Jugaron para la UC: Atlético Nacional fue incapaz de superar a Nacional de Uruguay

El empate entre Nacional de Medellín y Nacional de Montevideo fue un buen resultado para Universidad Católica.

El empate entre Nacional de Medellín y Nacional de Montevideo dejó bien posicionada a la Católica en la Copa Libertadores.

En un accidentado y friccionado partido, que se atrasó una hora producto de incidentes en las calles de Colombia, el elenco verdolaga no pasó del 0-0 con el Bolso. Los charrúas, que la próxima semana recibirán a Universidad Católica, sufrieron las expulsiones de Camilo Cándido y Felipe Carballo, dos jugadores titulares.


El empate sin goles entre Atlético Nacional de Medellín y Nacional de Montevideo, en Colombia, dejó muy bien posicionada a Universidad Católica en el grupo F de la Copa Libertadores. Los cruzados, que a primera hora vencieron por 0-1 a Argentinos Juniors, quedaron ubicados en el segundo lugar de la zona, con seis puntos, tres menos que los transandinos, que son líderes. Es decir, el tricampeón del fútbol chileno está en zona de clasificación a los octavos de final.

Fue un partido muy accidentado el que se disputó anoche en Pereira. Las protestas en las calles de Colombia y en las afueras del hotel donde se hospedaba el elenco uruguayo pusieron en duda la realización del partido y obligaron a retrasarlo una hora. Luego, cuando el Bolso logró llegar hasta el estadio Hernán Ramírez, hubo incidentes entre ambas delegaciones.

El partido se jugó, pero los ánimos estaban muy caldeados. De hecho, mientras se hacía el sorteo, el capitán de los charrúas, Gonzalo Bergessio, emplazó a Sebastián Gómez, capitán de los verdolagas. “Necesitamos más empatía de parte de ellos. Somos todos jugadores de fútbol, todos compañeros”, dijo el delantero argentino, molesto.

Ambas escuadras no especularon y salieron decididas a conseguir los tres puntos, claramente presionadas por la victoria cruzada en Argentina. Como era de esperar, el trámite del encuentro fue muy friccionado, disputado y de mucha pierna fuerte. Tanto, que a ratos se le fue de las manos al árbitro peruano Diego Haro, que expulsó a Camilo Cándido por conducta violenta, en la visita (62′).

Sin embargo, pese a tener un hombre más, Nacional de Medellín fue incapaz de vencer al sólido arquero Sergio Rochet, clave en el empate sin goles en tierras colombianas. Los uruguayos, que recibirán a la UC de Gustavo Poyet la próxima semana, aguantaron el empate y se llevaron un punto.

Eso sí, salieron muy heridos de su expedición por tierras cafeteras, ya que además de la roja a Cándido, sufrieron otra expulsión, la del volante Felipe Carballo, por reclamar desde la banca. Es decir, perdieron a dos titulares para la revancha con los cruzados, que será clave en la lucha por la clasificación a octavos de final.

Por eso, el resultado no dejó contento a ninguno de los dos equipos. “Es un empate con sabor a derrota. Necesitábamos los tres puntos. Estábamos de local. El grupo se apretó con la victoria de Católica. Tenemos que sacarnos de la cabeza lo que pasa a nivel nacional, porque nos saca de la concentración”, sostuvo Andrés Andrade, volante ofensivo del local, en referencia a la compleja situación social que se vive en Colombia.

Mientras que Alejandro Cappuccio, DT de Nacional de Montevideo, acusó que a los jugadores no se les cuidó, tras lo acontecido en las afueras del hotel y en la llegada al estadio. “Déjeme saludar al pueblo colombiano, que nos hizo saber que nosotros no éramos el problema. El fútbol, al generar tanta atención, es un factor en el cual la gente se puede expresar, ya que tiene más difusión, pero debemos cuidar más a los jugadores. Hoy (anoche) no se les cuidó”, disparó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.