Daddy Yankee, Maroon 5 y Francisca Valenzuela entran a la órbita del Festival de Viña 2020

viña nuevo

José Luis Rodríguez y Ana Gabriel también han sido contactados por la producción del certamen, que tiene entre sus prioridades la música urbana y el pop femenino.




El pop hecho por mujeres y el género urbano. No hay muchas más vueltas: entre esos dos polos se mueve hace rato la música popular a nivel local e internacional, y así lo demuestran los ránkings radiales, los del streaming, las premiaciones de la industria -de los Grammy estadounidenses a los Pulsar criollos- y los carteles de los festivales, como Lollapalooza y La Cumbre hasta Coachella y Primavera Sound. Viña del Mar no es la excepción y para su parrilla 2020, profundizando en la tónica de sus últimas ediciones y siguiendo su fórmula histórica, esos serán los ejes.

Bajo ese panorama, la próxima versión del festival veraniego, la segunda que realizarán en conjunto Canal 13 y TVN, comienza a definir sus prioridades. Y a los artistas que darán forma a cada una de las seis noches, entre el 23 y el 28 de febrero próximos y nuevamente bajo la conducción de Martín Cárcamo y María Luisa Godoy.

Por ahora, sólo una confirmada: la exitosa cantautora radicada en México Mon Laferte, que regresa a la Quinta Vergara -y a su tierra natal- para revivir el fenómeno que desató en 2017, ahora "consolidada como una artista de reconocimiento mundial", según expresó la alcaldesa de Viña del Mar al anunciar el retorno de la solista.

En cuanto a los otros artistas que completarán la parrilla, el español Alejandro Sanz y el puertorriqueño Ricky Martin siguen en conversaciones para volver al certamen, donde figuran entre sus nombres históricos de las últimas décadas. Pero en las últimas semanas se han ido sumando nuevos grupos y solistas a la órbita festivalera, los que actualmente están en negociaciones con la producción.

Uno de ellos es Daddy Yankee, el soberano absoluto del reggaetón y el responsable de instalar la música urbana en el evento: desde su inolvidable debut en 2006 el género se volvió un imprescindible de cada edición de la cita, en sintonía con su masificación planetaria. A siete años de su último paso por la Quinta Vergara, el "Big Boss" acuerda por estos días su cuarta actuación en Viña.

Una carta segura, capaz de domesticar al Monstruo con un repertorio infalible y de múltiples éxitos, que no ha decaído pese a la irrupción de otras figuras como Bad Bunny y el colombiano J Balvin. Es sí, uno de los detalles que define por estos días el posible regreso del puertorriqueño en febrero tiene que ver con un tema extramusical: la demanda que que una productora local interpuso en su contra -y de su mánager- por resolución de contrato con indemnización de perjuicios, el año pasado, a raíz del cancelado tour que el cantante haría en Chile junto a Luis Fonsi en octubre de 2018.

Daddy Yankee fue notificado de la demanda -interpuesta por la compañía local Empire Digital Entertainment- durante su último show en Santiago, en marzo pasado y en plenos camarines, donde se vivió una incómoda y particular situación. Fuentes ligadas al caso confirman que el proceso judicial sigue en curso y que en los próximos días se realizará una audiencia de conciliación entre ambas partes, la que, de paso, podría determinar el regreso del boricua a la Quinta en 2020.

Otro grupo que durante varios años ha sido sondeado por la producción del Festival -desde los días en que estaba a cargo de Chilevisión- es Maroon 5, y nuevamente su nombre entra al listado de las cartas posibles para Viña 2020. Esta vez, el camino parece más allanado y el conjunto californiano liderado por Adam Levine, de reconocido éxito y amplio arastre local -han llenado tres veces el Movistar Arena-, sellaría su debut en el certamen como la carta anglo de la próxima versión, en caso que las conversaciones entre ambas partes lleguen a buen puerto.

Mujeres y clásicos

"Me encantaría ver más artistas mujeres en el Festival de Viña 2020", publicó en su cuenta de Twitter la alcaldesa Reginato hace algunos días. Y más que un simple deseo desde la Municipalidad, el pedido se ha instalado como uno de los axiomas de Viña 2020, siguiendo la brújula de la industria internacional: hoy es la música femenina la que domina ránkings y premiaciones.

Además de la confirmada Mon Laferte, se han sondeado a otras solistas nacionales para el evento. Y tras la negativa de Paloma Mami, quien optó por rechazar la invitación de los organizadores de la versión 2020 -por motivos de agenda y por considerar que era "demasiado pronto" para su debut en la cita"-, quien corre con ventaja para llegar al Festival es Francisca Valenzuela.

La cantautora, que ya estuvo en la edición 2013 de la cita, llegaría al evento con novedades. Además de haber firmado con la discográfica internacional Sony, que ahora está a cargo de varios aspectos de su carrera, prepara un nuevo disco para los próximos meses, sucesor de Tajo abierto (2014).

Entre las internacionales, otra que suena fuerte para el próximo Festival es la mexicana Ana Gabriel, quien en 2014 demostró que su repertorio sigue siendo infalible entre el público local.

Y siguiendo con los clásicos, otro histórico que ha sido contactado por la producción es el venezolano José Luis "Puma" Rodríguez, quien está de vuelta en las giras luego de ser trasplantado de pulmón. El venezolano demostró su vigencia en el Movistar Arena en agosto, y aunque reconocen que han habido acercamientos, fuentes ligadas a la organización del Festival aclaran que el "Puma" es una posibilidad pero no una prioridad para 2020, frente a las cartas con las que esperan llenar la Quinta cada jornada.

Comenta