Regreso a clases: uno de cada siete colegios públicos de la Región Metropolitana funciona como centro de vacunación

Adultos mayores realizan la vacunación en centro vacunatorio Colegio Agustín Edwards de Valparaíso.

Algunos municipios mantienen hasta seis establecimientos educacionales como sedes para inmunizar a la población de riesgo. La mayoría planea habilitar nuevos puntos de inoculación en gimnasios, parques e incluso carpas, lo que permitiría ir desocupándolos paulatinamente. Con todo, los alcaldes están divididos frente al inminente retorno de las clases presenciales.


A una semana de la fecha que el Ministerio de Educación fijó para el regreso de las clases presenciales, el próximo 1 de marzo, la controversia no ha cesado. Y los flancos son varios, las dudas sobre la seguridad del retorno; la voluntad de las familias que aún se dividen frente al tema; los reparos de los profesores que exigen estar vacunados para retomar las aulas, y un aspecto técnico: el uso de algunos establecimientos educativos como sedes de vacunación.

En este último punto, según un recuento realizado por La Tercera, son 39 las comunas en la Región Metropolitana -del total de 52- las que han habilitado al menos un colegio como recinto de inmunización. En total, hasta esta mañana (lunes), eran 101 los recintos educacionales que están sirviendo de vacunatorios en la capital, de los 623 recintos municipales y otros 88 administrados por el Servicio Local de Educación Pública (SLEP), es decir, uno de cada siete colegios públicos.

Mientras, otros 1.588 recintos de la capital están en la categoría de particular subvencionado o particular pagado y no tienen estas trabas estructurales, por lo que han presentado sus planes para regresar a las aulas.

La situación varía dentro de la capital. Si bien la proporción de liceos y escuelas destinados a la campaña de inmunización contra el coronavirus es de 1,8 recintos por comuna, en promedio, hay algunas que tienen ocupados hasta seis edificios para estos fines.

Por ello, el inminente retorno implica un desafío logístico. Por ejemplo, la comuna de Talagante dispone de un único punto de vacunación, la Escuela Alborada. En Melipilla también están inoculando solo en recintos escolares, los que suman seis establecimientos; situación que se repite en La Granja. A la par, en Ñuñoa, El Bosque y San Joaquín, cada municipio está vacunando en 5 escuelas.

Migrar hacia otros vacunatorios

Debido a la gran cantidad de puntos de vacunación instalados en los colegios, y considerando que el regreso a clases presenciales comienza en una semana, otro tema a discutir es qué pasará con esos centros de inoculación cuando vuelvan los alumnos a sus salas. Sobre ese tema, el alcalde de Isla de Maipo, Carlos Adasme, manifestó que están “viendo la posibilidad de migrar desde ese punto de vacunación a otro lugar, a nuestro gimnasio, por ejemplo, pero eso no lo vamos a cambiar antes de la primera semana de marzo”.

Con todo, el grueso de los alcaldes afirma que sí puede habilitar otros recintos como puntos de inoculación para liberar los establecimientos educacionales, aunque no inmediatamente. Dichos lugares, sostienen, deben contar con características específicas, como amplias zonas para evitar aglomeraciones, baños, espacio para ambulancias y proximidad a centros de salud. Así, los ediles planean utilizar gimnasios municipales, sedes sociales y parques. Incluso, el alcalde de San Ramón, Mario Aguilera, declaró que están “preparados para habilitar nuevos espacios”, como el Estadio San Ramón.

Pero la situación es diferente para aquellos municipios que no administran directamente los establecimientos públicos de sus territorios. Tal es el caso de Cerro Navia, Lo Prado y Pudahuel, comunas donde el 100% los excolegios municipales dependen del Servicio Local de Educación Pública Barrancas. Según cuenta el alcalde (s) de Pudahuel, la Red Barrancas está solicitando los recintos, dado que los establecimientos que sostienen volverán a clases el 3 de marzo con modalidad mixta para sus estudiantes. Ante ello, el edil explica que el municipio está buscando lugares alternativos para continuar con el proceso de vacunación: “Existe la opción de instalar carpas en el Parque Santiago Amengual, en la Plaza de Armas o en la piscina municipal. También tenemos una parroquia que está cerca del consultorio”.

