Tercera PM
Presenta:

El año en que los niños con discapacidad visual no recibieron sus textos escolares

NiñosWEB Cola
REFERENCIA

Casi 450 alumnos a lo largo de Chile esperaron desde marzo sus textos escolares en Braille o macrotipo que nunca llegaron. Uno de los casos escaló hasta la Corte Suprema. El Mineduc admitió que cometió esta “omisión” por falta de recursos.


“Me ha costado más aprender, porque este año no nos llegaron los libros al colegio”, se lamenta Jorge Álvarez (9), alumno de cuarto básico del Colegio Luis Braille, de La Serena. La ceguera total que Jorge presenta desde los seis años hace obligatorio incorporar a sus clases libros en Braille de matemáticas, lenguaje, historia y geografía y ciencias naturales. Pero este año, los textos que el Ministerio de Educación (Mineduc) enviaba a esta escuela para estudiantes con discapacidad visual nunca llegaron.

Lejos de ser un hecho aislado, el caso de Jorge también se replicó en otros recintos educacionales y afectó a cerca de 450 alumnos en distintos puntos del país. “En marzo de este año se suponía que llegaban los textos escolares, pero la directora en el mes de abril nos informa que no llegaron. Los textos en Braille siempre nos llegan desfasados, pueden llegar en mayo o incluso en junio, pero desde la Seremi de Educación me confirmaron que este año no iban a llegar”, asegura Carmen Gloria Tapia, mamá de Jorge.

La situación de su hijo, sumado a otros nueve casos que afectaron a alumnos con distintas discapacidades visuales de la Región de Coquimbo, llevaron a que Carmen Gloria, en su rol de presidenta de la agrupación Acaluces, que reúne a padres y amigos de personas con discapacidad visual, presentara un recurso de protección en contra del Mineduc, que dirige la ministra Marcela Cubillos.

El caso llegó a la justicia. Y la revisión de los antecedentes llevó a que la Corte de Apelaciones de La Serena dictara su sentencia, ordenando al ministerio “entregar los textos de estudio para el año 2018 a los menores en favor respecto de los cuales se recurre, debidamente adaptados a sus necesidades especiales”, indica el fallo del 26 de octubre.

Pero a pocas semanas del término del año escolar, la entrega de los textos escolares nuevamente se paralizó, debido a que el Mineduc, representado por el Consejo de Defensa del Estado (CDE), se opuso a esta sentencia a través de un recurso de apelación ante la Corte Suprema, para revertir el primer fallo.

“Demanda creciente”

La falta de textos escolares para alumnos con discapacidad visual era un tema conocido en el Ministerio de Educación. Así lo evidencia un informe que la cartera anexó a la causa en tribunales, el cual detalla que 449 estudiantes no pudieron acceder este año a textos escolares en formato Braille o macrotipo (libros con tipografía de mayor tamaño). Según el informe, solo 460 estudiantes pertenecientes a 360 recintos educacionales recibieron 1.731 textos para sus diferentes asignaturas.

“Frente al aumento progresivo de estudiantes con discapacidad visual total o parcial que se integran al sistema escolar, no ha existido un aumento de recursos proporcional a esa demanda creciente”, explicó el Ministerio de Educación en su informe técnico.

El documento elaborado por el Mineduc sostiene que “este ministerio reconoce la omisión que se reclama, por cuanto efectivamente no podemos otorgar total cobertura a las necesidades de todos los alumnos con discapacidad visual, no obstante, no se trata de una decisión arbitraria de esta cartera de Estado, sino que, por el contrario, nuestras condiciones materiales impiden satisfacer toda la cobertura requerida”.

En el presupuesto de 2018, a la cartera de Educación se le asignaron $ 228,4 millones para adquirir textos escolares para alumnos con necesidades educativas especiales. El dinero estaba sujeto a la obligación de que el Mineduc garantizara la entrega de los libros “a más tardar el 30 de abril de 2018”, un deber que aún no se cumple.

De acuerdo con el informe del gobierno, para evitar que la situación se repita en 2019 se requieren solo $ 101 millones adicionales para “dar cobertura a los estudiantes con discapacidad (visual) total o parcial”, los cuales llegarían, según estimaciones del Mineduc, a 920.

Para Giselle Marín, mamá de Alonso Aguilera (11), alumno de quinto básico de una escuela que integra a menores con discapacidad visual, la falta de textos escolares en lenguaje Braille afectó la educación de su hijo: “Como no llegaron los libros, en especial el de matemáticas, tuvimos que pagarle a un profesor particular que enseña a niños ciegos, para que mi hijo no siguiera quedando atrás de sus compañeros. Si se supone que todos los niños son iguales, ¿por qué los niños con discapacidad visual no van a tener la misma educación que los demás? Ellos también tienen derecho a educarse”.

Consultado al respecto, José Palma, jefe de la división de Educación General del Mineduc, respondió por escrito que “el gobierno anterior no consideró los plazos necesarios para realizar los procesos de confección de estos textos, los cuales se demoran, incluso, hasta un año”. Añadió que a diferencia de lo que plantea el informe del Mineduc, 334 estudiantes de primero a cuarto básico no recibieron textos en Braille o macrotipo.

Según Palma, la falta de textos escolares “no se trata de un tema de recursos, sino un tema de tiempo. El proceso de adaptación e impresión de textos escolares en formato Braille o macrotipo para estudiantes ciegos o baja visión, respectivamente, se realiza a través de un convenio que no está disponibles en el mercado”, detalló.

Seguir leyendo