La salida de Rueda se vuelve una partida de póker y Van Gaal se ofrece a la Roja

La fuga del seleccionador se vuelve culebrón: Colombia no quiere pagar indemnización, Chile trata de sacar tajada y el técnico estira el tiempo. Mientras, los currículos para la sucesión siguen llegando a la ANFP.




Una partida de póker. En eso se ha transformado la discusión respecto de la salida de Reinaldo Rueda de la banca de la Selección. La partida del caleño se da por hecha, pero no se concreta. Y mientras, los currículos de los aspirantes a asumir el banquillo de la Roja se agolpan en el correo de la ANFP. Louis van Gaal, el cotizado y veterando entrenador holandés (69 años) se ha ofrecido. Eso asegura en voz alta Quilín.

El presidente de la ANFP juega sus cartas y le exige al estratega una definición pronta definición el entrenador de la Roja. “Por respeto al profesor Rueda no hemos iniciado negociaciones conversaciones con ningún otro técnico, debido a que el profe tiene que definir su futuro lo antes posible y nosotros queremos que esto ocurra ojalá antes de Navidad para ver si contamos con él o buscamos un reemplazante”, declara el timonel del fútbol chileno en el marco del lanzamiento del proyecto del nuevo Juan Pinto Durán en Cerro Chena.

La federación colombiana, que preside Ramón Jesurún, no quiere pagar por la salida. Prefiere que entre Rueda y la ANFP definan una salida lo más armónica y conveniente posible. Sostiene que no tiene el dinero para pagar el US$ 1 millón que accederían a recibir a Quilín, menos de la mitad de la cláusla de salida original para el estratega, que está avaluada en US$ 2,3 millones. Lo quiere gratis, idealmente, o al costo más bajo posible. Incluso con el millón de dólares en las manos, la postura de la federación colombiana sería negociar. Saben que su par chilena no quiere a Rueda y, por lo demás, deben liberar recursos para afrontar el cuantioso sueldo del técnico: US$ 2,5 millones anuales.

La ANFP, en tanto, juega con un as a favor. Sabe que en Colombia dan por hecho el retorno del técnico a la banca que ocupó entre 2004 y 2006 y que un eventual fracaso en las negociaciones dejaría en mal pie a Jesurún y su mesa directiva. Y, por otro lado, también tienen la certeza de que desde el propio círculo de Rueda se ha filtrado el acuerdo para volver a su país natal. “Si lo quieren, tienen que pagar”, es la consigna que más se ha repetido en la sede de Peñalolén. Al margen de la aspiración deportiva de darle un vuelco a la situación deportiva de la Roja, también existe un fuerte componente económico: las arcas del fútbol chileno están débiles. De hecho, se le tuvo que pedir un crédito Covid a la FIFA, por US$ 5 millones, para generar algo de caja. Se asume que el reemplazante de Rueda tiene que ser un técnico que cobre menos que el colombiano. Si bien existe disposición para negociar, está la certeza de que al entrenador no se le permitirá irse sin costo.

Rueda, en tanto, se ha encargado de transmitir su deseo de partir. Incluso apelando a situaciones personales, como la incomodidad de su esposa por el extenso confinamiento al que ha debido someterse. Tampoco le gustó que la ANFP negociara con el español Francis Cagigao para transformarlo en el director deportivo nacional, un cargo que lo pondría encima suyo. El técnico, por cierto, tampoco está dispuesto a resignar sus intereses económicos: cuando la ANFP le planteó la idea de romper la relación, exigió la totalidad de la cláusula. Y una desvinculación unilateral de su parte lo pondría en el escenario opuesto, tener que pagarla. Solo el compromiso de un año de inactividad lo libraría de la obligación. Claramente, no es el caso.

Van Gaal se ofrece

En el intertanto, a Quilín siguen llegando currículos. Ni bien trascendieron las negociaciones entre Rueda y Colombia, más de cincuenta estrategas han hecho llegar sus antecedentes. La ANFP definió un perfil para el sucesor del colombiano. Que sea joven, que tenga hambre de triunfo y, sobre todo, que sea más barato que Rei, son algunas de las características que se tiraron sobre la mesa. El plan es pagarle no más allá de US$ 1,5 millones anuales al nuevo seleccionador.

A las carpetas de antecedentes que ya habían llegado, se sumó en las últimas horas un nombre rimbombante a nivel mundial: Louis van Gaal. En la ANFP admiten que el nombre del holandés, quien dirigió al Ajax, el Barcelona, el AZ Alkmaar el Bayern Múnich y al Manchester United, además de la selección de su país, fue acercado por un agente autorizado por el estratega. “Me llamó un representante para ofrecerme a ese técnico. Me llegó ese currículum”, afirma el director Jorge Yungue. Si bien el nombre de Van Gaal seduce, por su trayectoria, su avanzada edad (69) se contrapone con el perfil que se ha definido inicialmente. En ese contexto, Yungue espera que el arribo de Cagigao constituya una asesoría clave. “Él tiene las competencias técnicas para ayudarnos a tomar la mejor decisión”, consigna.

Van Gaal, en tanto, mostró interés por dirigir a la Roja a quienes comisionó para ofrecerlo. La traba es económica, pues el costo de su llegada sería similar a los ingresos que hoy tiene Rueda y que la ANFP pretende recortar.

Por el momento, en todo caso, la postura es esperar la resolución de Rueda. “De momento no tenemos ninguna renuncia de parte de Reinaldo Rueda. Todo indica que se irá a Colombia, pero no nos ha dicho nada. Sigue siendo el técnico de la selección chilena. Por lo tanto, no vamos a conversar ni entrevistar a nadie”, sentencia Yungue. Las cartas siguen sin destaparse.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.