Temuco da el primer golpe en la final de la liguilla de la B

FOTO: MARCOS MALDONADO / AGENCIAUNO

Un solitario gol de Guillermo Pacheco le entregó la victoria al elenco de Marcelo Salas y le da la ventaja para ir a buscar los boletos de la Promoción a Copiapó. Duelo que se jugará este viernes en el norte, a las 17:45 horas.


La expresión de Marcelo Salas, cada vez que la cámara de TNT Spots lo enfocaba, graficaba perfectamente lo que pasaba en la cancha entre Temuco y Copiapó.

Es que cada vez que pasaba algo interesante en la cancha del Germán Becker, el árbitro Manuel Vergara recurría al VAR para poder tomar una decisión final. Lo hizo en el gol anulado de José Bandez, para la visita, el cual había cobrado en un principio y luego lo desestimó al ver -en el monitor- que el ariete felino la había controlado con la mano, antes de definir (12′).

Luego, a los 39′, Reiner Castro cae en el área rival y Vergara cobra penal para los locales. Sin embargo, un nuevo llamado desde el VAR le impide al elenco de la capital mapuche concretar el tiro desde los doce pasos, pues la falta era inexistente.

Y el primer lapso se fue y Salas apuró el tranco hacia el interior del coloso sureño. Quizás buscando una explicación a la escasa concreción del dominio que estableció su escuadra y esperando que el segundo tiempo variara en cuanto a profundidad.

Pero Vergara requeriría nuevamente asistencia, para descartar un posible penal contra Carlos Escobar (56′) y las emociones se trasladarían al arco del frente cuando, a los 69′, Bandez se metía sólo al área de Temuco y Guillermo Pacheco se la pinchó justo antes de rematar.

Sin embargo, la replica llegaría de inmediato: Castro entró sólo por la banda derecha, encaró y exigió una tapada formidable de Andrés Fernández. Más, la pelota quedó botando en el área y Byron Bustamante disparó a quemarropa.... ¿Gol? No, Fabián Manzano -quién sería expulsado por doble amarilla- la sacó de la línea y salvo el arco del León de Atacama.

Más la heroica acción del volante no serviría de nada, por que catorce minutos después y cuando el cero se parecía instalar en la final ida de la Liguilla, Pacheco se animó con un remate de fuera del área y con la complicidad del portero Fernández abrió la cuenta y desató la alegría del Matador.

“Fue un partido difícil, sabíamos que Copiapó saldía de contra y esperar un error nuestro, pero el equipo mostró jerarquía y cerró bien atrás y nos pudimos llevar tres puntos fundamentales”, aseguró el autor del único tanto del juego. Sin embargo, advirtió que “la llave está abierta, pero de visita tenemos buenos registros... el equipo está sólido, fuerte, el que entra lo hace de la mejor manera y el positivismo que tiene el equipo nos tiene peleando esta liguilla”, concluyó.

Sigue leyendo El Deportivo:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.