Productoras de conciertos reconocen nuevas condiciones en política de devolución de entradas

"Nuevas condiciones ante una nueva situación", explican los realizadores de eventos en vivo, luego que algunos asistentes a shows reprogramados por la pandemia denunciaran requerimientos atípicos para pedir el reembolso, como justificar motivos "de fuerza mayor". Ante esto, los productores señalan que esto responde a un contexto global inédito y a lo sugerido por la autoridad, y aseguran que cada caso será atendido a tiempo.




“Fuimos de los primeros en parar y seremos de los últimos en volver”. La frase se repite entre diversas empresas del entretenimiento y productoras de espectáculos del país, ante el complejo panorama que atraviesan producto de la pandemia y la consiguiente paralización de la actividad en vivo.

Un crisis iniciada en octubre pasado que afrontan entre la incertidumbre y el optimismo, agudizada hoy por la expansión mundial del coronavirus, que ha obligado a que la mayoría de los festivales y conciertos programados originalmente para esta temporada hayan sido aplazados hasta fines de este año o inicios de 2021. Y la situación tiene en alerta tanto a los realizadores de estos eventos como a sus asistentes.

Los primeros han sido enfáticos a la hora de aclarar que todos sus esfuerzos apuntan a reprogramar los shows en vez de cancelarlos, que la mayoría de estos eventos se van a terminar realizando en algún momento y que, por lo mismo, aspiran a que el público conserve sus entradas para cada espectáculo en vez de pedir el reembolso de su dinero. Pero hay un porcentaje de asistentes que ha optado por exigir esa devolución y, en algunos casos, se han encontrado con dificultades y trabas poco habituales al momento de realizar este trámite.

Es el caso de cerca de 175 personas que se han sumado a una demanda colectiva contra Lotus, la productora que organiza la postergada edición 2020 de Lollapalooza Chile, y PuntoTicket, la compañía a cargo de la venta de entradas para dicho evento. Esto, según explicaron, debido a que se estaría condicionando la restitución del dinero invertido y exigiendo justificar el reembolso con motivos de fuerza mayor. Una situación que, según comentan desde el Sernac, se ha repetido con otros recitales reprogramados en el país, por los que también han recibido reclamos.

Si bien aclaran que se trata de situaciones minoritarias dentro del universo total de público con entrada en mano para estos espectáculos, los productores chilenos reconocen que se han instaurado condiciones especiales y nuevas para las devoluciones. Eso sí, aclaran que estos requerimientos responden a un contexto inédito y de catástrofe global, a las iniciativas impulsadas en las industrias creativas de otros países ante la pandemia e incluso a las directrices sugeridas por la propia autoridad.

“Las condiciones de devolución históricamente han sido otras, pero la autoridad nos ha indicado que, como la razón de la cancelación de Lollapalooza fue imprevisible, las razones de la gente que no pueda asistir sean de fuerza mayor. Y esas respuestas se las vamos a dar de forma personal, estamos trabajando en eso”, señala Sebastián Meza, de la productora Lotus.

Según el productor, que los asistentes al festival -ahora fijado para noviembre- que exigen el reembolso de sus tickets “tengan que justificar la razón por la que no pueden asistir, obedece también a las indicaciones que nos dio el propio Sernac, atendiendo las razones de fuerza mayor que nos impidieron hacer el evento en marzo” Y agrega: “Esto es nuevo, pero la situación que estamos viviendo es nueva también”.

En ese sentido, para Meza “es entendible que haya personas a las que quizás no se les respondió a tiempo, ya que el momento que estamos viviendo hace que las respuestas puedan demorar, y por eso estamos revisando caso a caso para responder a tiempo a cada persona”.

Una visión que comparte Jorge Ramírez, presidente de Agepec, la asociación gremial de empresas productoras de espectáculos en Chile, que hace algunas semanas se reunió -junto a otros representantes del industria musical- con los ministerios de Hacienda y Economía y el Sernac para plantear sus inquietudes y buscar soluciones tanto para el público como para el sector de la música en vivo, cuya crisis, según sus proyecciones, afectaría a cerca de 800 mil empleos.

“Nosotros esperamos que las conversaciones que habíamos iniciado con todos los sectores de este país prosperen hacia un denominador común sensato, que proteja los empleos, la cadena productiva y a un sector devastado que necesita probablemente un año más para regresar. Y que pide las mejores soluciones que ha tenido el resto del mundo para las economías creativas, poniendo por delante la reprogramación de los espectáculos y dejando en una condición secundaria y excepcional la devolución de los boletos”, dice Ramírez.

En ese sentido, el presidente de Agepec explica que las devoluciones afectan directamente a esa cadena productiva. “(Que la gente conserve sus boletos) es la única manera que la prestación se de y que el mismo tiempo proteja las fuentes laborales de miles de chilenos. De lo contrario, es posible que que el espectáculo del artista finalmente no venga y, que queden cesantes miles de personas”.

“Todas las entradas de tickets van de adelanto a proveedores y artistas y si esa cadena se rompe obviamente afecta a todos”, coincide Meza. “El llamado, como en muchos países del mundo, es a guardar tu ticket, porque esto es algo de fuerza mayor y vamos a volver con fuerza”.

Frente a esto, el productor de Lollapalooza hace un llamado a las autoridades locales, “porque uno ve que en esta pandemia las autoridades de países como Italia, Brasil y Colombia han hecho esfuerzos muy importantes apoyando la industria del entretenimiento, trabajando en políticas que les permiten mantenerse en pie, cosa que no ha sucedido acá en Chile”.

¿Quién responde por la devolución de entradas?

Al igual que en el caso de Lollapalooza, los realizadores de los postergados shows de Kiss, Metallica y André Rieu -entre otros- han aclarado a sus asistentes que quienes quieran la restitución de lo invertido en los boletos se comuniquen al correo de ayuda de Puntoticket, dando razones de fuerza mayor y antes de una fecha límite (entre abril y mayo).

Desde la empresa vendedora de entradas, eso sí, aclaran que esto último es responsabilidad de cada productora. “Punto Ticket realiza la venta y distribución de tickets, actúa como recaudador del dinero por concepto de entradas de diversos eventos y realiza el servicio de atención al cliente, siendo las productoras las responsables de promover y organizar los mismos. Por lo anterior, toda información o respuesta de solicitud de los consumidores proviene de las productoras, tal como se informa en nuestros términos y condiciones disponibles a todo público en www.puntoticket.com”, señala Paulo Atienza, gerente general de la compañía.

Asimismo, el ejecutivo asegura que “hemos trabajado arduamente para entregar la información a los clientes de forma continua, veraz y oportuna, respetando los derechos del consumidor a su cabalidad. Sin embargo, considerando que la industria de los eventos se ha visto gravemente afectada, por razones externas y de fuerza mayor, los tiempos de respuesta se han dilatado en comparación a condiciones normales”.

Desde Lotus, en tanto, aseguran que se trata más bien de una responsabilidad compartida. “Nosotros cuando comercializamos los tickets entregamos la responsabilidad comercial de los mismos con los clientes a la ticketera, que obviamente es un socio, un intermediario”, señala Meza.

“Hoy estamos más que nunca trabajando en conjunto con Puntoticket, tenemos que trabajar unidos para entregar la mejor respuesta al consumidor”, agrega.

Comenta