Ignacio Walker: “La DC debe constituirse en un partido de oposición, cualquiera sea el resultado en segunda vuelta”

Ignacio Walker

El expresidente de la DC confiesa que si su partido decide llamar a votar por el candidato de Apruebo Dignidad, como se prevé, "le será muy difícil” votar por Boric. “Yo estaría inclinado a anular mi voto, votar en blanco o abstenerme, pero soy un militante disciplinado”, señala el día después de las elecciones.




El expresidente de la DC Ignacio Walker propondrá que el consejo nacional de su partido convoque a la junta nacional extraordinaria -anunciada ayer por Carmen Frei- dentro de 15 días, para que se “acuerde institucionalmente” la postura que tendrá la Democracia Cristiana ante la opción presidencial de Gabriel Boric en segunda vuelta.

“Hay que esperar que las cosas se decanten y tengan lugar las conversaciones que corresponden. Eso es lo que ha hecho históricamente la DC, incluida la elección presidencial de 1970″, señala el exsenador refiriéndose a esa histórica elección, cuando los votos falangistas fueron claves para ratificar a Salvador Allende como presidente, en el Congreso Pleno.

-¿No es mucho postergar la decisión dos semanas, considerando que las elecciones son dentro de un mes?

-No, porque tenemos que darnos un tiempo para las conversaciones dentro y fuera del partido. En este escenario de polarización entre Boric y Kast, lo que pueda decir y hacer una fuerza política de centro como la DC, resulta particularmente importante.

-¿Cuál será su postura ante la junta nacional?

-Que la DC tiene que apostar a la gobernabilidad (del país), más que al gobierno, y para ello, debe constituirse como un partido de oposición, cualquiera sea el resultado en la segunda vuelta. Y eso por varias razones: en primer lugar, porque no hemos sido, ni seremos invitados a ese gobierno...

-Podría haber un acuerdo unánime en la DC, porque Yasna Provoste, quien representa un sector interno contrario al suyo, dijo ayer lo mismo: “Vamos a ser oposición a su gobierno…”

-Yasna ha dicho lo que corresponde, recoge bien el sentido común de la DC, el partido ha sido ninguneado por el Apruebo Dignidad, que por su programa y por las características de la coalición, no son garantía de gobernabilidad.

-”(...) estaremos muy atentos a sus declaraciones (Boric) en las próximas horas”, señaló también Provoste.

-Por eso, creo que hay que esperar que se decanten los hechos, que se emitan los pronunciamientos del caso... Recordemos que Boric se refirió a Apruebo Dignidad como un bloque de izquierda, sin la participación del centro, y ha dicho con mucha claridad que “la DC es un partido refractario a los cambios”. Entonces, creo que tenemos que dejarlos con mucha libertad para que construyan su gobierno, entre otras cosas, para que después no se nos culpe a nosotros de haber avanzado en una determinada dirección.

-Como sucedió en Bachelet II…

-Ese es un mito urbano. La DC apoyó todos los proyectos de ley durante los cuatro años de su gobierno, a diferencia del PC que votó a favor los que le convenía y en contra lo que no les convenía, como el reajuste del sector público y del salario mínimo, la agenda corta antidelincuencia y la Ley de Educación Superior, por recordar algunos. ¿Y qué costo pagó el PC? Ninguno. Incluso en su 15° Congreso de 2015 discutió si seguía en el gobierno tras el cambio de gabinete de Bachelet en que entraron (Jorge) Burgos y (Rodrigo) Valdés. Ahí están los hechos, lo demás son opiniones.

Ignacio Walker

“No puede haber libertad de acción”

Walker continúa dando las razones de por qué la DC debe ser un partido opositor en el próximo periodo presidencial...

-La segunda razón es porque me hace mucha fuerza lo que dijo Paula Narváez, cuando el Frente Amplio y el PC le dieron un portazo a ella, al PS, al PPD y a Nuevo Trato. “El PC y el FA no son garantía de gobernabilidad”, dijo ella en esa oportunidad. Mi tercera razón es que con una Convención Constituyente como la que tenemos, que es muy de izquierda, sumar un gobierno de izquierda y una no despreciable representación parlamentaria de izquierda, se romperán los equilibrios políticos que deben existir en un país. Y por último, porque ¿qué significa una participación de la DC en un gobierno de Boric? ¿Que vamos a pelear un ministerio, dos subsecretarías, un par de delegaciones regionales y algunas seremías? O sea, también hay un problema de dignidad.

-¿No cree que la alta votación obtenida por Kast pudiera producir un efecto aglutinador en la DC y en la centroizquierda?

-La única razón que pudiera esgrimir la DC para darle los votos a Boric en segunda vuelta, es para detener a Kast. Yo, por cierto, descarto, bajo cualquier punto de vista cualquier atisbo de apertura hacia esa candidatura. Por eso mismo, no puede haber libertad de acción, porque eso significaría que alguien legítimamente pudiera apoyar a Kast.

-¿Qué hará si finalmente su partido acuerda votar por Boric?

