Historia de detectives, un asesino serial y un gran Robert Pattinson: los ejes que sostienen a la nueva Batman

Foto: Jonathan Olley/™ & © DC Comics

Hoy debutó en los cines chilenos la película que lleva al superhéroe nuevamente a la pantalla grande. Elogiada por la crítica, la cinta muestra a un protagonista atormentado que debe resolver el caso que le propone un homicida que aterroriza a Gótica. Con algunos spoilers, aquí revisamos las claves del filme que abre una nueva franquicia del Hombre Murciélago.



*Historia de detectives

La idea de que Batman es el mejor detective del mundo está en la génesis del personaje en los cómics. Sin embargo, las películas hasta ahora habían adoptado otros enfoques y apenas habían rasguñado esa capa fundamental del superhéroe. La deuda es saldada por la cinta de Matt Reeves, la primera pieza de una nueva franquicia, que imagina a Bruce Wayne como un hombre atormentado que cumple su segundo año como justiciero cuando debe desatar un caso más grande que la vida: un desconocido fija como blanco de sus ataques a importantes personalidades de Gótica, acompañando cada escena del crimen con acertijos dirigidos al protagonista.

En la piel de un sólido Paul Dano, The Riddler se erige como una figura perturbadora, pero no mucho más que su cazador, un Batman abrumado por sus propios demonios y por el pantanoso escenario que hunde a la ciudad. Eso sostiene un filme que adopta la forma de un policial espeso donde el bien y el mal no ocupan lugares contrapuestos. De alguna manera, sin descuidar la pirotecnia, el cineasta de Cloverfield (2008) monta la anti película de superhéroes contemporánea, preocupada sólo de la fanfarria y las fórmulas probadas.

Foto: Warner Bros. Pictures/™ & © DC Comics

*El debut de Robert Pattinson

El director de The Batman advirtió que el actor de Crepúsculo era un firme candidato para el rol al verlo en Good time: Viviendo al límite (2017), la cinta de Josh y Benny Safdie en que interpretó a un neurótico hombre que navega por Nueva York en un intento desesperado por reunir el dinero para sacar a su hermano de la cárcel. Si parte del mundo miró con suspicacias la decisión anunciada en 2019 por el estudio, Pattinson despeja rápidamente todas las dudas al apropiarse de la capucha que antes han usado Michael Keaton y Christian Bale, y brindar una versión completamente nueva del personaje.

Su Bruce Wayne es un millonario que parece detestar la posición que ocupa, pero también alguien cuyos impulsos lo llevan a combatir el crimen en Gótica, exorcizando su trauma cada noche en los callejones de la ciudad. Aún calibra su lado más visceral con su código moral cuando irrumpe el Riddler de Paul Dano, un punto de partida que lo conduce a sumergirse en las fauces del mundo delictual de la urbe y a medirse ante figuras como Carmine Falcone (John Turturro) y Oz / El Pingüino (Colin Farrell), mientras que entre las filas de la policía únicamente confía en James Gordon (Jeffrey Wright).

Ya sea encerrado en su mansión como un rockero en retiro y acosado por sus peores pesadillas, o en las calles resolviendo el rompecabezas que le ofrece su villano de turno, el actor da la talla. Es un contundente inicio para un Batman que puede marcar una época.

Foto: Jonathan Olley/™ & © DC Comics

*Los referentes del director

Chinatown (1974) y Klute (1971) emergen como dos de las mayores influencias de la cinta en su dimensión como policial. Matt Reeves le inyecta con estimable éxito densidad dramática al misterio principal de la trama, conformando una película que también tiene ecos de títulos como Siete pecados capitales (1995), de David Fincher.

Además, el director detrás de El planeta de los simios: La guerra (2017) recupera un concepto que cruza cómics y cine: en las notas de Frank Miller a David Mazzucchelli mientras creaban Batman: Year one (1987) este le señalaba que Batman debía lucir como si hubiera ganado un concurso de dobles de Travis Bickle. Una idea que en la nueva producción aterriza en los ribetes inquietantes que adquiere el personaje encarnado por Pattinson, aún lejos del heroísmo por el que el mundo lo conoce.

No es la primera vez que los realizadores detrás de los filmes de DC Comics declaran su amor por clásicos de la pantalla grande: Todd Phillips citó a la misma Taxi driver (1976) y a El rey de la comedia (1982) como ejes de Joker (2019), mientras que la trilogía de Christopher Nolan no se entiende sin el cine de Michael Mann. En este caso, Reeves reverencia sin transar que está montando su propia reinterpretación del género y su propia mirada del octogenario personaje.

Foto: Warner Bros. Pictures/™ & © DC Comics

*Zoë Kravitz como Catwoman

A 30 años del estreno Batman regresa, Michelle Pfeiffer sigue siendo ese ícono insuperable que otras estrellas no han podido igualar pese a sus esfuerzos al encarnar a Catwoman o Gatúbela (Halle Berry, Anne Hathaway). Esta vez la actriz Zoë Kravitz se interna en una zona diferente a las anteriores iteraciones del personaje y sale triunfante. Trabajadora de un club nocturno, se cruza con Batman por casualidad y parecen compartir objetivos pero representa su contracara: surgió de los barrios bajos de Gótica, mientras que Wayne jamás podrá dejar de ser el príncipe de la ciudad.

Sin importar cuánto tiempo tenga en pantalla, la actriz de Big little lies le concede capas a su rol, una mujer determinada y con sed de venganza que parece jugar mejor que nadie el juego. Si el superhéroe al que da vida Pattinson tiene continuidad en nuevas historias, no habría por qué negarle esa posibilidad al papel que asume con convicción Kravitz.

Foto: Warner Bros. Pictures/™ & © DC Comics

*Una película cerrada y con potencial de saga

La cinta da por hecho que el público ha visto hasta el cansancio los orígenes de Bruce Wayne, por lo que no se responsabiliza de abordar esa parte del personaje. También pasa por alto detenerse a estudiar las raíces de los villanos que pululan en Gótica. A riesgo de dejar afuera de la fiesta a aquellos (pocos) que tienen nulas referencias de las piezas que componen las historias del Hombre Murciélago, The Batman se constituye como un filme redondo y satisfactorio, que al mismo tiempo instala elementos con pasta para ser expandidos en futuros proyectos.

Por lo pronto, se trabaja en dos series derivadas de la película para la plataforma de HBO Max: una enfocada en el Departamento de Policía de Ciudad Gótica y otra que girará en torno a El Pingüino. En tanto, la confirmación de una secuela directa de la película de Matt Reeves parece solo cosa de tiempo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.