La hora de la verdad: La primera semana de Boric como presidente electo

Gabriel Boric en su oficina en la calle Condell en la comuna de Providencia.

Cambiar de comando, buscar nueva casa, reunirse con Piñera, negociar con los partidos políticos, nombrar un gabinete que dé señales sobre cómo será su primer tiempo en La Moneda. Siete días de la nueva vida del líder de Apruebo Dignidad.




Durante la tarde del martes un tema se apoderó de la conversación en el grupo de WhatsApp de la familia Boric Font. La duda era si Gabriel Boric, ahora presidente electo, iba a poder celebrar la Navidad en Magallanes, la cual siempre ha festejado junto a su padre, Luis; su madre, María Soledad, y sus hermanos, Simón y Tomás. La cena es una tradición y todos los años el menú es el mismo: papas duquesa y puré de manzana acompañando alguna carne. La incertidumbre se mantuvo hasta el jueves, cuando el diputado lamentó informarles que por primera vez en su vida no iba a poder pasar la Navidad junto a ellos.

La familia ha vivido de cerca la primera semana de Boric como presidente electo y desde el domingo tienen claro que la noche de Navidad sin Gabriel será solo uno de los episodios que darán vuelta sus vidas. De hecho, el domingo, cuando se entregaron los primeros resultados concluyentes, el diputado les dijo que se vienen tiempos desafiantes, varios sacrificios por delante, pero que se siente preparado. Luego vino el abrazo familiar.

Tanto sus padres como sus hermanos saben que la exposición será diferente. Y ya hay ejemplos de eso: hasta el perro de los Boric, “Brownie”, tiene cuentas de Instagram y Twitter, con miles de seguidores.

El presidente electo no sólo se ha sincerado con su familia, sino que también con su equipo de trabajo y sus colaboradores. De hecho, tras el triunfo, a algunos parlamentarios de su círculo cercano les comentaba “en la que nos metimos”, con una mezcla de nerviosismo y alegría.

Ese mismo estado se transmite en el núcleo cerrado del nuevo presidente. Conscientes de que en Apruebo Dignidad no hay tradición de gobernar, quieren evitar los errores por la inexperiencia.

El domingo, a las 23.00, en las primeras palabras que el presidente electo le entregó a su equipo de trabajo en el Hotel Fundador, los llamó a cuidar la intimidad y no cometer errores iniciales. Un claro mensaje pensando en que la fiesta de esa noche fue con bar abierto hasta las 4.30 am, y también pensando en su primera semana como presidente electo.

El Mandatario electo junto al Presidente Piñera en la Moneda.

Con guitarra

En el equipo saben la expectación que generan, que los ojos del país están puestos sobre ellos. De ahí que llamara tanto la atención que el primer “enredo” lo protagonizara el mismísimo Giorgio Jackson cuando el lunes en la mañana aseguró en Cooperativa que “las querellas por Ley de Seguridad del Estado por cierto que van a ser retiradas en el minuto en que Gabriel Boric asuma como presidente, eso es un compromiso, eso no tiene ninguna razón de ser”.

Horas después, tras las reacciones que generó, Boric salió a matizar las palabras de su amigo y principal asesor. “Estamos en conversación con el Instituto Nacional de Derechos Humanos, vamos a revisar caso a caso como corresponde”, aclaró tras reunirse en con el Presidente Sebastián Piñera en La Moneda.

En ese almuerzo, al que asistió con Jackson y su jefa de campaña, Izkia Siches, llamó la atención el trato “republicano” del presidente electo y la disposición de los tres a escuchar los comentarios que Piñera tuvo sobre su programa. Cuentan que el Mandatario le discutió varios puntos que, a su juicio, eran equivocados -como su propuesta al royalty minero, por ejemplo-frente a lo cual tomaron nota atentamente. Antes del almuerzo, presidentes entrante y saliente tuvieron una reunión a solas: según comentó Boric después, salió el tema de los derechos humanos -cuestión en que el Presidente tiene una querella en su contra-, además de asuntos de política exterior, como el juicio en La Haya por las aguas del río Silala. En esa instancia también Piñera lo invitó a la gira de enero a Colombia. La sensación con la que quedaron en Palacio es que los rostros del Frente Amplio estaban aquilatando aquello de que “otra cosa es con guitarra”.

Adiós al cowork

De todas formas, en el entorno de Boric cuentan que el nerviosismo venía de antes de la elección y que hace tiempo estaba mentalizado en qué pasaría si los resultados lo acompañaban el 19 de diciembre. Cuentan que en las semanas previas a la elección, cuando le preguntaban cómo estaba, decía “pensando en el futuro de Chile”. Los desafíos de gobernar también fueron parte de la conversación con los expresidentes Ricardo Lagos y Michelle Bachelet.

