La trastienda de la batalla judicial de Kudai, la banda que hoy busca un nuevo nombre

Pablo Holman, integrante del cuarteto, explica las implicancias del fallo de la justicia que le impedirá al grupo usar su nombre en Chile y le dio la marca a su exmánager. "Siempre en las bandas han existido personas que se aprovechan para hacer sus malos manejos", comenta el músico antes de entrar a grabar nuevo material con el conjunto.




Para los integrantes de Kudai, los baches que puedan haber surgido en sus 20 años de carrera son una oportunidad de fortalecerse como grupo. No han sido pocos. Más allá del éxito internacional, la popularidad alcanzada en los últimos años de videomúsica de la cadena MTV y los premios y discos de platino recibidos en Chile y México a comienzos de siglo, el cuarteto también ha debido lidiar con los costos de la fama a temprana edad, el desgaste de las giras y con quiebres y acercamientos, para terminar nuevamente reunidos desde 2016, luego de seis años en proyectos paralelos. En el camino, también han aparecido golpes bajos y aprovechamientos de terceros.

Eso último es lo que dicen estar viviendo hoy los integrantes de uno de los grupos de pop más exitosos del país en los últimos años, luego que se conociera el proceso judicial que hace tres años enfrenta a Pablo Holman, Nicole Natalino, Bárbara Sepúlveda y Tomás Manzi -los cuatro miembros originales de la banda- contra Pablo Vega, ex mánager del conjunto y uno de los principales responsables de su éxito inicial y despegue continental.

Después de tres años enfrentados con Vega por el uso del nombre del grupo, el cuarteto sufrió un revés judicial irreversible, luego que la Corte Suprema rechazara días atrás un recurso de casación interpuesto por el grupo, confirmando un fallo anterior del Tribunal de Propiedad Industrial y permitiendo así al exmánager inscribir a su nombre la marca Kudai.

"La Corte Suprema falló a favor de una persona que no ha sido parte del proyecto hace más de diez años, siendo nosotros quienes hace cinco años hicimos el regreso de la banda", comenta a La Tercera PM Pablo Holman, desde México, donde vive hace algunos años. "Si bien respetamos el fallo, la única restricción que esto genera es en el uso del nombre de Kudai en nuestro propio país, lo que obviamente nos confunde y nos pone a pensar en varias cosas. Si bien nos parece extraño, no hay nada que se pueda hacer en este punto".

Pablo Holman, integrante de Kudai.

En lo inmediato, el cuarteto no podrá usar más la marca Kudai en Chile y por estos días se coordina a distancia -los otros tres integrantes viven en Chile- para crear otro nombre, con el que entrarán a grabar al estudio nuevo material en los próximos días. Comentan que están buscando en sus propios orígenes como grupo para dar con una nueva identidad artística. La idea es seguir trabajando en nueva música, en medio de la celebración de sus 20 años y tras lanzar una nueva versión de Sin despertar, uno de sus primeros éxitos, que hoy tiene más de 6 millones de reproducciones en Youtube.

"Afortunadamente tenemos el cariño y el respeto de la gente que nos ha seguido. Tal vez no podamos usar en un concierto o en un flyer el nombre de Kudai, o en alguna aparición televisiva, pero nada que nos complique ya que con un seudónimo y el trabajo hecho en todos estos años, eso permite que cuando vean una foto puedan decir 'ah, eso es Kudai'. Entonces vamos a ver cómo jugamos con eso", explica Holman, quien asegura que la restricción no afectará sus derechos autorales ni el uso de su propia música.

"Kudai es una empresa hecha y derecha, una banda internacional también, entonces esto realmente a lo que único que afecta es al uso del nombre en nuestro país. Todo lo que tiene ver con canciones, música, está cubierto gracias al apoyo de nuestra productora y nuestra casa disquera. Nos consideramos un equipo de trabajo ordenado, limpio y cualquier cambio que hagamos va a estar apoyado por la oficina de México. Aquí la música no es el tema", afirma.

