De Urresti en jaque: sus chances para presidir el PS se complican tras irrupción de Vodanovic

Alfonso de Urresti, Camilo Escalona y Paulina Vodanovic.

Aunque la contienda sigue abierta, la primera mayoría que obtuvo la abogada y la alta votación de su sector (el Tercerismo) golpearon al favoritismo que tenía el senador por Valdivia para liderar al Partido Socialista. El tercero en carrera es Camilo Escalona, quien si llega a pactar con Vodanovic, entre ambos podrían lograr el control partidario.




Los resultados definitivos de las pasadas elecciones del Partido Socialista, realizadas el 15 de mayo, ratificaron a una sorpresiva “ganadora”: la abogada y exsubsecretaria de FF.AA., Paulina Vodanovic.

Si bien el sistema de elección del PS es indirecto (los militantes votan para elegir a los 110 miembros de su comité central, que luego se constituye para elegir a los 10 cupos de la directiva), los 2.520 votos que logró Vodanovic, integrante de la facción del “Tercerismo”, la transformaron en una candidata natural para presidir el partido.

Por su parte, el exsenador y expresidente socialista Camilo Escalona -líder del sector de la “Nueva Izquierda”- salió segundo, con 2.002 respaldos, ratificando que aún mantiene una fuerte ascendencia interna.

En tanto, en tercer lugar, quedó el actual senador por Valdivia y abanderado del grupo “Las Grandes Alamedas”, Alfonso De Urresti, quien -hasta el domingo 14 de mayo- era el favorito para quedarse con la presidencia del partido.

A favor de De Urresti jugaba la configuración de una lista unitaria, integrada por los principales “lotes” partidarios y que incluía a Vodanovic y Escalona. A ello se sumaba el apoyo que le había brindado la mayoría de los parlamentarios y la actual directiva que preside en forma interina, Andrés Santander (Grandes Alamedas), luego de que el senador y actual titular del Senado, Álvaro Elizalde (Tercerismo), dejara el cargo.

Para algunos dirigentes, la lista unitaria, que obtuvo más del 75% de los respaldos en la interna, estaba diseñada para que De Urresti se alzara como nuevo timonel socialista, en vista de que era uno de los pocos líderes de la nómina que tenía un cargo parlamentario. Ese factor es defendido por los simpatizantes del senador por Valdivia como una supuesta ventaja sobre Vodanovic y Escalona, cuando hipotéticamente se requiera alinear a los legisladores socialistas.

Incluso algunos en el partido señalan que De Urresti contaba con las simpatías de la actual directiva socialista, a modo de retribución, luego de que declinara su interés por presidir el Senado en favor de Elizalde. Esa versión, en todo caso, es negada por cercanos al actual titular de la Cámara Alta, quien en lo personal estaría apoyando a la exsubsecretaria.

Además, tras las elecciones, Vodanovic se ha encargado de remarcar que pretende presidir el partido dada su votación. “Esta no es una aspiración personal, es un trabajo colectivo. Tengo el deber de representar esa mayoría de las bases. Por eso, mi interés en la presidencia y espero que cada uno de los miembros de la futura mesa asuma roles importantes”, remarcó este lunes a La Tercera.

A favor de ella juega la alta votación que obtuvo también su sector, el “Tercerismo”, que la está apoyando en la carrera para la jefatura partidaria. Ese resultado es incluso más importante que la votación personal de la exsubsecretaria. Ser mujer y haber sido directora ejecutiva de la Fundación Horizonte Ciudadano, creada por la expresidenta Michelle Bachelet, también son elementos que le han granjeado adhesiones.

Dos dirigentes socialistas coinciden en que si Escalona llega a un acuerdo con Vodanovic, entre ambos podrían lograr la mayoría del comité central al sumar más de 56 miembros. Con ello, perfectamente podrían repartirse los principales cargos de la mesa: la presidencia y la secretaría general. De hecho, en el Tercerismo remarcan que la abogada al menos debiese estar en uno de esos dos puestos.

Si bien el factor de no ser parlamentaria se ha vuelto a mencionar en las tratativas iniciales, algunos militantes recalcan que en la votación de Vodanovic y de Escalona, quien tampoco es legislador, hay una clara preferencia de la militancia por personas que hoy no están en el Congreso.

Además, hay otras variables que complican aún más la eventual llegada de De Urresti a la presidencia. La disidencia socialista se divide entre apoyar a Escalona o Vodanovic. A pesar de que obtuvieron un resultado bajo y no son más de 10 votos en el comité central, los disidentes podrían desequilibrar una votación estrecha.

Adicionalmente, en el caso hipotético de que Escalona lograse un acuerdo con De Urresti y otros lotes, tendría un alto costo político dejar a Vodanovic fuera de la conducción partidaria y relegada a una vicepresidencia.

Por otro lado, si se lograse una alianza entre De Urresti y Vodanovic, sería Escalona -cuyo sector también estuvo entre los más votados- el que saldría perjudicado al ser destinado a un puesto de tercer orden.

En el sector de “Grandes Alamedas” creen que la votación de Vodanovic no representa realmente una adhesión a su nombre, dada la distorsión que se genera por el doble voto (los militantes escogen a un hombre y a una mujer) y lamentan que ella ponga presión a través de los medios -instalándose como ya triunfadora- para tratar de presidir la colectividad. En particular, las declaraciones de Vodanovic en The Clinic, donde descartó una tercera vía para modificar la Constitución en un caso del triunfo del Rechazo, fueron mal recibidas por los legisladores. “No advierto posibilidad de que se hagan los cambios a una nueva Constitución en el Congreso que tenemos hoy en día”, dijo.

A juicio de Escalona, las negociaciones recién comienzan. “Tenemos que dialogar. Teniendo a la vista la lista definitiva que salga probablemente hoy, se tiene que establecer un diálogo teniendo presente los resultados, teniendo en cuenta la representatividad de todos los sectores. Ha sido un proceso más tranquilo que el de la vez anterior, no hay que crear un clima que no es verídico. Los resultados indican claramente una representatividad, he tenido un resultado formidable y no es mi ánimo abrir una guerra interna en el partido, pero espero que se respeten los resultados”.

Por su parte, De Urresti añade que “estamos esperando que se constituyan todos los integrantes para darle legítima representación a todos según nuestro estatuto, a todos los integrantes de Arica a Punta Arenas. Estamos esperando eso, estamos contentos con el proceso y esperamos tener la mejor conducción para el período”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.