Ahora bien, debido a los requisitos de seguridad, el alcalde de San Pedro, Manuel Devia, dijo que “no tenemos otros lugares -con esas características-, entonces igual es difícil buscar”. Lo mismo sucede con otras comunas más alejadas del centro, como Paine y Curacaví, que no cuentan con la misma infraestructura que los municipios más urbanos para habilitar nuevos puntos de inmunización.

Al respecto, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, sostuvo que “valoro el esfuerzo que están haciendo los alcaldes por adaptar otros espacios como centros de vacunación. Sabemos que el proceso de inoculación, que esta semana precisamente prioriza a los profesores, es muy importante para nuestro país, y también el recuperar aprendizajes es tremendamente importante para toda una generación, por lo que creemos que lo mejor para Chile es que ambos procesos funcionen de la mejor manera posible”.

Los alcaldes se dividen

Sobre el retorno presencial a las escuelas, los alcaldes de la Región Metropolitana están divididos, independientemente de si para sus municipios es factible o no, debido a la campaña de inmunización. Sobre ese punto, los principales argumentos tienen que ver con la vacunación del personal de educación y con los espacios dentro del aula.

Al respecto, los ediles enumeran que no cuentan con las condiciones de seguridad sanitarias requeridas para el regreso de los alumnos; que no quieren exponer a los profesores a posibles contagios antes de recibir las dos dosis de inmunización o que prefieren esperar a que los apoderados decidan si desean o no enviar a sus hijos al colegio. El alcalde de San Joaquín, Sergio Echeverría, recalca que “a todas luces, el primero de marzo es una fecha ilusoria e inadecuada por parte del Ministerio de Educación. No están las condiciones”. En el caso de San José de Maipo, el alcalde Luis Pezoa anunció que el regreso presencial “no es que no sea factible por el Covid, nosotros tenemos otra situación que es mucho peor: tenemos niños que no tienen casa”, afirma, a propósito de los aluviones ocurridos en esa zona durante el mes de enero.

Pero otros alcaldes respaldan las clases presenciales. Por ejemplo, el alcalde de Lo Barnechea, Cristóbal Lira, manifestó que desde el municipio tienen “a los colegios totalmente preparados” y agregó que esperan “poder volver a clases el primero de marzo, ya que los niños no resisten otros años más atrasando las clases presenciales”. Así mismo opinó el alcalde de Renca, Claudio Castro, quien explicó que la comuna se “ha preparado con anticipación para hacerlo con una modalidad híbrida” y que “es fundamental llegar lo antes posible a la presencialidad total”. Galo Errázuriz, alcalde (s) de Vitacura, indicó que la comuna “es partidaria de la vuelta a clases presenciales, pero si el gobierno dice otra cosa en los próximos días, vamos a cumplir con lo que nos digan”.

Con todo, algunos municipios definen el regreso a las aulas como “incierto”, ya que todavía están agendando reuniones para discutir sobre el asunto o están esperando los resultados de encuestas realizadas a los miembros de sus comunidades escolares. La alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro, fue enfática en decir que “les vamos a dejar la decisión a los padres”. En cambio, el alcalde de Alhué, Roberto Torres, dijo que tendrían una reunión “con los directores, con el Colegio de Profesores, con los asistentes de educación, con padres apoderados y con los alumnos para ponernos de acuerdo de cómo va a ser el inicio del año escolar”.

La Municipalidad de La Cisterna, por su parte, el 24 de febrero detendrá la inoculación en la escuela Óscar Encalada, único recinto educacional que estaban utilizando para vacunar. Sin embargo, optaron por postergar las clases presenciales hasta que los profesores estén vacunados.

Donde sí hay consenso, de todos modos, es en la pertinencia del retorno. Desde las sociedades médicas de Pediatría e Infectología han sido enfáticos en que se debe recuperar la presencialidad de la educación lo antes posible, para favorecer el bienestar de los menores.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La Tercera Noche


Escasez de personal, sobrecarga "dispareja" entre los prestadores o retraso en los pagos desde el seguro público son aspectos que esgrimen algunos prestadores para cumplir la meta de llegar a 3.216 camas a fines de marzo. El caso más emblemático es el de Clínica Las Condes, quienes sostienen un conflicto con Fonasa por el no pago de las atenciones Covid-19 durante 2020, lo que podría complicar los traslados de pacientes a dicho prestador. A la interna de la clínica, la situación también es tensa: nuevos despidos de funcionarios históricos han generado malestar en los trabajadores.