Sobre los motivos detrás de las gestiones de Vega para quedarse con la marca, así como las razones que motivaron el fallo de la justicia, Holman dice no entenderlas y aclara que no existe relación con Vega -ni personal ni profesional-. hace diez años. "Nosotros tenemos todo en nuestro poder, los términos de contrato, todo desde ese tiempo. La pregunta es por qué alguien que está vetado en Chile, por distintos problemas que tuvo en su vida personal que yo desconozco, por qué tiene injerencia desde México. Entiendo que ahora vive acá, yo no tengo contacto con él desde hace más de diez años", comenta.

Los problemas entre ambas partes se arrastran desde hace más de una década. En 2007, luego de abandonar el grupo en medio de una gira por el extranjero, Nicole Natalino entabló una demanda contra el entonces mánager por "apropiación indebida". Tres años después vino el quiebre del conjunto, donde Vega, en diversos documentos, habría dejado amarrados algunos derechos de uso de imagen de Kudai que le dieron la razón finalmente en la justicia chilena. Eso descubrieron los músicos hace pocos años, tras reunirse e intentar ordenar sus papeles y derechos en Chile.

"Desde 2010, cuando la banda se separa, no había habido ninguna aparición de este personaje hasta este momento. Y nosotros como banda, al momento de querer registrar nuestro nombre en Chile, la corte nos dice 'oigan, hay otra persona que está peleando esto'. Y al final el juicio va en favor de esta persona", cuenta Holman.

"En su momento, por supuesto veíamos los temas contractuales y legales con muchas personas. Afortunadamente, pese a que éramos chicos, jamas nos quedamos con la espinita de firmar algo sin verlo, siempre nos respaldamos y hasta ese momento jamás vimos nada que se saliera de lo común. Pero lo que pasó ahora no tiene nada que ver con que algo no se hizo bien. Creo que había pruebas de ambos lados y se dio algo ilógico. Nosotros estamos activos de nuevo hace cuatro años, tenemos fotos, conciertos, contratos discográficos, y una persona que no tiene nada de eso y que está sentada en su casa, se lo dan a él", agrega.

¿Hubo algo que faltó por hacer en 2010 de parte de ustedes que ahora permite esto? ¿Algo que su exmánager aprovechó para que la justicia le diera la razón?

Quién sabe la cantidad de cosas que habrá hecho en su momento este personaje antes de irse a México, las cosas que dejó amarradas y que no pudimos ver, porque es una persona turbia. Entonces, finalmente, tal vez desde el desconocimiento, quien sabe qué habrá dejado en una caja que no puede tocar nadie, para que justo en este momento el pudiera desempolvarlo solo para joder a los chicos con el nombre en Chile. Finalmente vivimos en un planeta en que las injusticias se dan, las personas son malas a veces y nosotros como banda tratamos de mantenernos verdaderos en todo momento. Tenemos que jugar con lo que tenemos y si este es el caso de hoy, nos acomodaremos.

¿Las cosas extrañas que notaron hace diez años en el manejo de Pablo Vega influyeron en el quiebre del grupo?

Es un tema bien largo. Hay un momento en que la banda estaba llegando a un cansancio general, llevábamos demasiados años juntos, empezamos a notar que la rutina se veía envuelta por diferentes cosas. Había cosas que no nos hacían lógica, del estilo de vida tal vez de esta persona, o de momentos en que sentíamos que estábamos haciendo demasiadas cosas y la remuneración del trabajo era poco. Tuvimos que verlo desde afuera y ver que quizás había cosas raras en términos de platas, conciertos, acuerdos. Y hay un par de personas ahí que nos ayudaron a darnos cuenta. Cuando eres un artista internacional y literal no tienes vida, las personas que quieren aprovecharse de uno usan esas instancias para hacer sus malos manejos mientras tú estás sobre el escenario. Es algo que le ha pasado a millones de bandas a lo largo de la historia. Siempre ha existido alguien que quiere sacar provecho de estas situaciones y este es un claro ejemplo.

Comenta