La pelota con nombres de mujer

Miedema

La holandesa Miedema ante Suecia.

La Copa del Mundo está siendo algo más que goles o celebraciones. También algo más que reivindicaciones de género, los entredichos de Rapinoe o las atajadas de Endler. Aquí otros rostros que deja Francia 2019.



La Copa del Mundo quedará en el recuerdo no solo por el inédito paso de Chile, que participó en el grupo de más alto contraste: el F, donde enfrentó a una finalista y una semifinalista de la competencia y, también, con la que a la larga sería la selección de peor nivel: Tailandia.

Independientemente de aquello, Francia 2019, también conocido como el Mundial #MeFoot, dejará una estela de figuras a nivel deportivo, pero también a personajes que van más allá. Hubo algunas que acapararon una atención absoluta, como sucedió con Megan Rapinoe, la delantera de Estados Unidos que alcanzó repercusión global por sus entredichos con Donald Trump, indicando que no iría a "la puta Casa http://RapinoeBlanca" si era invitada al edificio de gobierno en caso de ganar la Copa del Mundo.

Y quien también logró notoria repercusión internacional fue Christiane Endler, quien se ganó la admiración por sus actuaciones frente a estadounidenses y suecas, donde evitó la posibilidad de marcadores bochornosos. Recibió los elogios de estrellas como Hope Solo o José Luis Chilavert, además de ser elegida como la Jugadora del Partido en el choque con las escandinavas.

Más allá de Rapinoe y Endler, hubo otros rostros que resaltaron como grandes novedades o, bien, ratificando lo que han sembrado a través de largas carreras.

Marta (Brasil)

Por años considerada la mejor del mundo, sumó otra joya a su brillante trayectoria: anotó su 17º gol en una Copa del Mundo, la plusmarca en certámenes planetarios, incluyendo la versión masculina (el alemán Miroslav Klose registra 16).

La delantera (33 años) jugó su primer mundial en 2003, cuando apenas tenía 17. Y ganó distinción tras distinción: seis veces el premio de la FIFA a la mejor del planeta.

Vanina Correa (Argentina)

Estuvo retirada cinco años, tras haber sido madre de mellizos, pero también algo desencantada de las carencias en el fútbol femenino trasandino. Tanto, que ella se gana la vida como cajera de su comuna natal de General Gálvez, ubicada al sur del Gran Rosario.

La rosarina (35) ha sido un ejemplo de esfuerzo y en Francia 2019 se lució ante Japón e Inglaterra; en el último caso, contuvo un penal y fue elegida la Mejor del Partido, aunque no pudo evitar la caída por 1-0 ante las inglesas.

Jennifer Hermoso (España)

La mediocampista anotó tres tantos, uno de ellos, golazo, en la estrecha y polémica caída ante Estados Unidos en octavos de final. En la segunda presencia de las hispanas en una Copa del Mundo alcanzaron su mejor ubicación (20ª en Canadá 2015 y 12ª en Francia), con la volante como una de las responsables de dicho avance.

Su buen rendimiento, además, produjo su retorno al Barcelona desde el Atlético de Madrid, donde ganó la corona y se alzó como Pichichi de la última temporada de la Liga.

Vivianne Miedema (Holanda)

Con solo 22 años, ya acumuló 61 goles por la Oranjeleeuwinnen y es muy probable que participe al menos en los próximos tres mundiales si con sus compañeras mantienen el nivel que hizo explotar al fútbol femenino holandés casi de la nada a la final que disputarán en Francia 2019, hoy ante Estados Unidos (11.00, de Chile).

La delantera del Arsenal es la máxima anotadora histórica de su selección, característica que parece incomodarle, porque le disgusta celebrar los goles "por respeto a las rivales". Solo cuando anotó el 60º, ante Camerún, y se puso en la cima de las artilleras neerlandesas, festejó debido a la importancia estadística de la conquista.

Sara Gama (Italia)

Contra el viento político que corre en Italia, la zaguera es un ejemplo de integración; nació en Trieste, hija de padre congoleño y madre peninsular. Y, desde muy pequeña resaltó por su rendimiento académico y habilidad en el fútbol.

Hoy es capitana de las Azzurre y también de la Juventus. Además del mérito deportivo (jugó cada minuto en el Mundial), resalta por ser licenciada en Literatura Extranjera y por hablar inglés, francés y español. Por si fuera poco, su carisma la convierte en figura publicitaria, a tal punto que Mattel creó una Barbie con ella, convirtiéndose en la primera futbolista distinguida así por la multinacional estadounidense.

Wendie Renard (Francia)

La zaguera es una de las más destacadas de Europa, con 13 títulos de Francia, seis copas del Francia y cinco Champions, y en el Olympique de Lyon tiene un salario de 30 mil euros mensuales (10 veces lo que recibe Endler en el PSG).

En el Mundial fue la única defensa metida entre las goleadoras, con cuatro tantos (bueno, también un autogol), aprovechando sus 1,87 metros, que la alzaron como la jugadora más alta del Mundial. Para su desgracia, Les Bleues se quedaron en cuartos de final en un estrecho duelo ante EE.UU.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.