Ni movilización total de tropas ni declaración formal de guerra a Ucrania: las claves del esperado discurso de Putin en el Día de la Victoria

El Presidente ruso, Vladimir Putin, asiste a una ceremonia de colocación de una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido después del desfile militar que marca el 77 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, en Moscú. Foto: AP

Sin hacer "grandes anuncios", el Presidente ruso justificó la invasión como la “única decisión posible para un país fuerte e independiente” y comparó a los soldados rusos que combaten en el Donbás con los de la Segunda Guerra Mundial.




Envuelto en una retórica belicista sin hablar de la situación sobre el terreno y comparando a los soldados que combaten en el Donbás con los de la Segunda Guerra Mundial, el Presidente ruso Vladimir Putin usó hoy su esperado discurso anual del Día de la Victoria sobre los nazis en 1945 para justificar la invasión de Ucrania como la “única decisión posible para un país fuerte e independiente”. Pese a la preocupación entre los rusos de que el líder del Kremlin ordenara más sacrificios para impulsar su campaña militar en la nación invadida, el mandatario no anunció la temida movilización.

Hablando a la nación desde la Plaza Roja de Moscú antes del tradicional desfile militar, el líder ruso dijo que el Kremlin tenía todos los indicios de que era inevitable un enfrentamiento con Ucrania, que dice está dirigida por “neonazis” respaldados por Estados Unidos, por lo que Moscú tomó una acción preventiva.

Vladimir Putin observa durante el desfile militar del Día de la Victoria que marca el 77° aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, en Moscú. Foto: AP

“El peligro crecía día a día, por lo que Rusia dio una respuesta preventiva a la agresión. Fue una decisión forzada, oportuna y la única correcta, una decisión tomada por un país soberano, fuerte e independiente”, dijo Putin. “Vimos cómo se estaba desarrollando la infraestructura militar, cómo comenzaron a trabajar cientos de asesores extranjeros, se estaban produciendo entregas regulares de las armas más modernas de los países (de la Organización del Tratado del Atlántico Norte)”, agregó.

Pero Putin “no ofreció evidencia” de sus afirmaciones, como destacó el diario Financial Times. Ucrania y sus aliados han dicho que tales acusaciones no tenían base en la realidad y culparon de la guerra a lo que Kiev calificó de “ambiciones imperiales enfermizas” de Rusia.

Miembros del servicio ruso marchan durante el desfile del Día de la Victoria, que marca el 77º aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, en la Plaza Roja en el centro de Moscú. Foto: Reuters

“El discurso del Día de la Victoria de Vladimir Putin fue inusual por dos razones en comparación con lo que normalmente ocurre el 9 de mayo. Estuvo firmemente centrado en el ahora (normalmente habla de la victoria en 1945) y fue más largo de lo normal (el discurso duró apenas cinco minutos el año pasado)”, recordó Vitali Shevchenko, analista de BBC Monitoring Rusia.

A continuación, algunas claves del esperado discurso de Putin.

Culpa a EE.UU. y la OTAN

“En diciembre del año pasado propusimos cerrar un acuerdo sobre las garantías de seguridad. Rusia llamó a Occidente a un diálogo honesto, a buscar soluciones de compromiso razonables, a tener en cuenta los intereses de cada uno. Todo en vano”, afirmó Putin antes de acusar a Estados Unidos y la OTAN de tener otros supuestos planes. “Estaban en marcha, abiertamente, los preparativos de otra operación punitiva en Donbás, para una invasión de nuestras tierras históricas, incluida Crimea. En Kiev anunciaron la posible adquisición de armas nucleares”, agregó el mandatario ruso.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, es conducido a lo largo de la Plaza Roja en el automóvil Aurus Senat durante el desfile militar del Día de la Victoria, en Moscú. Foto: AP

Según su versión de los hechos, Estados Unidos y otros países de la OTAN habían enviado “las armas más modernas” y “cientos de asesores extranjeros” a Ucrania, lo que amenazaba a su propio país. “Todo indicaba que sería inevitable un choque con los neonazis de Stepan Bandera, por quienes apostaron Estados Unidos y sus socios más jóvenes”, añadió Putin con una mención al ultranacionalista ucranio que colaboró con los nazis en la Segunda Guerra Mundial en su lucha por la independencia de Ucrania de la URSS.

El Russki Mir

Putin hizo hincapié en que el conflicto de Ucrania tiene una dimensión mayor y es realmente un choque con la globalización y los valores occidentales. “Estados Unidos comenzó a hablar de su exclusividad tras el colapso de la Unión Soviética, humillando no solo al mundo entero, sino a sus satélites. Pero somos un país diferente, jamás renunciaremos al amor a la patria, a la fe y los valores tradicionales, a las costumbres de nuestros antepasados”, señaló el mandatario desde la tribuna de la Plaza Roja.