Antes de asumir, ya se estaba acostumbrando a algunos cambios en su estilo de vida. Por ejemplo, desde el 30 de noviembre una decena de escoltas, liderados por la capitana Carolina Soto, lo acompañó a todas sus actividades. Algo que en un principio le incomodó, pero que hoy agradece. Y eso que desde el lunes el equipo de seguridad se agrandó y sumó nuevas caras, como el mayor Patricio Aguayo, quien fue el principal escolta de la expresidenta Michelle Bachelet en su segundo gobierno.

Una de las primeras recomendaciones que dio el equipo de seguridad fue que Boric debe cambiar de domicilio lo antes posible, porque es “inviable” que un presidente de Chile viva en un departamento.

Desde el lunes que observan alternativas bajo algunas recomendaciones entregadas por el servicio de Protección de Personalidades Importantes (PPI) de Carabineros.

En el entorno del presidente electo aseguran que no quiere cambiar su estilo de vida y que si él hubiese podido elegir, se habría quedado en su departamento en la comuna de Santiago. Claramente, los escoltas se lo negaron.

En todo caso, no fue la única mudanza que debió preparar el equipo de Boric, porque el jueves se cambiaron de comando y se trasladaron a Av. Condell 249, dejando la sede de Av. Italia 850. Ahí compartían edificio con otras instituciones, como El Mostrador y Súbela Radio, lo que generaba dificultades de seguridad. Además, en el comando dijeron que no podían trabajar en un cowork y que debían buscar un “lugar a la altura de un presidente de Chile”.

En esa línea, uno de los objetivos que trazaron los colaboradores más cercanos es que Boric en estos primeros días “tiene que entregar una sensación de seguridad, de un presidente que puede liderar un país, y sacarlo de la versión más juvenil”.

Por eso, la intención fue que se reuniera rápidamente con varias instituciones y el miércoles tuvo citas telemáticas con Carabineros, las Fuerzas Armadas, el Servel, el Tribunal Constitucional y la Contraloría General de la República.

Pero la imagen del futuro presidente de Chile está lejos de ser la única preocupación en un equipo en el que el tiempo apremia y las definiciones urgen. Porque hay un gabinete por armar.

El nuevo comando, ubicado en Av. Condell.

El apuro con Hacienda

La primera mala noticia para el presidente electo llegó a las 20.57 del lunes. En conversación con Pulso, la economista Andrea Repetto (ver entrevista hoy) hizo público que descartó la posibilidad de asumir en el Ministerio de Hacienda y que seguirá vinculada a la academia.

Repetto era una de las cartas que el equipo económico de Boric incluyó al final de la campaña y, para muchos, era la mejor perfilada para asumir en Hacienda y “tranquilizar a los mercados”. Sin ella, buscar a un economista que genere consenso y tranquilidad se convirtió en un objetivo primordial.

Además, porque el gobierno los está presionando. Lucas Palacios, ministro de Economía, fue crítico con el programa de Boric y dijo que es urgente que nombren a alguien en Hacienda.

En el comando están de acuerdo. Dicen estar muy conscientes de que tienen que dar señales inmediatas con los primeros nombramientos y que Hacienda es el más importante. Uno de los nombres que se escuchan en las conversaciones del comando es el de Mario Marcel, presidente del Banco Central, cercano al Partido Socialista (PS). Pero saben que es difícil de convencer, sobre todo porque el Presidente Piñera lo acaba de renovar en el cargo. También figuran en el listado Roberto Zahler, Guillermo Larraín y Eduardo Engel.

Pese a que no hay ningún ministerio definido aún, en Apruebo Dignidad tienen claro que no se pueden equivocar en la elección.

La idea es anunciar los primeros nombres durante la primera quincena de enero, para superar esa tensión y que Boric pueda encontrar algunos días para descansar en las semanas siguientes.

Camila Vallejo e Izkia Siches son nombres seguros en el gabinete. Si bien ambas suenan para la vocería, no se descarta que Vallejo llegue a la Segpres o al Ministerio de la Mujer, y que la expresidenta del Colegio Médico pueda liderar el Ministerio de Salud. Ambas estuvieron en las dos primeras actividades de Boric: Siches lo acompañó a La Moneda y la diputada PC, a la Convención Constituyente. El cupo final de ambas, en todo caso, dependerá del puzzle que logre armar para el comité político, en el cual tiene que resguardar los equilibrios políticos y de género.

El presidente electo, Gabriel Boric, junto a Izquia Siches y Giorgio Jackson en La Moneda.

Si la primera señal que espera el público es Hacienda, la primera duda interna es qué ocurrirá con Interior. Y lo más probable es que no sea el candidato natural para ese puesto, Giorgio Jackson.

