Francisco Huenchumilla, senador DC: “Es difícil hacer hoy una primaria convencional”

(varias categoría FRANCISCO HUENCHUMILLA JARAMILLO - ABOGADO - EXINTENDENTE - REGION DE LA ARAUCANIA - DEMOCRACIA CRISTIANA - DC - RETRATOS - MUSEO DE ARTE PRECOLOMBINO

El senador por La Araucanía y amigo personal de Yasna Provoste asegura que "no es el momento" para debatir el mecanismo de definición entre la eventual candidatura de la presidenta del Senado y la abanderada socialista, Paula Narváez. Sostiene que la decisión de su partido debiese tomarse después de la primaria legal del 18 de julio -donde no participará la centroizquierda- y seguir conversando con sus aliados, aunque señala que "nunca hay que cerrarse a ninguna solución".


El jefe de comité de la Democracia Cristiana, Francisco Huenchumilla, sincera las dudas que hay tanto en su partido como en el entorno de la propia Yasna Provoste sobre la posibilidad de medirse en una primaria no legal para arribar a una carta común que compita en las presidenciales de noviembre. Asimismo, afirma que está disponible para sumarse a la actual mesa -como se ha venido gestionando-, con el fin de dar mayores garantías de unidad en el partido ante una eventual candidatura de la senadora por Atacama.

¿Cómo ve la situación de la DC y la posibilidad de que la senadora Yasna Provoste se levante como carta?

Efectivamente, lo que ha pasado con el partido demuestra cómo la política es un proceso social variable. La DC sufrió una derrota en materia de convencionales, pero en el caso de alcaldes, concejales y gobernadores hubo un diseño adecuado y un resultado muy favorable. En medio de eso es que surge la opción de Yasna Provoste al asumir la presidencia del Senado, con un liderazgo novedoso que quiebra los esquemas y también el escenario político. El hecho de que ella haya sido una senadora muy fuerte en sus convicciones, pero que cuando asume su nuevo cargo ejerce un liderazgo que aglutina a la oposición y, a la vez, se convierte en su interlocutora ante el gobierno. Lograr que el gobierno tuviera una contraparte en una oposición dividida, cambia el escenario que había y deja a la DC con una opción competitiva.

La senadora Provoste podría resolver la debacle electoral de la DC...

Pero es que esa debacle está circunscrita a lo que nos pasó en convencionales, donde había cuatro elecciones, se hicieron tres buenos diseños y uno falló. En las otras tres elecciones el resultado fue positivo y, además, se sumó el hecho de que surge una candidatura muy dinámica, bien posicionada y con un buen liderazgo, que hace que hoy día la situación política de la DC y la Unidad Constituyente sea distinta.

¿Usted ha hablado con la senadora Provoste sobre su posible candidatura presidencial?

Ella es una persona sin ansiedades. Sabe que ha surgido como un liderazgo nuevo. Pero las cosas tendrán que darse, tendrá que pasar un tiempo para consolidar su alternativa. Ya veremos, en julio o agosto, cómo se presentan las cosas y ella tendrá que tomar una decisión.

Lo que dicen en la DC es que lo que más le conviene es mantenerse en la presidencia del Senado.

No hay un libreto escrito para la política que te diga cómo actuar. Acá hay que tomarse las cosas con calma y tranquilidad. Su liderazgo en el Senado es claro, hoy día se corrobora cuando se le ocurre invitar a todos los gobernadores electos. Eso demuestra que tiene un liderazgo proactivo que se va consolidando, un liderazgo sereno y sin ansiedades, lo que es vital para entrar a las ligas mayores.

El PS y su abanderada, Paula Narváez, los ha llamado a tener una primaria convencional. ¿Eso tiene cabida?

