Carabineros por fuera de los locales y militares por dentro: Las dudas pendientes sobre la seguridad para el día del plebiscito

Sabado 18 de Nov 2017 Imagen del Liceo 1 Javiera Carrera de Santiago, centro de Votacion de las elecciones presidenciales y parlamentarias 2017. Foto Reinaldo Ubilla.

Después de las críticas y descargos por el modus operandi de Carabineros el domingo, la seguridad del referéndum de cinco días más, del cual el gobierno ha de ser “garante”, abre algunas preguntas sobre qué tienen pensado hacer y cómo la policía y las Fuerzas Armadas. Acá, algunas respuestas.




1. ¿Cuántos uniformados para cuántos locales y cómo se reparten Carabineros y las FF.AA.?

Este domingo, el nervio de la seguridad estará centrado, durante el día, en los locales de votación. Estos alcanzan a 2.715 en todo el país, luego que se dispusiera aumentarlos para tratar de disminuir las aglomeraciones y riesgos de contagio por Covid-19. Distribuidas en esos 2.715 locales habrá 44.697 mesas de votación, y 223.485 vocales.

Recordemos que se desechó extender la votación a dos o más días, en parte por falta de acuerdo, en parte por el mayor costo financiero que implica pagarle a los vocales de mesa por día, y en parte por las complicaciones que entrañaba el cómo garantizar la seguridad de las urnas y los votos de un día para otro y evitar suspicacias de la opinión pública precisamente por lo mismo.

Las cédulas de votación y otra documentación esencial para el acto están almacenadas hace meses en bodegas o locaciones cuya ubicación el Servicio Electoral (Servel) maneja en secreto para no correr riesgos. El material será trasladado a cada uno de los locales solo después de que las Fuerzas Armadas tomen control de ellos -precisan en el Ministerio de Defensa-, lo que según la ley ocurrirá a contar del viernes, a 48 horas que despunte la jornada electoral.

Lo previsto hasta ahora es que esos viajes estén a cargo y cuenten con la protección de Carabineros, según precisa a La Tercera PM el general Guillermo Quiroz, jefe de la Plana Mayor para el Plebiscito 2020. “Prestaremos resguardo, además, a Correos de Chile y el Servel”, agrega.

Sobre esos 2.715 puntos críticos, la situación es hasta ahora la siguiente.

Defensa ha hecho el cálculo y sostiene que dentro de los 2.464 recintos que albergan los 2.715 locales -en algunos lugares hay más de uno, como en el Estadio Nacional o el Bicentenario de La Florida, por ejemplo- tendrán dispuestos 26 mil efectivos de las Fuerzas Armadas. En promedio estiman que eso les da unos 12 uniformados en cada uno, aunque esto variará según el caso.

Carabineros no estará dentro, sino que fuera de los locales. Quiroz asegura que ese día tendrán desplegados en las inmediaciones de éstos a “23 mil carabineros a nivel nacional y a 6.800 en la Región Metropolitana”. Y que están echando mano a “personal de orden y seguridad, personal de tránsito, especializado y control de orden público”, y que estarán concentrados en “asegurar el antes, durante y después de la votación”.

“Estará en base a un oficial nuestro y una cantidad categorizada por local. Hicimos un análisis de cada local. Algunos tendrán 10, 15, otros 20. El Estadio Nacional tienen mucho más carabineros que un liceo equis. Estadio Nacional tendrá, por ejemplo, un oficial jefe con 50 carabineros, en base al análisis que se hizo”, agrega.

2. ¿Cómo se procederá ante el riesgo de un ataque a algún local de votación?

Es un riesgo que ya ha hecho presente el ministro de Defensa, Mario Desbordes. Ayer dijo en Radio Duna que “es probable que se intente atentar contra algunos locales de votación, por lo que policías y FF.AA. tenemos que estar preparados”. Y hoy en Radio Agricultura advirtió que tras lo ocurrido en la fase violenta del aniversario del 18/O, anteayer, “hay gente que puede tener temor de asistir pensando en que estos delincuentes puedan actuar el domingo”.

En el gobierno admiten que los focos de peligro están en el antes, el durante, y el después. Los dos primeros tienen que ver con los locales y se refieren a dos supuestos: ataques o atentados contra los recintos electorales, o bien desmanes en sus inmediaciones.

En el primer caso, hasta ahora está dispuesto que la media de 12 funcionarios de las Fuerzas Armadas por cada local no salga de ellos. En caso extremo, serán auxiliados por otras patrullas militares que estarán apostadas a una distancia determinada. Y también podrían proceder si hay agresiones a los locales antes de que tomen posesión de ellos. Bajo las normas de Estado de Excepción, por ejemplo, el domingo en la noche unieron fuerzas con la PDI para neutralizar saqueos en Quilicura.

3. ¿Qué sucederá si hay desmanes cerca de los recintos?

