El “cartillazo” con que Teillier alineó al PC con el gobierno

El Presidente Gabriel Boric y el líder del PC, Guillermo Teillier, mantienen una fluida relación, con conversaciones habituales e incluso reuniones privadas. FOTO: FERNANDO RAMÍREZ - COMANDO GABRIEL BORIC/AGENCIAUNO

El presidente del PC convocó -hace unas semanas- a la plana mayor del comunismo, con quienes acordó apoyar con fuerza el actuar del gobierno y no ventilar las diferencias. Ambas decisiones buscan, según cuentan en la colectividad, neutralizar a Daniel Jadue, quien, con un discurso crítico a La Moneda, comenzaba a fortalecer su liderazgo interno y en la izquierda más radical. “El triunfo del Apruebo estaría directamente vinculado al éxito del gobierno”, advierte la declaración final.




El PC celebra hoy (a partir de las 10 am.), en el Teatro Caupolicán, 110 años desde que el obrero Luis Emilio Recabarren fundó -el 4 de junio de 1912, en Iquique- el Partido Obrero Socialista. Asistirán representantes de todos los partidos de las dos coaliciones de gobierno (Apruebo Dignidad y SocialismoDemocrático), cuatro ministros, y el Presidente Gabriel Boric enviará un saludo antes de iniciar su gira a Norteamérica.

El aniversario pilla al comunismo chileno en uno de los mejores momentos de su historia, con presencia en La Moneda, en el Senado (tras 48 años), en la alcaldía de Santiago, con una fuerte influencia en la Convención Constituyente y una aceitada cantera de la cual surgen nuevos liderazgos.

Pero no todo es color de rosa para la centenaria colectividad. En estos primeros meses de gobierno comenzó a incubarse -en los sectores más radicales- un cierto malestar por la lenta ejecución de las reformas claves del programa -tributaria y pensiones- y por algunas decisiones de La Moneda, como la negativa a un quinto retiro de fondos de las AFP, el estado excepción en la Macrozona Sur y el acercamiento al empresariado, que ven como innecesario. Todo ello alimentado por las constantes críticas del alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, al Ejecutivo.

En plena recta final del proceso constituyente y antes de la primera cuenta presidencial, el presidente del PC, Guillermo Teillier, buscó cortar de raíz la mini rebelión citando a la plana mayor del partido, sin ninguna publicidad. En el encuentro, realizado en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano (UAHC) el 14 y 15 de mayo, los 96 miembros del comité centralanalizaron el difícil inicio del gobierno, sus causas y adoptaron una serie de decisiones que, aunque pasaron desapercibidas, sintonizaron al partido con el gobierno.

Esa mañana, Teillier abrió el pleno con dos advertencias a sus “compañeros” y “compañeras” reunidos en el auditorio de la UAHC en calle Condell. Les dijo que el triunfo del Apruebo (a la nueva Constitución) en el plebiscito de salida está directamente vinculado al éxito del gobierno en los próximos cien días y, a su vez, que un fracaso de la administración Boric -en cuatro años más- sería una derrota colectiva de la izquierda, que sólo favorecerá a la derecha. A nadie más.

Según comentan algunos de los presentes, Teillier señaló, además, que una cosa era abogar por la puesta en marcha de las reformas, que es una presión completamente legítima, y otra muy distinta era restar apoyo o criticar acciones del gobierno.

Ese sábado hubo acaloradas discusiones, especialmente en materias de seguridad, la forma de enfrentar la violencia desbordada en La Araucanía y el entonces paro de camioneros, según cuentan miembros del pleno. Jadue, por ejemplo, se opuso tajantemente al resguardo militar sobre las carreteras, argumentando que los soldados están preparados para la guerra y no para resguardar el orden. “Mandar militares es reconocer que estamos en una guerra”, habría dicho el excandidato presidencial, sacando algunos aplausos. En sus seis minutos de intervención también pidió insistir en la “libertad a los presos políticos” del estallido.

