Roberto Tobar asume una nutrida Comisión de Árbitros y una primera tarea: agilizar el juego en el fútbol chileno

Roberto Tobar, rodeado por Fernando Zampedri y Brayan Cortés

Roberto Tobar, rodeado por Fernando Zampedri y Brayan Cortés (Foto: Agenciauno)

El ahora exjuez inicia su tarea como principal autoridad del referato nacional. Entre sus propósitos figura aportar desde su rol al alza del nivel competitivo en todos los niveles.



Se inicia la era de Roberto Tobar al mando del arbitraje chileno. El ahora exjuez comienza su gestión al mando de la Comisión de Árbitros, la instancia que encabeza al referato chileno, a la que llega con el pleno respaldo del directorio de la ANFP, que preside Pablo Milad, tal como anunció El Deportivo. La intención es aprovechar la vasta experiencia nacional e internacional de Tobar para el desarrollo de la actividad en todos los niveles.

Tobar introducirá variaciones de fondo en el manejo del arbitraje. El primero es que comandará una fortalecida estructura, que pretende abarcar todos los niveles del arbitraje chileno. A su lado estarán varios de los que lo acompañaron en su exitoso paso por las canchas. Carlos Ulloa, Julio Bascuñán, Christian Schiemann, Claudio Ríos, Bárbara Bastías y Julio Díaz compondrán una potente plantilla, que tendrá a su cargo el desarrollo y perfeccionamiento de los encargados de aplicar el reglamento en todos los niveles del fútbol chileno.

José Pedro Fuenzalida y Roberto Tobar protagonizaron una de las discusiones más recordadas.
Roberto Tobar, rodeado por Fernando Zampedri y José Pedro Fuenzalida (Foto: Agenciauno)

Contribución decisiva

Tobar pretende darle un sello a su trabajo: que no solo se traduzca en la aplicación correcta del reglamento, sino que, además, contribuya a elevar el nivel competitivo. Es uno de los compromisos que asumió en su etapa activa como juez, lo que quedó graficado en la intensidad que pretendió darles a los partidos que dirigió en la competencia local. Una muestra cercana fue la conducción que impuso en el partido entre Colo Colo y Universidad Católica, que marcó un hito en términos del tiempo real de juego. “Yo arriesgo, aunque salga perdiendo, para que el fútbol nacional mejore”, le explicó en ese momento a El Deportivo, respecto de su intención de darle continuidad al juego. “Hay una cuestión de estilo. El estilo es mi convicción, mi motivación y por qué no decirlo, la justificación vocacional para querer ser árbitro: la de entregarle ritmo y que uno sea parte del desarrollo de nuestro fútbol. Ese es uno de los motivos”, amplió.

Es mi vocación. Pongo en riesgo mi arbitraje en función de que nuestro fútbol mejore”, complementaba a poco de poner término a su carrera, que se cerró con el partido que disputaron Magallanes y Unión Española, por la final de la Copa Chile.

Ahora, anuncia que irá en el mismo sentido. “Buscaremos darle más dinámica, más entendimiento, a nivel transversal, desde el fútbol joven, a todo el balompié nacional”, anuncia, escuetamente a El Deportivo, poco antes de ser ungido definitivamente con la responsabilidad.

“Hay que trabajar en el fútbol joven, en el proceso de formación, estar cerca de los árbitros”, plantea, como otro de los lineamientos de su plan de trabajo, que ya está en una fase preliminar de desarrollo.

Por el momento, Tobar y su equipo están reuniendo la mayor cantidad de información posible, con la finalidad de establecer un plan de trabajo que eleve considerablemente el nivel del arbitraje nacional. Su asunción, de paso, cumple una de las profecías del paso de Javier Castrillo, quien había anticipado que reunía todas las condiciones para encabezar al referato nacional.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.