Un tanque T-34 de la era soviética se desplaza por la Plaza Roja durante el desfile del Día de la Victoria, en el centro de Moscú. Foto: Reuters

El diario El País recordó que esta concepción del mundo ruso es conocida como el Russki Mir, un concepto que va más allá de las fronteras y que legitima a los ojos del Kremlin cualquier acción militar donde haya que proteger “un alma rusa”.

Putin dijo que Occidente había “decidido cancelar... valores milenarios” del patriotismo y agregó que su “degradación moral se ha convertido en la base para falsificaciones cínicas de la historia de (la) Segunda Guerra Mundial, difundiendo la rusofobia, elogiando a los traidores, burlándose de la memoria de sus víctimas y tachando la valentía de aquellos que lograron y sufrieron por la victoria”.

“Antes del 24 de febrero de 2022, se podría haber argumentado que la victoria en una guerra justa, la Gran Guerra Patria, era uno de los cimientos de la identidad colectiva de muchos rusos. Es difícil hacer este caso ahora. Repensando el Día-V”, escribió Maxim Trudolyubov, editor de Russia File.

Paralelos con la Segunda Guerra Mundial

Los paralelos explícitos de Putin entre la victoria soviética contra los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y la campaña actual en Ucrania dejaron claro su compromiso de derrotar a Kiev. De hecho, aseguró que los soldados rusos desplegados hoy en el país vecino están “luchando por lo mismo que hicieron sus padres y abuelos”.

El líder del Kremlin, apuntó el Financial Times, trató de utilizar la memoria traumática de Rusia de la guerra concluida en 1945, en la que murieron 24 millones de ciudadanos soviéticos, para movilizar apoyo para la invasión actual. “La milicia de Donbás y el Ejército ruso están luchando en su propia tierra, que los héroes de la Gran Guerra Patria defendieron hasta la muerte”, dijo Putin, refiriéndose a las fuerzas respaldadas por Moscú en la región fronteriza oriental de Ucrania.

Personas participan en la marcha del Regimiento Inmortal por la calle principal hacia la Plaza Roja que marca el 77º aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, en Moscú. Foto: AP

“Es nuestro deber guardar la memoria de quienes aplastaron al nazismo, quienes nos legaron estar atentos y hacer todo lo posible para que el horror de una guerra global no vuelva a pasar”, se justificó Putin.

“El mensaje clave del líder ruso fue simple y claro: debemos luchar contra Ucrania porque son neonazis y debemos terminar lo que nuestros antepasados comenzaron al derrotar a la Alemania nazi”, comentó Shevchenko.

Por el contrario, en una alocución poco antes del discurso de Putin, el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, acusó a los líderes de Rusia de repetir los “horribles crímenes del régimen de Hitler” al librar una guerra de atrocidades y acaparamiento de tierras. “No hay ocupante que pueda echar raíces en nuestra tierra libre”, dijo Zelensky. “No hay invasor que pueda gobernar a nuestro pueblo libre. Tarde o temprano, ganamos”.

Ni movilización ni declaración de victoria

Antes de su discurso de hoy, funcionarios extranjeros habían dicho que Putin podría usarlo para lanzar una movilización completa de las tropas rusas o declarar formalmente la guerra en Ucrania, pero no hubo “grandes anuncios” al respecto, destacó el diario británico The Guardian.

“A pesar de la previsible vinculación de la guerra actual en Ucrania con la lucha contra el nazismo en la Segunda Guerra Mundial, (Putin) no dio pistas reales sobre sus intenciones futuras”, comentó Paul Adams, corresponsal diplomático de la BBC.

“No se habla de movilización. Ninguna declaración de victoria en Ucrania. Una referencia a las bajas, pero sin cambios en la terminología: esto sigue siendo una ‘operación militar especial’, no una guerra. ¿Putin está feliz de mantener a todos adivinando, o la falta de detalles refleja los reveses de Rusia en el campo de batalla?”, se preguntó Adams.

Marcha del Regimiento Inmortal en la Plaza Roja para conmemorar el 77º aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, en Moscú. Foto: AP

“¿Hacia dónde va el presidente Putin desde aquí? Hubo pocas pistas en el discurso de hoy. Pero no hubo señales de un fin a las hostilidades”, agregó Steve Rosenberg, editor de BBC Rusia. Pero Franco Gardner, corresponsal de seguridad de la cadena británica, reconoció que, al menos, “habrá un suspiro colectivo de alivio en gran parte del mundo luego que Putin, como se temía, no usara esto para intensificar la guerra en Ucrania de alguna forma”.

En su discurso del Día de la Victoria, el presidente ruso “optó expresamente por no mencionar ninguna victoria”, explicó Daniel Hawkins, corresponsal de France 24 en Moscú. “Este discurso es un esperar y ver de Vladimir Putin con respecto a tres cosas: qué va a pasar en el frente militar, qué va a pasar con las conversaciones de paz y con respecto a los efectos de las sanciones económicas”, aseguró.