-Se me hace muy difícil votar por Gabriel Boric. No por él, porque creo que es la mejor carta que pudo haber tenido el Frente Amplio. Es por las características de su coalición, con una fuerte hegemonía de una izquierda radical, especialmente del Partido Comunista. Se me hace muy difícil por su programa de gobierno, que para mí es un camino hacia la mediocridad, sin una estructura de incentivos en términos de ahorro, de inversión, de crecimiento y medidas que provocarán una espiral de inflación, déficit fiscal y deuda pública. Me preocupa, además, la relación que él ha tenido con su propio partido (Convergencia Social) que le quitó el piso cuando firmó el Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución el 15 de noviembre del 2019. Por todo eso, yo más bien estaría inclinado a anular mi voto, votar en blanco o abstenerme, pero soy un militante disciplinado. Ahora si aquello ocurre (que la DC llame a votar por Boric), lo menos que pudiéramos hacer como partido, es construir un pacto de gobernabilidad desde la oposición.

-¿En qué consistiría ese pacto de gobernabilidad?

-Tres puntos: valor universal de los derechos humanos, valor intrínseco de la democracia, especialmente del Estado de derecho, y rechazo claro y categórico a la violencia en cualquiera de sus formas.

“No se debiera descartar que el PS eventualmente ingrese al gobierno de Boric”

-¿Qué decisión cree que adoptará el PS y el resto de los partidos de Nuevo Pacto Social?

-El PS tendrá que tomar su propia decisión, espero que en el curso de esta semana. Ahora, todos sabemos que Boric, en varias oportunidades, ha manifestado una actitud de apertura a la incorporación del PS a su gobierno. Por ello, no se debiera descartar que el Partido Socialista no solo vote por Boric, sino que eventualmente ingrese a su gobierno, y eso evidentemente significaría un virtual quiebre en la centroizquierda, en la medida que el PS estaría en el gobierno y la DC en la oposición. No sabemos lo que ocurriría con el PPD y Nuevo Trato.

-A su juicio, ¿se acerca el fin de la alianza DC-PS?

-Si nosotros mismos no hemos sido capaces de defender nuestra obra, nuestro legado, evidentemente que eso ha afectado la cohesión interna al interior de la centroizquierda. Estoy seguro que el mejor servicio que la DC puede hacer al país es contribuir a renovar el centro político y la centroizquierda para restablecer los equilibrios, y eso sólo es posible hacerlo desde la oposición. No veo ninguna posibilidad de hacer aquello desde el gobierno, especialmente porque sería un gobierno completamente hegemonizado por el PC y el FA, a diferencia del gobierno de la Nueva Mayoría en que la realidad era completamente distinta. Entonces al final, a mi juicio, todos los caminos conducen a Roma: la DC debiera constituirse en un partido de oposición cualquiera sea el resultado en segunda vuelta.

-En un escenario en que el PS se integre a un eventual gobierno de Boric, ¿quién tendría la culpa del quiebre del eje DC-PS?

-Cada uno tendrá que asumir sus responsabilidades. Yo digo que la centroizquierda se ha ido transformando en un casillero vacío, porque de un tiempo a esta parte, mucha de nuestra gente, de nuestros dirigentes, de nuestros partidos, empezaron a desconocer y a renegar la gran obra de los gobiernos de la Concertación. Pero ese espacio existe y deber ser recuperado.

-¿Cómo hacerlo?

-Con liderazgo. Y eso no se puede hacer desde el gobierno.

¿Y lo ve factible ahora?

-¿Por qué no? Yo he dicho que hay que construir una alianza política de centroizquierda, que vaya desde el laguismo hasta Evopoli, que sea la convergencia de tres familias: socialismo democrático, Democracia Cristiana y social liberalismo. En la medida en que se polariza el país y los extremos se apoderan del escenario político, como sucederá con esta confrontación entre Kast y Boric, cada vez será más necesario tener un centro político y renovar una oferta de centroizquierda sin nostalgia del pasado y en la doble dirección de la democracia y el desarrollo.

-Algunos dirigentes, entre ellos el diputado Gabriel Silber, han hablado de refundación de la DC.

-No creo en las refundaciones, creo en el cambio gradual, en el reformismo, y por lo tanto, lo que hay que hacer, con mucha racionalidad, es ver cómo reponer un equilibrio político fundamental en este escenario de polarización.

-A su juicio, ¿por qué Provoste no logró motivar al centro?

-Es un análisis que tenemos que hacer en su momento y ver que falló. Sólo le recuerdo que lo que catapultó el liderazgo de Yasna Provoste fue cuando, en su calidad de presidenta del Senado, tendió un puente hacia el gobierno planteando los “mínimos comunes”. Eso es lo que la gente exactamente quería y reclamaba. Ese fue el inicio de su candidatura presidencial y de esta coalición que creó tiene un espacio político en la centroizquierda, que existe, que es real.

FILE PHOTO: Chilean Presidential candidate Yasna Provoste from center left-wing 'Nuevo Pacto Social' (New Social Pact) coalition takes part in a live televised debate, in Santiago, Chile, November 15, 2021. Chileans go to the polls in the first round of presidential elections on November 21, 2021. Esteban Felix /Pool via REUTERS/File Photo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.