Tenemos el máximo afecto y respeto por Paula Narváez y por el Partido Socialista, que es nuestro aliado histórico. Es natural que ellos tengan su candidata y que en virtud de la coyuntura no pueda pecar de soberbio y prepotente y decir “mira, yo voy más arriba en las encuestas”. Debe haber un respeto mutuo. Es básico que haya compresión de los procesos de cada partido. Nadie le está diciendo a Paula Narváez que tiene que bajarse (...). La primaria es una de las formas de elegir a los candidatos, es una forma virtuosa, pero también en política hay un sentido de oportunidad. Tenemos que ver si es oportuno ese mecanismo. Porque el liderazgo de Yasna Provoste surgió muy rápidamente, no hubo tiempo para madurar y procesar en lo que ella estaba entrando antes de ir a una primaria legal.

A qué se refiere con el sentido de oportunidad... ¿Ve viable realizar una primaria convencional?

Hay que tomar una decisión después de las primarias legales que hay el 18 de julio, donde la DC tendrá que adoptar una decisión definitiva respecto de su candidatura y Yasna Provoste tendrá que tomar una decisión. Eso implica varios movimientos internos y conversar no solo de las candidaturas, sino también del pacto parlamentario. Pero creemos que no es el momento.

Pero no hay mucho tiempo para resolverlo, las candidaturas se inscriben el 23 de agosto.

Al hacer una primaria legal tienes muchas facilidades. Tienes recursos, televisión, debates, en fin... Una primaria convencional, en cambio, es cuesta arriba hacerlo en todo el territorio y sin recursos públicos. No es sencillo organizar eso. Todas esas cosas hay que ponderarlas y seguir atentos a cuál es el movimiento de la opinión pública respecto de los distintos candidatos. Hay que seguir conversando respecto de las cosas programáticas, de los posibles pactos parlamentarios.

En privado, muchos en la DC y en el PS reconocen que es muy poco probable que haya una primaria convencional, ¿qué cree usted?

Efectivamente, es difícil una primaria convencional por todas las dificultades que ello encierra, pero nunca hay que cerrarse a ninguna solución. El tiempo nos dirá oportunamente.

Existe el riesgo de que una primaria convencional tenga mucho menos participación que la primaria legal, ¿cómo lo ve?

La participación de la gente es uno de los elementos de juicio a tomar en cuenta, porque ya vimos que en la elección de gobernadores la participación fue como del 19% y vamos a tener una nueva elección ahora el 18 de julio. Entonces hemos tenido un año saturado de elecciones y no es fácil movilizar a la gente cuando esto se transforma en una rutina.

En este puzzle dentro de la DC se ha evaluado que usted pueda sumarse a la mesa directiva del partido y también el diputado Gabriel Ascencio, ¿está disponible para eso?

Por estatuto los jefes de bancada forman parte de la mesa del partido. Yo no había ido porque he tenido muchas diferencias con la mesa. Me parece que si queremos tener una candidatura como la de Yasna, uno de los temas a resolver es que tengamos un partido unido. Yasna y yo estamos en un sector progresista, entonces es natural que esos nudos haya que resolverlos y, por lo tanto, voy a estar disponible para eso en función de tener un partido unido de Arica a Magallanes.

¿Cómo ve las posibilidades de una eventual candidatura de Yasna Provoste frente a Daniel Jadue (PC)?

Daniel ha tenido un posicionamiento desde hace mucho tiempo, muy fuerte desde su condición de alcalde. Es un candidato muy competitivo, lo mismo pasa con Gabriel (Boric) que es una generación diferente, de un movimiento muy en alza. Pero Yasna se ha posicionado con un liderazgo potente que dice “mire, nosotros queremos cambiar a Chile, pero al mismo tiempo queremos tranquilidad para todos”. “Queremos un cambio con estabilidad, sin echar la estantería abajo”. Con un partido fuerte, unido, desplegado territorialmente y con una lista parlamentaria, vamos a ser muy competitivos en esta elección.

¿Y cuáles son sus posibilidades contra Joaquín Lavín?

La derecha siempre tuvo un gran porcentaje del electorado, siempre mantuvo un tercio y la capacidad de veto dentro de la institucionalidad. Pero los procesos sociales son dinámicos y eso cambió. Hoy la derecha ha sufrido un golpe y no logra entender todavía que el país tiene que cambiar. No puede aferrarse al pasado y eso es lo que le va a pesar a Lavín o a cualquiera: ser representantes de un pasado que no quieren aceptar.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.