Gobierno justifica extensión de estado de excepción y busca alinear a Chile Vamos

Durante la reunión del comité político ampliado, que se retomó este lunes, el Ejecutivo consultó a los partidos oficialistas sus opiniones sobre extender una vez más la medida y recalcó las razones para hacerlo. En la oportunidad, las colectividades, sobre todo la UDI, plantearon sus reparos y se abrieron a su aprobación, pero flexibilizando algunas medidas, como el toque de queda.


Hasta el patio de los canelos del Palacio de La Moneda llegaron este lunes a las 12:30 los presidentes y secretarios generales de Chile Vamos para reunirse con los ministros del comité político del gobierno. Se trata de la primera cita oficial entre los partidos y el Ejecutivo desde hace más de 300 días, con la que este último busca mejorar las relaciones con la coalición en medio de la crisis tras la derrota de las últimas dos elecciones.

En la oportunidad -junto con hacer un análisis de los pésimos resultados en materia de gobernadores-, La Moneda abordó un tema que le inquieta y en el que hay resistencia oficialista, sobre todo de la UDI: la necesidad de extender el estado de excepción constitucional por calamidad pública que vence el 30 de junio.

Para esto, el gobierno necesita del respaldo del Congreso, con un quórum de mayoría simple (la mitad más uno de los legisladores presentes en la Sala). Pero ya cuentan con dificultades debido a que la directiva gremialista ha presionado por el fin de las cuarentenas, mientras que senadores como los UDI Juan Antonio Coloma e Iván Moreira y el ex RN Juan Castro; y los presidenciables Mario Desbordes y Sebastián Sichel han mantenido sus reparos y pedido más libertades, como eliminar el toque de queda.

Durante el encuentro, según presentes, los ministros del comité político pidieron opiniones al bloque oficialista y apoyo desde las bancadas en el Congreso. En respuesta, se acordó que durante este martes cada partido de Chile Vamos enviará formalmente su propuesta.

Mientras RN se abrió a prolongar la medida que permanece desde el 18 de marzo del 2020 y que fue renovada el 10 de marzo de este año, en el gremialismo fueron los más duros en el encuentro. La tienda que dirige el diputado Javier Macaya solicitó un estado de excepción con cuarentenas más “livianas” y sin toque de queda, argumentando que se requieren mayores medidas de apoyo económico.

El partido ha ido endureciendo su postura con el Ejecutivo, sobre todo después de que el Presidente Sebastián Piñera anunció en su última cuenta pública que pondría urgencia al proyecto de ley de matrimonio igualitario.

Para defender la necesidad de prorrogar una vez más el estado de excepción, durante la cita los secretarios de Estado entregaron a los dirigentes de Chile Vamos una minuta de seis páginas en la que se justifican las razones y se enumeran las facultades que se les permite bajo éste. Así, en el texto -al que tuvo acceso La Tercera- se recalca que “eliminar el estado de catástrofe lleva a dos consecuencias inmediatas, dejar sin efecto el toque de queda” y que “en caso de haber comunas en paso 1 o 2, tener que llevarlas a paso 3 (Preparación), donde no hay restricciones a la movilidad”.

Además se detalló que el estado de excepción permite el uso de las Fuerzas Armadas, la ejecución de normas como la extensión del fuero maternal hasta el término de la medida y otras facultades como “determinar la distribución o la utilización gratuita u onerosa de los bienes referidos para el mantenimiento y subsistencia de la población de la zona afectada”.

Y si bien el documento afirma que medidas como el Ingreso Familiar de Emergencia “no dependen del estado de excepción de catástrofe”, se destaca que “el principal criterio a evaluar en la prórroga del estado de catástrofe, consiste en la necesidad o no de seguir empleando restricciones de movilidad como el toque de queda y las cuarentenas. Otro criterio a considerar es la presencia de las FF.AA. en la vía pública para el control de las medidas sanitarias”.

Luego del encuentro, el presidente de Evópoli, el diputado Andrés Molina, dijo que “creemos que hay que hacer cambios. Si le entregamos esta herramienta al gobierno, tienen que dar garantías”, como “que se tome en cuenta el pase de movilidad” y que haya diferencias horarias en los toques de queda entre comunas con cuarentenas y otras que no estén bajo esa medida.

Su par de la UDI, el diputado Macaya, en tanto, afirmó que lo que se requiere es “más libertad y menor confinamiento”, y que “es importante tomar en cuenta lo suficientemente afectado que ha estado la economía y la salud mental de la población”. Más tarde, su partido envió un comunicado reforzando esta postura y plantearon una serie de medidas para avanzar en el desconfinamiento, como fin a las cuarentenas y libre movilidad para los vacunados con dos dosis, vacunar en barrios de mayor contagio y permitir al rubro gastronómico abrir al aire libre, entre otras propuestas.

Por su parte, la secretaria general del partido, la diputada María José Hoffmann, indicó que “la única manera de evaluar un apoyo al estado de excepción es un nuevo trato a las pymes”.

Mientras desde RN transmitieron que están de acuerdo con prolongar la medida también incorporando algunos requisitos, en el PRI su secretario general, Diego Berríos, sostuvo que “el gobierno quiere renovar el estado de excepción, pero está abierto a escuchar la opinión de los cuatro partidos de Chile Vamos. La del PRI la haremos llegar mañana. Lo más importante es cuidar la salud de todos los chilenos, pero no hay que dejar de lado a todas esas familias que requieren mayores libertades para trabajar y poder desplazarse”.

En La Moneda, si bien aún no comunican oficialmente su intención de extender el estado de excepción, recalcan que es una medida necesaria para contener la pandemia del Covid-19. Piñera, en tanto, se inclinaría por un escenario de mayor apertura y más señales de normalidad, pero un escenario de altos contagios lo forzaría a mantenerlo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.