pop”. Un neologismo que, de alguna forma, sintetiza la búsqueda y la propuesta musical de la solista.

Un “ida y vuelta” que “se encarga de retratar una ruptura amorosa, pero con ánimo de mirar el futuro de manera optimista, con aceptación e, incluso, algo de humor”, añade la autora sobre la canción.

Producido y grabado por Alan McDonell -junto a Manfred Acosta- en Circular Estudios, y masterizado por Arturo Zegers Estudio 050, el nuevo sencillo de Alfonso sucede a Tranquila, single publicado en marzo pasado. Ambas canciones serán parte del segundo LP de la cantautora, cuyo lanzamiento está programado para comienzos de 2022.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.