Luz, cámara, ¡NBA!: un retorno con pinta de reality

La mejor liga de baloncesto del mundo retoma su competencia en la burbuja de Disney, con menos equipos y un ambiente en torno al coronavirus y el movimiento Black Lives Matter.




Tuvieron que pasar 141 días para que vuelva la mejor liga de básquetbol del mundo. La pandemia por el coronavirus detuvo la acción de la NBA, pero luego de definir método y condiciones para regresar, está a horas de retomar su competencia. En la burbuja ambientada en las instalaciones de Disney, en Orlando, se reabrirán los juegos para concluir la anómala temporada del baloncesto profesional en Estados Unidos.

El ESPN Wide World of Sports Complex será la sede del torneo concentrado de dos meses y medio, en el que solo participarán 22 equipos. Se restaron Golden State, Chicago, Charlotte, Atlanta, Cleveland, Detroit, Minnesota y New York. Un retorno a la competencia que no estuvo exento de complicaciones y polémicas por el escenario social y político que atraviesa el país norteamericano. La discusión por volver no solo fue por preocupaciones sanitarias, sino que las manifestaciones raciales también fueron tema de debate público y privado, con jugadores criticando que se vuelva en medio de las revueltas. Sin embargo, la mayoría decantó por jugar y la NBA dijo que permitiría los mensajes como “Black Lives Matter” más otras manifestaciones.

@Lakers

También se tuvieron que definir los protocolos. Nadie entra ni sale de la burbuja en la casa de Mickey Mouse. Cerca de 150 millones de dólares gastó la organización para ambientar el recinto de Florida, instalando canchas de entrenamiento para cada franquicia y dejando a disposición de los jugadores todas las bondades del recinto, desde ocupar tres hoteles para todas las delegaciones, a relajarse en peluquerías, salas de cine, campo de golf, spa y juegos virtuales para pasar el confinamiento. Habrá cámaras y transmisiones diarias siguiendo a las estrellas. Las redes sociales de cada equipos y de los mismos cesteros ayudarán a que la estadía en el campus sea casi como un reality. Y claro, un negocio redondo para las marcas y los canales asociados. Solo cuando empiecen los playoffs se podrán abrir las puertas al círculo cercano de las estrellas de la NBA.

No hubo jugador ni miembro de los equipos que no fuera testeado. Y solo cuando se confirmó que no había positivos se determinó que era hora de que el balón comenzara a dar botes. Paradójicamente, el juego que abrirá el retorno será el que disputen los Pelicans ante los Jazz, cuyo pívot francés Rudy Gobert fue el primer jugador en contagiarse de Covid-19, el pasado 11 de marzo, lo que luego derivó en la suspensión de la competencia.

Y como la actual ya no es una temporada común y corriente, las reglas de clasificación a la postemporada cambiaron, por la disminución de equipos presentes y la cantidad de juegos ya disputados. El número de clasificados a playoffs se mantiene, con ocho por conferencia, pero debido a que algunos tendrán más partidos que otros, el cupo se determinará según el porcentaje de victorias obtenido: los siete primeros por conferencia avanzan directo. El octavo lo hará solo si tiene más de cuatro triunfos sobre el noveno o, de lo contrario, estos dos jugarán un repechaje. De ahí hasta la final, siete juegos por serie.

En lo deportivo, los líderes del Oeste son los Lakers de LeBron James, que el mismo día del retorno jugarán ante los Clippers de Kawhi Leonard, sus escoltas. El Este tiene a los Bucks de Giannis Antetokoumpo con buena ventaja sobre el segundo: el campeón vigente, los Raptors.

Ya está todo listo para que vuelva la mejor liga del mundo. En los días previos se disputaron exhibiciones para que los jugadores vuelvan al roce, dejando buenas sensaciones y vistosas jugadas, pero un extraño ambiente sin público y cercado por pantallas. El único inconveniente fue la visita de Lou Williams de los Clippers a un club nocturno cuando salió de la burbuja para ir a un funeral y que le costó una cuarentena de diez días, pero el resto ya está preparado. El cinematográfico regreso está por comenzar.

Comenta