“You’re The One That I Want”: Olivia Newton-John, Grease y una escena inmortal

Al final de la película de 1978, la cantante australiana protagonizó la escena más memorable de la historia del cine. En 2021, debió salir a defenderla ante las acusaciones de "sexismo".



Hay que llegar hasta el final de película Grease, la clásica e inmortal película musical de 1978 (que en España se tradujo con el dudosamente efectivo nombre de Vaselina) para llegar a la -quizás- escena más icónica del cine, y que más de alguien debió imitar para una semana del colegio, la fiesta de un matrimonio o un baile en la junta de vecinos.

Como, ahí es cuando Danny (John Travolta) y Sandy (Olivia Newton-John) terminan por reconocer que se gustan el otro al otro y se declaran su amor de la manera que mejor saben hacerlo. Bailando y cantando un tema que se haría inmortal You’re The One That I Want.

Lo curioso es que ambos, pese a tener papeles de adolescentes en la secundaria en la década de 1950, ya estaban lejos de ello. Travolta tenía 24 años, y Newton-John, 30. El tema que ambos bailan al final, enfundados en cuero negro -emulando el look pandillero de los 50, como Elvis en el Comeback Special- fue compuesto especialmente para el filme, por John Farrar, quien además era el autor del primer número 1 de Newton-John en Estados Unidos, Have You Never Been Mellow, de 1975.

En una charla de 2019 con el sitio Broadway World, Newton-John recordó el momento de la grabación: “Todo fue notable porque no había hecho muchas películas en ese momento y hacer un musical era muy divertido. Fue simplemente una gran energía y creo que eso es lo que surge cuando ves la película. Así era en el set”.

En 2021, la cantante salió a defender su rol, ante las voces que acusaban de “sexista” al filme. “En este caso en particular, creo que es un poco tonto porque la película se hizo en los años 70 sobre los años 50″, explicó a la presentadora Sarah Grynberg, en un podcast. “Fue una obra de teatro, es un musical, es divertido. Es una película musical divertida y no [destinada] a ser tomada tan en serio”.

“Creo que todo el mundo se lo toma todo muy en serio. Necesitamos relajarnos un poco y simplemente disfrutar las cosas por lo que son. No lo vi así en absoluto. Creo que es una película divertida que entretiene a la gente. Eso es todo”.

El tema fue un gran éxito en Reino Unido, donde pasó nueve semanas en el número 1 y se convirtió en el quinto sencillo más vendido de todos los tiempos en el país, con alrededor de 2 millones de copias vendidas. Y de paso, le significó el paso a la memoria colectiva a la dupla, que pasadas las décadas, seguía hablando de la escena en cada oportunidad que coincidían. Cómo no, si habían entrado en los corazones de la gente con solo 3 minutos de baile.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


"Respetando su condición, usted no puede exigir su derecho a abortar porque jamás podrá abortar y tampoco puede exigir su derecho a menstruar” le dijo el diputado a la parlamentaria de Comunes.