Pero al término del cónclave, el sector oficialista -liderado por Teillier y la ministra Camila Vallejo- impuso con facilidad su postura de apoyo irrestricto a las decisiones del gobierno, ante el bando más ideológico y díscolo encabezado por Jadue y otros históricos dirigentes.

Pero, sin duda, la gran operación de Teillier ese fin de semana fue incluir en la declaración final una cláusula que llama a terminar con las diferencias con la línea del partido -y del gobierno- expresadas públicamente. Dicho de otra forma, prohíbe las críticas públicas de autoridades y dirigentes de la tienda de la hoz y el martillo.

“El pleno coincide mayoritariamente que las diferencias que naturalmente se puedan presentar entre cuadros del partido, especialmente entre quienes tienen responsabilidades públicas, o son miembros de este comité central y de la comisión política, deben ser discutidas y resueltas en las instancias partidarias”, dice el extracto que, para muchos, tenía un claro destinatario: Daniel Jadue.

Para que no quedaran dudas, en el párrafo siguiente se agrega: “Los debates públicos -por los medios o redes sociales- entre dirigentes del partido, que manifiestan opiniones dispares, confunden a la militancia y obstaculizan la labor de la dirección”.

Pero el secretario general del partido, Lautaro Carmona, niega que el acuerdo del pleno haya apuntado al alcalde de Recoleta: “Este no fue un debate referido a Daniel Jadue, sino que a todas y todos los que usen el medio abierto y directo para discutir temas que podamos resolver primero en el seno del colectivo. Muchas veces los periodistas, la coyuntura y las circunstancias te predisponen a dar una opinión por adelantado, y esta orientación llama a tomar esa prevención”.

La vuelta de mano de Boric

Una vez más, Teillier -quien lleva 17 años presidiendo el partido, desde la muerte de Gladys Marín en 2005- salía victorioso de un pleno, con el partido alineado tras el gobierno de Boric, por lo menos hasta septiembre, cuando se realice el plebiscito. Pero también con una no menos compleja tarea, pedir a La Moneda, a cambio, señales nítidas a sus bases y a sus dirigentes en el mensaje presidencial, lo cual Boric cumplió con creces el miércoles.

El Mandatario no sólo acogió la solicitud del partido de concretar proyectos de trenes, aterrizar sus principales promesas de campaña y fijar plazos para las reformas (tributaria y pensiones), sino que puso énfasis en temas de derechos humanos (“seguiremos buscando incansablemente a los desaparecidos a través de un Plan Nacional de Búsqueda”), e incluso anunció dos medidas emblemáticas del programa de Jadue:el arriendo de viviendas “a precio justo” y un Sistema Nacional de Cuidados (a niños, mayores y personas con discapacidad).

“Felicitaciones Presidente, por su cuenta con más de 100 medidas concretas para mejorar la vida de los chilenos/as. Quiero destacar el inicio de la construcción de la Línea 7 del Metro, que beneficiará a los vecinos/as de Renca, Quinta Normal y Cerro Navia”, escribió en Twitter la diputada comunista Karol Cariola al finalizar el discurso.

En un evidente cambio de tono, Jadue tampoco escatimó en elogios al discurso en su programa Sin Maquillaje -transmitido esa tarde en redes sociales- y sólo precisó que él no habría hecho el reconocimiento (que hizo Boric) al gobierno de Piñera por el manejo de la pandemia.

“En su cuenta pública, el Presidente Boric retomó la agenda de transformaciones y eso nos hace mirar el futuro con mucha esperanza y ver el horizonte con mayor tranquilidad (...) Es primera vez que escucho a un Presidente dispuesto a presentar una ley para abordar la deuda histórica de los profesores, una vez que se apruebe la reforma tributaria”, dijo el arquitecto, quien reveló que pese a estar con Covid no quiso faltar al programa para valorar la cuenta y porque era el capítulo número cien.

