Blumel, el gran sobreviviente

Cambio de Gabinete

28 de Octubre de 2019/SANTIAGO El presidente Sebastian Piñera, realiza un cambio de gabinete del estallido social que derribó en manifestaciones masivas. En la imagen Gonzalo Blumel asume como Ministro del Interior y Seguridad Publica FOTO:/AGENCIAUNO

Gonzalo Blumel, militante de Evópoli y quien hasta antes del ajuste ministerial lideraba la Segpres, será el nuevo número dos de Sebastián Piñera en reemplazo de Andrés Chadwick. Es uno de los miembros del "círculo de hierro" del Mandatario y el único que se mantiene en el comité político.




Su cara de sorpresa era evidente. El subsecretario de la Segpres, Claudio Alvarado, abrió los ojos e hizo un gesto con las manos cuando su par de Interior, Rodrigo Ubilla, dijo en el Salón Montt-Varas que Gonzalo Blumel dejaba la cartera de la Segpres. Hasta minutos antes, la dupla Blumel-Alvarado se mantenía, y Felipe Ward era la carta para reemplazar a Andrés Chadwick como jefe de gabinete.

De hecho, según fuentes de Palacio, el ahora titular de Interior fue avisado de su nuevo cargo mientras se encontraba adentro del salón, transformándose, de esta manera, en el número dos del gobierno y en el único sobreviviente del comité político que provenía de la Fundación Avanza Chile. Cercanos a Blumel, en todo caso, desestiman esa versión y aseguran que él fue notificado durante la mañana que asumiría en Interior.

Blumel (41) es considerado uno de los hombres del "círculo de hierro" del Presidente Sebastián Piñera. Trabajó con el Mandatario durante su primer gobierno, al principio como jefe de gabinete de Cristián Larroulet y, después, a cargo de la División de Estudios de la Segpres. Luego, siguió colaborando con Piñera al término de su primera administración a través de la Fundación Avanza Chile. Y fue uno de los que, posteriormente, elaboró el programa de gobierno durante la última campaña presidencial.

En La Moneda dicen que Blumel es la antítesis de su antecesor, que tiene una personalidad "menos dura" y que, de hecho, era quien impulsaba que había que tener una línea más "ciudadana" para enfrentar la crisis que se originó a raíz del alza de la tarifa del Metro y no concentrarse solamente en seguridad, lo que fue el foco discursivo original de Piñera en los primeros días de manifestaciones. "Blumel es de un perfil más cauto y más moderado, mientras que Chadwick es old school", dicen en el oficialismo.

En los partidos afirman que la llegada de Blumel a Interior estuvo dentro de las posibilidades, que su nombre había sido sondeado en los días previos, pero que no había certeza. En la UDI transmiten que su llegada como jefe de gabinete responde a que Piñera necesita a alguien de "su plena confianza" en su equipo más cercano. "Yo creo que Blumel, además de ser competente técnicamente, cuenta con la confianza del Presidente, trabajan juntos hace años y se conocen bien", sostiene la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, agregando que "lo vamos a apoyar en todo".

En todo caso, en el gremialismo lamentan la salida de Chadwick y aseguran que "nos da pena que se vaya, porque ha sido un gran ministro, y lo que está pasando ahora es que están tratando de ensuciar su trayectoria". En Evópoli, en tanto, reconocían que fue sorpresivo, pero sacan cuentas alegres porque un militante de sus filas pasa a ser el ministro más importante del gabinete.

Los desafíos

En La Moneda afirman que el camino para Blumel no será fácil. Esto, según las mismas fuentes, porque salió de una cartera "de más bajo perfil", como la Segpres, a otra que califican como de "pérdida política" y que está sumamente expuesta por el tipo de temas que se deben enfrentar. Además, otros advierten que tendrá que demostrar sus capacidades como jefe político, ya que, según varios en el oficialismo, en su paso por la Segpres se "apoyó" en Alvarado y también en Chadwick.

Además, dicen en el oficialismo, deberá introducirse en un área que no es su fuerte -seguridad-, ya que Blumel es ingeniero civil de profesión.

Respecto de los desafíos del nuevo titular de Interior, el jefe de bacada de Evópoli, Luciano Cruz-Coke, señala que "va a tener que liderar un gabinete que debe tener un cambio de tono importante a partir de las demandas que surgieron desde la ciudadanía y que sacaron más de un millón de personas a la calle, con los reclamos válidos acerca de problemas que las personas consideran relevante en su vida cotidiana". Y agrega: "El segundo desafío es tratar de liderar a las policías en su labor de seguridad ciudadana, que es una de las demandas más sentidas de la población y que, según Paz Ciudadana, han presentado un leve deterioro".

Hoy, en su primer punto de prensa como jefe de gabinete, Blumel dijo que "no hay duda que estamos en una situación que es difícil", que éste fue un "un cambio de gabinete profundo" y que su nuevo rol "es una responsabilidad gigantesca, es la responsabilidad más importante que me ha tocado asumir en la vida".

Comenta