Con la Sudamericana como consuelo: la UC sale a mejorar su mala imagen en la Copa Libertadores

Talleres venció por 1-0 a la UC, en la primera fecha de la Copa Libertadores.

Talleres venció por 1-0 a la UC, en la primera fecha de la Copa Libertadores. Foto: Agencia Uno.

Los cruzados, ya eliminados, reciben al clasificado Talleres de Córdoba. Un triunfo les asegura seguir en competencias internacionales. El tetracampeón del fútbol chileno no podrá despedirse a estadio lleno, ya que la galería Ignacio Prieto estará cerrada por el castigo de la Conmebol, tras los incidentes ante Flamengo.



Universidad Católica ya está eliminada de la Copa Libertadores, pero aún tiene una razón para luchar en el torneo. Y esa es asegurar la clasificación a la Copa Sudamericana que, si bien es casi un hecho, aún no está ciento por ciento amarrada.

Por eso, la consigna de los cruzados esta noche es una sola: vencer a Talleres de Córdoba, en San Carlos de Apoquindo, para así no depender de Sporting Cristal, que buscará un milagro en Brasil. Los peruanos están obligados a vencer, en Río de Janeiro, a un Flamengo que ya está clasificado y que, seguramente, jugará con equipo alternativo.

Y más allá de eso, el tetracampeón del fútbol chileno tiene la obligación de ir dejando atrás la pobre imagen que ha dejado este semestre, tanto a nivel internacional como local, producto de una mala pretemporada y un pobre mercado de fichajes que le restaron jerarquía al equipo.

“Nosotros no hemos conseguido la clasificación. Talleres sí, ellos no tienen presión. Nosotros vamos a pelear por la opción. Ellos van a estar más cómodos y nosotros tenemos que salir a hacer un gran partido para seguir en competencias internacionales que es muy importante para nosotros”, dijo Alfonso Parot.

Ariel Holan ha intentado darle orden y dinámica a un equipo con escasa intensidad y fondo físico, cuya fragilidad defensiva invita a los rivales a que se vayan encima del arco de Sebastián Pérez a provocar el error. Algo de mejoría mostraron los de la franja en el 3-0 sobre Unión La Calera, pero luego el DT se enfermó de Covid-19, no pudo dirigir los entrenamientos, y el funcionamiento volvió a retroceder.

Al respecto, el Poncho fue autocrítico. “Tanto el profe Ariel como todo el plantel estamos de acuerdo en que estuvimos al debe en la parte defensiva. Yo que juego atrás, ha sido uno de los puntos bajos esta temporada. Nos llegan, poco o mucho, pero en general nos convierten. Es un punto a mejorar. Por ahora, el profe nos da tareas específicas para mejorar y ya en el receso vamos a trabajar de lleno en su forma de trabajo.

De esta forma, sumidos en la irregularidad, Católica sale a cerrar su decepcionante Copa Libertadores. Ni siquiera podrá hacerlo a estadio lleno, ya que la galería Ignacio Prieto no tendrá público por el castigo de la Conmebol, tras los incidentes ocurridos ante Flamengo.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.