Este escenario es uno de los que más preocupa porque según lo que ocurra y cómo se maneje dependerá si la gente irá a votar con la misma disposición o no. No es lo mismo ir, ya asumiendo el riesgo de contagio, y encontrarse con una mera manifestación, una barricada, o bien con enfrentamientos con Carabineros. Y por eso el modus operandi policial del domingo, en que evitó el “cuerpo a cuerpo” y -según dicen en Interior- solo procedieron ante delitos (pese a riñas de barristas con armas blancas en la misma Plaza Italia), tuvo para algunos entendidos en el rubro la consecuencia de que se “sacrificaron” las iglesias incendiadas. Y que hubo algunos saqueos.

Hasta ahora el gobierno ha rechazado que “que se diga que casi que se dejó hacer”, como dijo hoy el subsecretario del Interior Juan Francisco Galli.

Todo lo que pase cerca de los recintos estará en manos de la policía uniformada, no de los militares. Quiroz dice que habrá “anillos de seguridad alrededor de cada local, serán a dos o tres cuadras”. “Se usarán los mismos protocolos que hay ahora en todas las manifestaciones. Las manifestaciones están prohibidas durante el plebiscito, por ende, se aplicará el protocolo. Eso quiere decir: primero perifoneo (advertencia verbal por altavoz), conversar con las personas, advertir, y eventualmente intervenir cuando el protocolo así lo establezca”. ¿Van a salir sin escopetas antidisturbios? ¿O lo harán y, por ejemplo, con orden de no usarlas salvo peligro sobre ellos no más? “No me puedo a referir a eso en detalle”.

Por acá está el punto delicado. Hecha la consulta al Ministerio del Interior, allá precisan otra cosa. Que la orden que tiene Carabineros es actuar según si lo que ocurre es un delito o no, no si es algo que esté prohibido, que -recalcan- no es exactamente lo mismo. En simple, si se aglomeran manifestantes en forma pacífica, sin importar su cantidad, no se les disuadirá de inmediato, porque no es un ilícito (salvo que lo hagan en comunas bajo cuarentena). Ante ese caso se recurrirá al perifoneo y al diálogo previo.

Ahora bien, también insisten en que las manifestaciones políticas están “prohibidas” por la ley electoral ese día. Pero claro, eso no garantiza para nada que no ocurran.

En La Moneda recalcan que “se procederá de inmediato” a disolver, dispersar y detener si se configuran ilícitos como “barricadas, daño contra la propiedad pública y privada, arrojar objetos” y otros supuestos.

¿Corre peligro, legalmente hablando, el referéndum completo si uno o varios locales tiene que cerrarse, o bien si sus electores terminan disuadidos de ir ante algún desastre? Es muy relativo. Lo único claro hoy es que solo el Tribunal Calificador de Elecciones es el que determina si declara nula una elección en un número determinado de mesas, locales y territorios. Eso ha pasado antes y puede pasar ahora.

Y eso lo determinará el Tricel en base a las mismas actas de las mesas y otros antecedentes. Pero al menos según dice el Articulo 116 de la Ley de Votaciones Generales y Escrutinios, solo dictaminará repetir el acto si los votos comprometidos por sí mismos pueden alterar el resultado de todo el proceso: “Cuando el Tribunal Calificador declare nula la votación en una o más mesas, mandará repetir la o las anuladas sólo en el caso de que ella o ellas den lugar a una decisión electoral o plebiscitaria diferente. La votación se repetirá sólo en las mesas afectadas”.

4. Qué hacer con Plaza Italia esa noche

El otro momento que inquieta es cuando se comiencen a contar los votos, cosa que estiman podría pasar entre las 21 y las 22 horas. Acá parece que todo dependerá del toque de queda, hasta esta mañana, vigente a contar de las 23:00 y hasta las 05:00 del día siguiente. Porque Interior fija la reja en delito o no delito para actuar de uno u otro modo. “El procedimiento dependerá de la naturaleza de lo que pase”, dicen.

Traducción según Palacio. Si se comienza a colmar plaza Baquedano de manifestantes “que estén legítimamente celebrando, es natural”, en tal caso no se hará nada. Solo cuando se acerque la hora del toque de queda les advertirán (ahí entra el perifoneo) que tienen equis minutos para dispersarse e irse a sus casas. Apenas caiga la hora, se procederá de inmediato a dispersar a la gente, estén haciendo lo que estén. ¿Militares? En Defensa dicen que no, que es labor policial.

“Eso es parte de la parte operativa. No le puedo dar un A, B o C. Pero se aplicará el protocolo que le vengo diciendo: conversar, diálogo, agua, u otro tipo de intervención. Los escenarios son múltiples, no le puedo dar una fórmula, se aplicará el protocolo conforme al despliegue operativo”, dice Quiroz.

Dicho esto, pues entonces queda por ver cómo se va a aplicar todo esto ahora que el gobierno ha decidido retrasar el inicio del toque de queda esa misma noche de las 23.00 hastas las 01:00 del lunes 26. Dos horas más.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.