Radiografía a los museos chilenos: duplican su actividad online y suman 6.6 millones de objetos en sus colecciones

Museo Bellas Artes

De acuerdo a un reciente informe elaborado por el Ministerio de las Culturas, un 65% de estos recintos cuenta hoy con un sitio web para dar a conocer sus colecciones y actividades, el doble de lo que existía en 2019, mientras crece el uso de plataformas como Facebook e Instagram. La distribución de los museos en el territorio es desigual y sólo las comunas de Santiago y Valparaíso cuentan con más de diez de estas instituciones.



Las restricciones y complejidades que han enfrentado las actividades presenciales durante los dos últimos años, a causa de la pandemia, tuvieron entre sus principales afectados a los más de 350 museos que actualmente funcionan en Chile, los que, pese a sus diferentes perfiles y distancias geográficas, debieron adaptarse a la nueva normalidad y buscar nuevas fórmulas para interactuar con sus públicos.

Es uno de los aspectos principales que se desprenden del “Panorama de los museos en Chile: Reporte 2021″, un informe elaborado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, que da luces la realidad del sector y busca contribuir en la caracterización del mismo para la toma de decisiones, la generación de acciones y las diferentes políticas públicas.

Según la publicación, si en 2020 eran 320 los espacios inscritos en el Registro de Museos de Chile y conformaban el Sistema Nacional de Museos -red nacional de información y beneficios que incluyen la posibilidad de postular al Fondo de Mejoramiento Integral de Museos-, en  2021 ese número de museos que ingresaron al registro creció en un 11%, llegando a los 357.

Visitante en el Museo Precolombino.

A partir de ese catastro general, el informe da cuenta de cómo la pandemia potenció el uso de la virtualidad por parte de estos recintos como espacio de encuentro con la comunidad.

Así, la medición establece que un 65% de los museos del país cuenta hoy con un sitio web, a través del que entregan información relevante para planificar las visitas, dar a conocer sus colecciones y sus actividades. Una cifra que se duplica en relación a los datos obtenidos en 2019, cuando apenas alcanzaba un 32,5%.

Además, durante la pandemia y específicamente en 2021, el incremento en el uso de plataformas virtuales se reflejó también en redes sociales, donde Facebook mantuvo las preferencias para la interacción y el encuentro con los públicos (63%), mientras que Instagram creció de 32% (2019) a 38% (2021).

En términos generales, el reporte informa que los museos nacionales custodian actualmente un total de 6.672.437 objetos en sus colecciones, para su preservación y difusión. De estos, sólo un 2% (152.645) se encuentra en exhibición.

Estos recintos tienden a resguardar más de un tipo de colección. Un 76% de ellos conservan colecciones históricas y más de la mitad (51%) cuenta con colecciones arqueológicas, antropológicas o etnográficas. Un 46% tiene colecciones de artes y un 29% de ciencias naturales e historia natural.

En cuanto a distribución en el territorio, el estudio concluye que existe cierta inequidad: sólo las comunas de Santiago y Valparaíso cuentan con más de diez de estas instituciones en su territorio.

“La manera en que el sector artístico y cultural se adaptó a las exigencias de la emergencia sanitaria y volcó sus esfuerzos hacia lo virtual, es uno de los saldos positivos de la pandemia. Esto permitió que la cultura digital se volviera protagonista del bienestar y la salud mental de la comunidad, especialmente en los momentos de confinamiento más estricto. Y los museos también hicieron eco de esta tendencia, favoreciendo la democratización y la descentralización de los contenidos, de manera que personas de regiones extremas han tenido las mismas posibilidades que los habitantes de la capital de acceder a la programación de estos espacios, y eso es algo que estamos llamados a mantener y mejorar”, dijo la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés.

El estudio completo está disponible en este link.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.