-Daniel, ¿te sientes orgulloso de que el Presidente haya dado a conocer en su cuenta dos iniciativas que nacen de tu gestión comunal?-, le consultó el conductor del espacio, César Abu-Eid.

-Me llena de orgullo..., me parece maravilloso-, respondió el edil, quien se veía afectado por los síntomas del coronavirus.

Daniel Jadue: “En su cuenta pública, el Presidente Boric retomó la agenda de transformaciones y eso nos hace mirar el futuro con mucha esperanza y ver el horizonte con mayor tranquilidad (...) Es primera vez que escucho a un Presidente dispuesto a presentar una ley para abordar la deuda histórica de los profesores, una vez que se apruebe la reforma tributaria”.,

Hacia dónde apunta Jadue

En estos meses de gobierno, tanto el PC como el Segundo Piso de La Moneda vieron con preocupación la ráfaga de críticas que Jadue hizo a distintas autoridades. A dos semanas de la instalación, el exabanderado presidencial apuntó al ministro Mario Marcel, señalando que “fue el presidente del Banco Central puesto por Piñera para resguardar la política neoliberal”.

Luego polemizó con el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, por negar la existencia de presos políticos en Chile, y más tarde criticó el proyecto de retiro de fondos acotado –propuesta por el PCal gobierno-, señalando que le parecía más “un salvataje al sector financiero que a las necesidades ciudadanas”.

Las críticas iban en alza y era la vocera –y compañera de partido-, Camila Vallejo, quien era consultada semanalmente por el “fuego amigo”.

La espiral de críticas de Jadue iba en alza y era la vocera –y compañera de partido-, Camila Vallejo, quien era consultada semanalmente por el “fuego amigo” del edil recoletano.

Se interpretó su actitud como una estrategia para posicionarse a la izquierda de La Moneda y representar a los sectores más duros de su partido, que estiman que el gobierno de Boric y las principales fuerzas del Frente Amplio son socialdemócratas y no de izquierda.

Esta tesis se vio refrendada cuando a mediados de abril, en el marco de una visita a Venezuela, Jadue dijo que el programa de Boric no “tenía hoy viabilidad política” y que sólo cabía esperar la nueva Carta Magna (para hacer cambios reales).

“Él (Boric) no se ha planteado jamás la superación del capitalismo y del neoliberalismo, por lo tanto, es consistente que quiera diferenciarse de países que si creen que hay alternativas...”, explicó.

Ante el nuevo rayado de cancha impuesto por su partido, cercanos al jefe comunal consultados concuerdan que Jadue (quien se encuentra en su último periodo en Recoleta) “se guardará” por un tiempo y se enfocará más en otro de sus anhelos: ser un referente de la izquierda en la región. Más aún, si la encuesta Cadem (tercera semana de mayo) lo ubicó como la figura política del país peor evaluada.

Este miércoles -en su programa- contó con entusiasmo que el fin de semana pasado había estado en Lima invitado por el movimiento Nuevo Perú a hablar del proceso constituyente en Chile y también reveló su cercanía con el candidato presidencial colombiano Gustavo Petro.

Este miércoles -en su programa Sin Maquillaje- Jadue contó con entusiasmo que el fin de semana pasado había estado en Lima invitado por el movimiento Nuevo Perú a hablar del proceso constituyente en Chile y que había participado en muchas actividades. "Hablé como 20 horas seguidas", dijo.

Confiando en que él ganará en segunda vuelta y Lula triunfará en las elecciones brasileñas de octubre, Jadue dijo que “en América Latina -con Boric y Alberto Fernández- se comenzará a dibujar una izquierda que contendrá el neoliberalismo y la crisis global que afecta al mundo”.

