“No hay nada más idiota que morir en un accidente en coche”: Albert Camus en tres actos

Se cumple este semana 62 años de la muerte de uno de los más vitales e inquietos escritores del siglo XX, acontecida el 4 de enero de 1960. Aquí, revisamos momentos, hitos y frases que marcaron sus ideas y su influencia sobre la cultura popular.



No solo inspiró junto a su amigo/rival Jean Paul Sartre a toda una generación de escritores y pensadores de su época, sino que también lo hizo en diferentes etapas posteriores. De hecho, hasta hoy, los ecos de su influencia resuenan incluso en otras esferas de la cultura popular, como la música, en importantes canciones como Killing an Arab, de The Cure.

Nacido en la Argelia francesa, la vida de Albert Camus fue siempre muy acontecida. Durante 46 años sus inquietudes intelectuales lo llevaron a escribir novelas, ensayos y obras de teatro. Y no solo fue un literato intranquilo, sino que también lo fue movilizándose como un notable periodista o un agitador cultural, así como en su corta participación jugando fútbol.

*Fútbol y tuberculosis

Fue un 7 de noviembre de 1913 cuando el escritor llegó al mundo. Si bien nació en Mondovi (hoy Drean), creció en un barrio de clase baja de Belcourt, Argel, en tiempos donde la capital argelina era aún una colonia francesa. Sus primeros años estuvieron marcados por la muerte de su padre, quien falleció producto de una herida recibida en combate durante la Batalla de Marne en el marco de la Gran Guerra. Tras ello, vino un primer gran golpe en su vida, ya que se vería obligado a trasladarse junto a su madre a la casa de su abuela.

“El sol que reinó sobre mi infancia me privó de todo resentimiento”, escribiría Camus en su primer libro, El revés y el derecho, en el que relata sus primeros años.

El fútbol llegó a su vida por aquellos años, y en esa época ya era portero del equipo juvenil Racing Universitaire d’Alger, sin embargo, esta pasión duró poco, pues tras un tiempo fue diagnosticado con tuberculosis (enfermedad que lo perseguiría durante prácticamente toda su vida), por lo que se vio obligado a dejar este deporte como una actividad más seria.

“Después de muchos años, donde el mundo me ha dado muchos espectáculos, lo que finalmente aprendí con mayor seguridad sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”, señaló Camus años más tarde en un artículo publicado en 1953, bajo el nombre de La belle époque.

*El periodista

Tras verse imposibilitado de seguir practicando el deporte del cual sería seguidor durante toda su vida, más tarde, decide matricularse en la Universidad de Argel. Durante esta etapa, estalla la Segunda Guerra Mundial, donde si bien el autor podría haber sufrido el mismo destino que su padre, esta vez sería la tuberculosis lo que ahora lo salvaría de enrolarse en el ejército.

Durante este tiempo ejerció como periodista, llegando a ser director en diferentes medios como Alger Républicain y Le Soir Républicain. De esta faceta fueron conocidas una serie de reportajes que más tarde dieron paso al libro conocido como Crónicas argelinas (1939-1958), donde Albert Camus recorrió a pie y en bus reporteando las dramáticas condiciones en las que se encontraba la región de Cabilia.

Albert Camus leyendo el periódico

En medio de la ocupación alemana en París (1942), Camus publicaría dos de sus más importantes obras: la novela El extranjero y su extraordinario ensayo El mito de Sísifo, las que le valieron el Nobel de Literatura de 1957. Con solo 44 años, fue hasta la fecha uno de los personajes más jóvenes en recibirlo.

*Un accidente en coche

Ya reconocido con el galardón, su partida sería particularmente abrupta.

El día 4 de enero de 1960, Albert Camus se encontraba en compañía de su editor y amigo, Michel Gallimard, quien conducía un Facel Vega modelo Facellia FV3B por la antigua región de Borgoña, Francia. Según se señala un registro de prensa de aquellos años, del medio ABC, el neumático del automóvil en el cual viajaba Camus reventó al ir a gran velocidad en una recta, lo que provocó que el vehículo colisionara contra un árbol.

Restos del auto en el que viajaba Camus.

“No conozco nada más idiota que morir en un accidente de coche”, señaló Camus cuando la prensa de la época publicó por error la muerte del ciclista italiano Fausto Coppi, relacionándola con un accidente de tráfico, solo un día antes de morir tras el violento choque. Si bien se han instalado otras versiones, donde incluso se señala que su muerte fue provocada por espías de la KGB dado sus posturas “antisoviéticas”, lo concreto es que en un día 4 de enero, dejaba de existir uno de los más influyentes filósofos de su época.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.