Felipe Flores tranquiliza a Maradona: “En Sinaloa, los narcos no se meten en el fútbol, respetan al futbolista”

El delantero jugó en el club entre 2010 y 2011 y marcó 32 goles.


Felipe Flores tiene, desde esta semana, un elemento común con Diego Maradona. Como el astro argentino, el delantero de Antofagasta integró Dorados de Sinaloa, claro que como jugador. Estuvo ahí entre 2010 y 2011 y dejó huella: marcó 32 goles.

Por eso, quizás, Maradona incluso podría animarse a pedirle un consejo. Porque desde su conocimiento de la idiosincrasia del club y de la ciudad, Flores le entrega referencias al transandino. “Es una linda ciudad. Tiene cerca la playa, se come bien. Dorados es un equipo que tiene alianza con el Tijuana, con los casinos Caliente. Tienen mucha plata, por eso llega Maradona. Es un club de primera. Tiene un estadio de Primera División, todo es de primera. Hace rato que no puede subir, pero es un club grande”, afirma.

Flores no elude el complejo perfil de una ciudad en la que imperan los narcotraficantes. “Se escuchan balazos a lo lejos, como en cualquier comuna en Chile, pero nunca me tocó ver algo malo. Es más lo que se habla que lo que uno vive”, dice, intentando graficar cierta normalidad. Incluso apunta que el peligro está lejos del club. “En Sinaloa, los narcos no se meten en el fútbol. Se hubiesen conocido más historias si así fuera. No les llama la atención meterse, quizás porque es muy expuesto. Ellos respetan al futbolista, porque saben que todo el mundo va a saber si les hacen algo”, afirma.

En ese contexto, asegura que Maradona puede esperar una estadía relativamente tranquila. “Asumiendo que Maradona no vive tranquilo en ninguna parte, Sinaloa no es una ciudad peligrosa. En el diario aparecen muertos todos los días, pero no es la única en la que pasa. No es que estés sitiado. La imagen de la ciudad es por la historia. Nunca viví riesgos y la recorrí de día y también de noche. Maradona va a estar siempre protegido, rodeado de gente. Menos va a tener problemas”, explica.

En ese entorno, incluye a la hinchada del club. “La barra es bien apañadora. Se juega siempre a estadio lleno. Tienen una banda que toca durante los partidos. Es una fiesta. Se puede tomar cerveza viendo el partido”, describe.

Así, la única complicación que advierte para Maradona en Sinaloa es la alta temperatura. “El clima es complicado. Hace mucho calor, cerca de 40 grados. Es un sauna, hay mucha humedad. Es necesario el aire acondicionado. Si no, no se puede dormir”, explica.

 

Seguir leyendo