“Todos los planes se están cumpliendo”

Pero el presidente ruso habló después de supervisar el desfile militar anual en la Plaza Roja de Moscú. Putin dijo que no había duda de que la “operación militar especial” del Kremlin en Ucrania lograría su resultado. “Todos los planes se están cumpliendo. Se logrará un resultado, por eso no hay duda”, afirmó, según la agencia de noticias estatal rusa Tass.

Phillips O’Brien, profesor de estudios estratégicos en la Universidad de St Andrews, dijo que la ausencia de grandes anuncios en el discurso de Putin es mucho más importante que la retórica que usó. “Completamente sin ideas. O no entiende ahora la realidad de la situación en Ucrania, o la ignora deliberadamente” tuiteó.

Y agregó: “La retórica que utilizó Putin en su discurso es irrelevante. Si no declaró la guerra, o una movilización general, eso es lo importante. Sin pasos concretos para construir una nueva fuerza, Rusia no puede luchar en una guerra larga, y el reloj comienza a correr para el fracaso de su Ejército en Ucrania”.

“Cada muerte de un soldado es un dolor”

“Putin admitió que Rusia había sufrido pérdidas militares, pero no dio detalles”, consignó Rosenberg. Las últimas cifras oficiales publicadas por el Ministerio de Defensa de Rusia fueron 1.351 soldados rusos muertos. Pero eso fue hace seis semanas. No ha habido ninguna actualización desde entonces.

En una rara mención de las bajas rusas en Ucrania, Putin dijo que “la muerte de cada uno de nuestros soldados y oficiales es un dolor para todos nosotros y una pérdida irreparable para familiares y amigos”, y agregó que firmó una ley que “brindar apoyo especial a los hijos de los compañeros muertos y heridos”.

Despliegue militar

La escala del desfile militar que se realiza cada año en Moscú por el Día de la Victoria suele ser impresionante, destaca CNN. En el desfile de 2015 participaron 16.000 soldados, junto a 200 vehículos blindados y 150 aviones, mientras que, en 2020, cuando la pandemia de Covid-19 obligó a que fuera pospuesto y reducido en tamaño, participaron 14.000 soldados.

Este año, en la capital rusa, el acontecimiento fue menor que en 2021. Por la Plaza Roja de Moscú marcharon 129 vehículos de combate y 10.000 militares, frente a los 191 y 12.000, respectivamente, del año pasado. En toda Rusia se realizaron desfiles en 28 ciudades con la participación de 65.000 efectivos, 2.400 artículos de equipo militar y más de 400 aviones.

Un vehículo blindado de transporte de personal BTR-82A ruso y sistemas de misiles balísticos intercontinentales Yars son exhibidos en la Plaza Roja durante el desfile del Día de la Victoria. Foto: Reuters

Asimismo, las nubes en Moscú impidieron dos de las apariciones más esperadas. Por un lado, una agrupación de veteranos aviones de combate Mig-29 que debía dibujar una Z en el cielo, el símbolo pintado en los carros de combate que ha intentado viralizar la propaganda rusa, y por otro un Il-80, “el avión del Juicio Final”. También conocido como “el Kremlin volador”, se trata de un enorme avión equipado con todos los medios necesarios para que el presidente dirija el país desde el aire en caso de guerra nuclear.

“El desfile de hoy fue una muestra muy reducida del poderío militar de Rusia, como habían indicado las autoridades de Moscú”, señaló Jonathan Marcus, analista de defensa de la BBC. Sin embargo, el experto consignó que la exhibición de misiles nucleares de largo alcance en la Plaza Roja fue “un potente recordatorio del enorme arsenal nuclear de Rusia, una amenaza a la que los líderes rusos se han referido más de una vez, ya que este conflicto se ha convertido en una lucha de desgaste con ganancias rusas limitadas”.

Mensajes contra la guerra en TV

Para evitar mostrar a todo el país ninguna protesta espontánea, la señal de la televisión rusa se emitió con varios segundos de retardo, según el diario El País. Ello no impidió que las transmisiones de televisión satelital rusa fueron alteradas y mostraran la frase “tienes la sangre de miles de ucranianos y cientos de niños muertos en tus manos”, según una captura difundida por Reuters. “La televisión y las autoridades mienten. No a la guerra”, decía otro mensaje.

Asimismo, el medio proKremlin Lenta publicó en su web cerca de 20 mensajes críticos con la ofensiva en Ucrania. “Vladimir Putin se ha convertido en un dictador lamentable y paranoico”, “las autoridades rusas han prohibido a los periodistas hablar de lo negativo”, “Rusia amenaza con destruir el mundo entero”, “la guerra facilita el encubrimiento de los fracasos económicos” y “Zelensky resultó ser más genial que Putin”, fueron algunos de los textos.

Según el sitio de noticias independiente Meduza, con sede en Letonia, todos los mensajes fueron acompañados por la línea: “Descargo de responsabilidad: este material no está acordado con la dirección”. Asimismo, informó que dos empleados de Lenta asumieron la responsabilidad de la “actuación”, y agregaron que ahora estaban fuera de Rusia y habían escrito que probablemente necesitarían trabajo, abogados y asilo político.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.