“Daniel Jadue tiene un liderazgo creciente en la región y con mucha proyección que trasciende el comunismo, porque está sentado desde un gobierno local (Recoleta), donde puede mostrar una experiencia exitosa y antineoliberal, y eso causa mucho interés afuera. No olvidemos que Petro viene de un liderazgo exitoso como alcalde de Bogotá”, cuenta el dirigente del Movimiento del Socialismo Allendista, Esteban Silva, quien ha coincidido con el edil en diversos encuentros de izquierda en el exterior.

Aunque no quedó por escrito, la dirigencia comunista acordó en su último pleno mantener congelada la renovación de la directiva hasta después del plebiscito. Se espera que en octubre el PC desactive el modo pausa y convoque a un congreso que defina la nueva mesa y la línea política para los próximos cuatro años. Pero esa será otra historia.

Se espera que en octubre el PC desactive el modo pausa y convoque a un congreso que defina la nueva mesa y la línea política para los próximos cuatro años.

¿Cómo está el mapa del poder hoy en el PC?

Gobierno

Camila Vallejo, vocera: Es la ministra política mejor evaluada por todos los sectores. Le dio un nuevo sello a la vocería, pero manteniendo su estilo y enfrentado con astucia las diferencias entre su partido y La Moneda.

Jeannette Jara, ministra del Trabajo: Ha caminando con un equilibrio perfecto entre la postura del gobierno y la línea del PC en temas laborales, como la reforma previsional. No ha cometido errores ni se ha enfrascado en polémicas.

“Duros”

Daniel Jadue, alcalde de Recoleta: Incomodó al partido y al gobierno con críticas aplaudidas por las bases comunistas. Sin embargo, acogió el llamado al orden del pleno y en las últimas semanas mostró un cambió de actitud.

Lautaro Carmona, secretario general: Durante la campaña presidencial se acercó a Jadue, con quien estrechó lazos. Consultado si continúa hoy la alianza, no lo confirma ni lo desmiente. “Yo debato en el seno de mi colectivo”, respondió el histórico dirigente, quien se encuentra recorriendo el país.

Senado

Daniel Núñez, senador Cuarta Región: Ha tenido una activa -y mediática- participación en su debut en la Cámara Alta, lo cual lo confirma como una de las cartas para suceder a Teillier. Su punto en contra es su carácter poco conciliador.

Claudia Pascual, senadora RM: Cercana a Teillier, la antropóloga cumple -para muchos- con los requisitos para liderar la nueva etapa del PC: mujer, militante de base, parlamentaria, exministra y parte de la llamada generación “intermedia”.

Convención

Marcos Barraza, convencional: Pese a tener seis constituyentes, los comunistas, de la mano del exministro de Desarrollo Social de Bachelet 2, han logrado plasmar su postura en la nueva Constitución. Ello lo convierte es uno de los convencionales más influyentes y una carta segura para un eventual cambio de gabinete.

Bárbara Sepúlveda, convencional: Abogada, amiga de Vallejo y Cariola, es una de las constituyentes más mediáticas, con una alta presencia en medios y redes sociales. También es cercana a Jadue, con quien trabajó en Recoleta.

Cámara Baja

Karol Cariola, diputada: Lidera a una generación de mujeres en el PC que buscan instalarla en la próxima directiva. En 2023 presidirá la Cámara, donde tendrá un alto protagonismo, pero deberá seguir ponderando su cercanía a Boric y la presión de las bases por resultados concretos del gobierno.

Marisela Santibáñez, diputada: milita desde 2019 en el PC, pero ha ganado un lugar en la bancada y respeto en el partido, justamente aprovechando esa libertad para defender posturas más díscolas. Mantiene una amistad con Jadue y colaboró con mucha energía en su campaña.

Karol Cariola es una de las candidatas para estar en la próxima directiva del PC. En 2023 presidirá la Cámara, donde tendrá un alto protagonismo, pero deberá seguir ponderando su cercanía a Boric y la presión de las bases por resultados concretos del gobierno. Mario Tellez / La Tercera

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.