25 manchas en seis años

ANTONIO CABRERA

La lista de positivos desde 2013 avergüenza al ciclismo chileno, que trata de reconstruirse para Lima y lo que viene después.


El ciclismo chileno se desangra lleno de vergüenza. Y con la desafiliación del COCh determinada el miércoles en una reunión de directorio citada de urgencia, su situación se ha hecho aún más crítica. 25 casos de dopaje en los últimos seis años, seis de ellos marcados por miembros del equipo que representará a Chile en los Panamericanos de Lima dentro de un mes, son la muestra más clara de la triste situación que sufren los pedales nacionales.

"Es insólito desafiliar a una federación, pero es la única forma", se lamentaba ayer el presidente del COCh, Miguel Ángel Mujica, al tener que referirse al presente del deporte. "En los últimos seis años han pasado tantas dirigencias negativas, que tal vez este sea el momento y la oportunidad que tenía el ciclismo para poder reivindicarse y encontrar una solución definitiva", añadió.

La podredumbre llegó tan a la médula del ciclismo que la única solución que encontraron en Ramón Cruz para cortarla fue la de exterminar de raíz el problema. Y para ello, será el presidente de la Confederación Panamericana de Ciclismo (Copaci), el cubano José Manuel Peláez, quien deberá guiar la reconstrucción.

Consultado por La Tercera, Peláez reconoció que el caso es tan reciente que aún está solicitando los antecedentes para determinar los pasos a seguir. "Chile tiene un número alto de dopaje, sí. Hay que ver también cómo han sido los planes educativos que ha tenido el país para prevenir esta situación", comenta.

Eso sí, Peláez, también vicepresidente de la UCI, aclaró que este problema no ha escalado a un plano mundial: "Hasta ahora este es un problema interno. La UCI no está enterada de esto".

Peláez llama a la unidad, un escenario completamente distinto al que encontrará en su visita a Chile la próxima semana. Tras los últimos positivos de Constanza Paredes y Andrés Silva (ambos entrenados por los técnicos Pilar Gallardo y Rafael Aravena, respectivamente, los técnicos a cargo del equipo nacional en Lima 2019) el presidente de la Fecichile, Germain Pérez, exigió removerlos para dar una señal clara de oposición al dopaje, a lo que el vicepresidente Sirinio Saavedra (cónyuge de Gallardo) se opuso tajantemente. Además, sus ciclistas convocados para Perú amenazaron con bajarse del megaevento si los técnicos eran removidos. El COCh decidió su mantención en el cargo.

Tras el resultado analítico adverso de Paredes, finalmente ayer se decidió a su reemplazante. Será la ciclista Anany Muñoz, quien era la primera reserva de la lista. En cambio, Andrés Silva, positivo por testosterona, no será sustituido en la keirin.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.