La carrera presidencial se congeló: ¿Quién gana y pierde con el nuevo escenario?

Expertos sostienen que el estallido social y la pandemia afectó una campaña que ya se había iniciado y que ahora los temas centrales que se abordarán serán otros, entre ellos, la economía. En esta línea, las figuras opositoras han sido las más afectadas, entre ellos, algunos como Máximo Pacheco, Óscar Landerretche o Beatriz Sánchez.


Una carrera presidencial excepcional y más corta que nunca. Esa es la conclusión que arrojan distintos analistas y expertos electorales respecto de los efectos que tendrá la pandemia del coronavirus en la competencia por La Moneda y en las figuras que, previo incluso al estallido social del 18 de octubre, habían manifestado su intención de ser los candidatos presidenciales.

Cerca de una veintena de dirigentes y parlamentarios, como Ricardo Lagos Weber (PPD), Felipe Harboe (PPD), Heraldo Muñoz (PPD), Ximena Rincón (DC), Carlos Maldonado (PR), Máximo Pacheco (PS), Óscar Landerretche (PS), Beatriz Sánchez (Frente Amplio), Daniel Jadue (PC), Francisco Chahuán (RN), Andrés Allamand (RN), Felipe Kast (Evópoli), José Antonio Kast (Partido Republicano), Joaquín Lavín (UDI) y Cathy Barriga (UDI); eran algunas de las figuras que sonaban como posibles cartas presidenciales.

Sin embargo, debido al nuevo contexto sanitario y económico, tanto sus intenciones como la propia carrera han quedado “congeladas” y se ha detenido por cerca de seis meses una incipiente pre-elección que, a juicio de distintos analistas, ya estaba desplegada.

“Ambos fenómenos continuados, el movimiento social y el arribo de la pandemia, congelaron completamente la carrera presidencial. La ridiculizaron e hicieron imposible la expresión de una ambición presidencial, las acciones con perspectiva presidencial y la conversación sobre presidenciables”, comenta el diputado independiente, Pepe Auth.

De hecho, según recuerda el parlamentario, durante los últimos gobiernos, para esta fecha ya estaba desplegado el mapa presidencial y, ya existía claridad de los nombres que liderarían a cada sector hacia La Moneda. Sin embargo, para la elección del 2021, este no será el caso.

Sumado al fenómeno social de octubre y la crisis sanitaria, además se corrieron las fechas de las elecciones municipales, comicios que usualmente han sido un “termómetro” de la presidencial y han dado el paso a que esa carrera tome más fuerza. Ahora, con solo cerca de 6 meses de diferencia entre ambos eventos -entre el 11 de abril para la elección de alcaldes y concejales y el 21 de noviembre en el caso del Presidente de la República- el tiempo de “campaña” se ha reducido.

Asimismo, en la encuesta Cadem del 13 de abril quedó reflejada otra “excepcionalidad”. Ante la pregunta, con respuesta espontánea, sobre “¿Quién le gustaría a Ud. que fuera la o el próximo presidente/a de Chile?” Un 64% dice no saber o no responde. Esta cifra aumenta cuando la pregunta es: ¿Quién cree Ud. que será la o el próximo presidente/a de Chile? Ahí quienes no saben o no responden llega al 66%. Una cuestión, que los expertos coinciden, es inédita a 20 meses de la elección.

Las efectos en las figuras

Todo esto, dicen, ha afectado a todas las figuras que se habían hecho disponibles, especialmente a los emergentes, como el exministro de Energía, Máximo Pacheco y al expresidente de Codelco, Óscar Landerretche. Asimismo, otros personeros, como la excandidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez o el senador de Evópoli, Felipe Kast, a juicio de los analistas, también han sufrido una baja. Otros, en tanto, como los alcaldes Joaquín Lavín y Daniel Jadue, han ido al alza.

“Yo veo que Joaquín Lavín sigue siendo el candidato con mayor intención de voto. Antes, cuando estábamos en medio de la crisis de octubre, Beatriz Sánchez era la candidata con mayor intención de voto y en alguna parte entre octubre y enero, Lavín la pasa”, sostiene el cientista político, Kenneth Bunker, quien, en todo caso, agregó que, si bien Sánchez ha estado “ausente”, sigue estando en el segundo lugar de las preferencias.

En esa misma línea, el académico agregó que, otros personajes, como José Antonio Kast, se han “mantenido estables, pero con la flecha hacia abajo”.

“En situaciones de crisis gobierna quien decide. Desde ese punto de vista el rol de los presidentes toman el control de las decisiones y, por lo tanto, de la agenda, acaparando todos los espacios (...). En ese contexto la oposición o liderazgos vinculados a estas no son vistos por la ciudadanía como actores con capacidad para decidir políticas públicas para enfrentar problemas”, asegura el académico de la Universidad Central, Marco Moreno.

Y agrega: “En el actual contexto de la pandemia el único que lo puede hacer es el gobierno. Ni Pacheco ni Landerretche, Ossandón o Lavín no pueden ni planificar ni decidir”.

Además, Moreno recalca que los temas centrales que se tomarán el debate serán distintos a los que se pensaban hace seis meses atrás y debido a ello las figuras presidenciales que sepan enfrentar estás problemáticas de mejor manera tendrán ventaja. “La preocupación de la gente por la economía, el (des)empleo y la salud concentrarán su atención. La carrera presidencial será mucho más corta y estará marcada por cómo enfrentar la pandemia económica”, sentencia.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El objetivo de Metatool es investigar cómo el cerebro humano consiguió imaginar objetos para resolver problemas y traspasar esa información a los robots para mejorar sus habilidades.