Amigos y consejeros políticos desde hace años, quienes los ven trabajar, dicen que el mandatario electo y el diputado de RD “juegan de memoria y, por lo mismo, se les hace difícil agrandar el círculo, que otros entren en ese núcleo tan duro”. Por eso, sostienen, lo lógico sería que el jefe político de la campaña asumiera como jefe de gabinete. Pero no. Giorgio Jackson ha insistido en que no quiere tomar ese cupo. El argumento es que arriesgaría demasiado su carrera política -el hecho de que el cargo conlleve también la seguridad pública genera un problema mayor-, mientras que otros de su entorno señalan que Jackson quiere ser el jefe del Segundo Piso, porque ahí tiene aún más incidencia en el diseño político del gobierno y cercanía con el mandatario. De tener que salir al frente, “a lo más iría a la Segpres”, dicen.

Otro de los nombres que figuran para Interior -e incluso Hacienda- es el del senador socialista Carlos Montes. Pero también ha dicho que no quiere un cargo de ese nivel de responsabilidad. Es más, fuentes del PS dicen que Montes quiere liderar el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, tema que ha seguido de cerca en su carrera política. De hecho, conoce y conversa regularmente con varios dirigentes de vivienda en Chile.

También podrían asumir cargos las socialistas Maya Fernández, en Desarrollo Social, y Paulina Vodanovic, en Defensa.

En todo caso, aún no está clara la participación que tendrá el PS en el gobierno, lo que ha traído varias discusiones al interior del partido. Las cartas que han aparecido son parte de la disidencia al presidente Álvaro Elizalde, con quien Boric se reunió el jueves para alinear posturas.

El tema de fondo es que en el PS quieren institucionalizar las vías de comunicación para definir posibles gestos y su rol para los próximos años. Pero los nombres que se han mencionado (Montes y Fernández), al ser disidencia, no serían garantías para llegar a a acuerdos, a ojos de la directiva.

Más allá del gabinete, el equipo sabe que tiene 3.300 cargos por llenar. Para eso, habrían tenido conversaciones con Unholster para ayudar e auditar a los posibles reclutados.

El presidente electo en reunión con los partidos de Apruebo Dignidad.

Ordenar la casa

Las discusiones sobre el gabinete no sólo han afectado a partidos que están fuera de la coalición de Apruebo Dignidad.

La tensión comenzó el mismo lunes, cuando el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, declaró en La Segunda que “hoy el Partido Comunista, le duela a quien le duela, es el partido más grande de esta gran coalición. Eso no lo puede desconocer nadie”.

Las palabras del expresidenciable PC no causaron gracia en el comando de Boric, porque una de las principales sugerencias en la primera semana era evitar problemas internos.

En ese contexto, el martes, en el Congreso, el diputado Giorgio Jackson aprovechó de conversar con algunos parlamentarios sobre la urgencia de ordenar y alinear a los partidos de Apruebo Dignidad.

El mismo tema se trató en la reunión que el miércoles Boric sostuvo con los presidentes de los partidos: Flavia Torrealba (FVRS), Francisca Perales (CS), Camila Quiroz (Comunes) y Guillermo Teillier (PC).

En ella, los partidos declararon plena libertad a Boric para elegir a sus ministros, según comentó Jackson al salir de la reunión.

También se habló del posible ingreso de partidos que están fuera de la coalición al gabinete y se llegó a la conclusión de que el nombramiento de un ministro no quiere decir que el pacto los vaya a recibir como partido de forma oficial.

Además, dicen en la coalición, que en las reuniones de evaluación realizadas los primeros días de la semana una de las conclusiones fue que la “moderación” de Boric en la segunda vuelta no fue un factor decisivo para el triunfo, sino que la clave estuvo en la movilización.

En la cita del miércoles también se formaron tres comisiones para solucionar algunas problemáticas urgentes: la primera, para ver la relación con los demás partidos, otra para hacer el vínculo con los movimientos sociales y una tercera para revisar formas de comunicación ahora que son la coalición de gobierno.

Las mismas definiciones se viven en los partidos que componen al pacto Apruebo Dignidad. Sobre todo en el del presidente electo, Convergencia Social (CS), que debe inscribir sus postulantes a la presidencia el 13 de enero. Para evitar tensiones internas, que afecten la instalación del nuevo gobierno, las fuerzas ya habrían empezado a operar para que las listas Reimpulsar la Izquierda (Alondra Arellano), y De Cordillera a Mar (Diego Ibáñez) se unan en una sola lista bajo el liderazgo del diputado Gonzalo Winter -muy cercano a Boric- y su lema de Desbordar lo Posible.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La entrenadora Amanda Caprito, experta en vida saludable, explicó en un medio de Estados Unidos, cuáles son los principales motivos por los que se fracasa a la hora de emprender un plan de reducción de peso