La ANFP de Milad: El plan a cumplir del nuevo timonel del fútbol chileno

Pablo Milad y Aníbal Mosa.

El presidente entrante diseñó junto a los 16 clubes que lo respaldaron una serie de puntos que buscará cumplir durante los casi dos años y medios de gestión que le restan. De un nuevo Pinto Durán a contratar un director deportivo nacional. Hoy se junta con Reinaldo Rueda.




Pablo Milad ya se desenvuelve como presidente de la ANFP. Ayer, al menos, durante la tarde estuvo en contacto con varios presidentes del fútbol chileno para agradecer el respaldo que lo llevó a ser el sucesor de Sebastián Moreno, en una alborotada votación que terminó 25 a 23 a su favor. También recibió llamados del bando contrario, en una señal de unidad que hoy por hoy urge en el fútbol chileno.

La pandemia no será impedimento para que Milad asuma sus labores de inmediato. Ya dejó en claro, en su primera conferencia de prensa, que hoy se reunirá con Reinaldo Rueda, el técnico de la Selección: “Cuenta con todo nuestro respaldo”, dijo el curicano. También lo hará con Cecilia Pérez, ministra del deporte, para empezar a avanzar en la misión retorno.

Milad ya trabaja bajo presión. En sus casi dos años y medio que le quedan al mando de la sede de Quilín, el exintendente del Maule buscará poner en marcha el plan que diseñó junto a su directorio y los 16 clubes que lo respaldaron en las urnas. Hoy, sin embargo, todos están invitados a sumarse al ambicioso proyecto que repartió a los diferentes elencos del medio local.

Milad reconoce en ese informe estar enfocado en mejorar la infraestructura deportiva del fútbol chileno. Frente a tal escenario, el timonel buscará modernizar la infraestructura de Quilín y Juan Pinto Durán, tanto en sus canchas como en sus camarines. En un futuro, en caso de encontrar un terreno para mover a la Selección adulta de JPD, se dejará ese centro deportivo para que sirva como lugar de concentración de clubes y selecciones menores.

El recambio de la Roja genera preocupación. Con el objetivo de mejorar el nivel de experiencia internacional de los jugadores del proyección del torneo local, se buscará realizar al menos cuatro partidos amistosos internacionales para la Selección Adulta en la que solo participen jugadores que actúen en Chile. Por otra parte, la selección Sub 23 debe empezar un trabajo sistemático en orden a preparar adecuadamente el equipo para las eliminatorias a París 2024. Se propone que este equipo deba jugar a lo menos 6 partidos y participar en uno o dos torneos internacionales por año.

El torneo nacional, por su parte, no sufrirá grandes cambios. Debe ser fácil de entender para la gente, amigable frente a los hinchas. Los árbitros se realizarán a través de un sorteo público. En el caso de los clásicos y finales se podrá efectuar un sorteo de acuerdo a los 3 mejores lugares del ranking de desempeño local e internacional (FIFA).

Milad prometió realizar gestiones a nivel de Conmebol. En el escrito, el intendente asegura que se debe estudiar la idea de postular a la realización del Mundial Femenino 2027, las Eliminatorias Preolímpicas (Sub 23) París 2024 y el Mundial de Fútbol Playa 2023. Además, buscará que la Conmebol analice la idea de incorporar dentro de sus reglamentos internacionales el fair play financiero para poder lograr un mayor equilibrio entre los clubes competidores de los certámenes.

En relación a la instalaciones de la INAF, el directorio entrante quiere levantar en ese lugar un hotel para el fútbol joven y femenino. En relación a la infraestructura de los clubes, se debe equilibrar en el mediano plazo un proyecto que supervise las condiciones de trabajo y la preparación de todos los clubes. Se le exigirá a cada elenco que pueda, al menos, asegurar canchas de entrenamiento para el primer equipo, para el fútbol joven y femenino. También gimnasio profesional, salas de rehabilitación kinésica y oficinas para transmisión televisiva o radial.

En lo dirigencial, todo préstamo solicitado por los clubes debe ser formulado por escrito y no debe superar los $50 millones, según se establece en los estatutos de la ANFP. Se debe informar al directorio y al consejo de presidentes, teniendo un plazo para devolverla hasta el 31 de diciembre del año solicitado. También se creará una unidad de atención a los clubes para responder a sus solicitudes. A los presidentes salientes se les criticó la poca relación que entablaban con los miembros de la asociación. Se formará una mesa de trabajo, integrada entre 4 a 6 personas elegidas por el consejo de presidentes, para mantener y mejorar la relación que hoy existe con el CDF.

También se creará el cargo de director deportivo nacional, que se enfocará en ser un asesor técnico del directorio en la toma de decisiones que tengan que ver con el desarrollo del plan estratégico para el fútbol chileno con visión a largo plazo. Este último deberá también supervisar el desarrollo de la competencia del fútbol joven, una de las grandes carencias del medio local.

Comenta