La fantasía del top ten

GARIN

Christian Garin no está tan lejos de los diez mejores del circuito. Los especialistas piden cautela ante las numerosas opciones que tiene de sumar de aquí a junio.




La gran campaña de Christian Garin pone sus objetivos cada vez más altos. Por primera vez en su carrera, hoy aparece en el puesto 18 del ranking mundial. Su triunfo en el ATP 500 de Río de Janeiro le permitió dar un explosivo salto, cuando apenas han transcurrido casi tres meses del comienzo de la temporada.

Hoy, Gago suma 2.005 puntos y está a solo 550 del top ten (que ocupa el belga David Goffin), aunque el chileno esta semana debe defender en San Carlos 150 unidades, provenientes de la final del ATP 250 de Sao Paulo, conseguida el año pasado en esta fecha. Es decir, en el peor de los casos, a comienzos de la próxima semana estará a 700 puntos del grupo de los 10 mejores del mundo. Solo ganando el título del ATP de Santiago, cuyo cuadro arrancó ayer y donde él debuta el jueves, sumará.

El escenario es altamente favorable para el chileno, pues de aquí a Roland Garros defiende 590 puntos, que se desglosan en los 250 que obtuvo por ganar Houston el año pasado, los 250 del título de Múnich, 45 de los octavos de final de Barcelona y 45 de la segunda ronda en el grand slam parisino. Este panorama se ve alimentado por su decisión de no participar en los Masters 1.000 de arcilla en 2019, por lo que esta temporada la intención es jugar en Montecarlo, Madrid y Roma. Además, tampoco defiende en el cemento de Indian Wells y Miami. De todos modos, esa planificación siempre puede sufrir modificaciones de última hora.

Las fórmulas para llegar al grupo de los 10 mejores son diversas. La más rápida sería ganar un Masters 1.000, aunque también llegar a semifinales de un par de estos torneos podría ayudarlo en ese propósito. O avanzar lo más posible en el major francés.

Lo concreto de este nuevo estatus de Garin es que será cabeza de serie en todos los torneos en que participe y el desafío apunta a jugar menos torneos 250 para participar más en 500, 1.000 y grand slams. En estos eventos tendrá mayores posibilidades de verse las caras con jugadores top.

"Está muy bien encaminado. Los comienzos de temporada para los sudamericanos son muy buenos porque agarran mucha confianza y muchos puntos, pero no hay que volverse locos. Cuando las cosas realmente se ponen pesadas es cuando se empiezan a jugar los Masters 1.000, uno tras otro y Roland Garros. Ahí es donde empieza el trajín con los grandes del circuito. Yo creo que, sinceramente, Garin está preparado, pero no hay que volverse locos", dice Horacio de la Peña.

José Luis Clerc, ex número cuatro del mundo, apunta: "Hay que ir paso a paso, creo que tiene la capacidad, pero acá también empieza a aparecer el factor suerte, como tener buenos cuadros para avanzar. A mí me encanta cómo juega y esto le hace muy bien al tenis sudamericano".

En tanto, Hans Gildemeister afirma que "va a ser muy importante que sume en los Masters 1.000, ahí hay muchos puntos que aprovechar. Hay que ver cómo reacciona a los partidos largos, jugando con Medvedev, Zverev o Tsitsipas".

De conseguir el top ten, el jugador nacido en Arica será el cuarto chileno entre los 10 mejores, después de Marcelo Ríos (1º), Fernando González (5º) y Nicolás Massú (9º). El Bombardero de La Reina fue el último en estar en ese grupo, el 8 de marzo de 2010.

Garin, por su parte, se ilusiona con el futuro. "Vengo hace mucho tiempo buscando estar en el lugar en que estoy. Lo bueno es que queda mucho por delante y mucho por conseguir. El tenis es un deporte en el que siempre hay que estar ahí. No me voy a relajar, voy a estar más al cien. Lo veo como un premio; pero si quiero llegar más arriba, tengo que seguir trabajando", sentenció en su llegada a la capital.

Comenta