Massú y González también mandan trabajadores al seguro de cesantía

González-Massu

Fernando González y Nicolás Massú han enviado a trabajadores de sus empresas al seguro de cesantía.

Como en el fútbol, otros deportes se han visto afectados por la pandemia de coronavirus. Las academias de la dupla dorada, por semanas cerradas, figuran en el listado oficial de empresas que suspendieron contrato a empleados por la ley de protección al empleo.




“Es súper complicado. Los trabajadores tienen sus deudas, compromisos, así que conversamos con toda la gente antes de tomar la decisión, darles consejos más que nada, para que puedan llegar a fin de mes”. Lo dice Manuel Massú, padre de Nicolás, y que es quien ve la parte administrativa de la academia de tenis en la Ciudad Deportiva de Iván Zamorano. Una más de las agrupaciones deportivas que figuran en el listado oficial de empresas que suspendieron contrato a sus trabajadores por la ley de protección al empleo.

El caso de la escuela de tenis del viñamarino, que tuvo que dejar en el AFC a cinco funcionarios, se replica también en muchas otras instituciones deportivas, como la Escuela Deportiva Fernando González, que tuvo que enviar al seguro a cuatro personas. Las instituciones aparecen en la larga lista publicada por la Dirección del Trabajo, donde destacan también muchos clubes de fútbol.

Nicolas Massú en su academia en una imagen de archivo/AGENCIAUNO

En el caso de la academia Massú, la decisión se tomó después de varias semanas de mantener el club clausurado. De hecho, se pagó íntegramente el arriendo en marzo, pese a que cerró el domingo 15, y ya en abril los números se pusieron complicados. “Son cinco personas que quedaron dentro del seguro. Nosotros presentamos más al AFC, pero no nos aceptaron a los profesores que tenían contratos por horas, exigían un mínimo. Solo nos aceptaron a aquellos con contrato completo”, agrega Manuel Massú.

En la lista hay profesores, aunque no el de Jorge Aguilar, quien trabaja de manera independiente en las mismas instalaciones.

En el caso de la academia de Fernando González, al principio se pagaron los sueldos íntegramente, pero el club tuvo que cerrar el 19 de marzo y ya en abril pasaron a los cuatro colaboradores al seguro. Nadie de la academia quiso participar de este reportaje, pero trabajadores del club señalan que el extenista se ha portado muy bien con ellos, siempre preocupado de cómo pasan las cosas, pese a que Feña está muy concentrado por estos días en su primer hijo.

Desde la cúpula de la institución señalan que no se referirán mucho al tema y que están esta misma semana resolviendo qué se va a hacer en el corto plazo, pues su idea es regresar lo antes posible a la actividad. Es que tanto la academia de Massú como la de González están haciendo las gestiones para volver a atender, manteniendo todas las recomendaciones que propuso la ITF, como no jugar dobles, saludarse ni usar camarines.

Fernando González juega un amistoso en su Escuela de Tenis, en una imagen de archivo/AGENCIAUNO

“Ayer jueves mismo Stefano (hermano de Nicolás) tuvo una reunión en la Municipalidad de Las Condes. Les señalamos que muchos clubes de tenis o padel en otras comunas están atendiendo, tuvimos una buena recepción”, agrega Manuel Massú.

Del mundo del tenis también se acogieron a la ley el Club Tobalaba, con seis colaboradores, y la Corporación de Tenis Estadio Nacional, con 10.

Hoyo 18 de Las Brisas de Chicureo.

También los profesores de golf han tenido que quedarse en casa, recibiendo el porcentaje de sueldo que entrega el AFC. Aparecen en la lista Hacienda Santa Martina, con 37 trabajadores; Club de Golf Mapocho, con 17; y Las Brisas de Chicureo, con 26.

De esta última institución, su presidente, Alfredo Arce, comenta que “de los 110 trabajadores dejamos a 26 en un principio en el seguro, los que no estaban viniendo. Pero a otro grupo importante les dimos otras funciones y los estamos sacando del seguro de a poco”.

Uno de los afectados es el profesor Víctor Pincheira, quien sopesa: “Por ahora el impacto no es grande, pero en dos meses más no sé si opinaría lo mismo”.

Comenta