Otro impasse: Convencionales sufren daños en sus vehículos y apuntan al gobierno por falta de resguardo en día de la instalación

Con ocasión del inicio de la Convención Constitucional, la Lista del Pueblo junto a sus convencionales electos realiza en Plaza Dignidad un acto de homenaje “a todos los que murieron, sufrieron mutilaciones y a quienes viven el tormento de la injusta prisión política”. Posteriormente, a las 09:10, marchan hasta el ex Congreso. Recorrido: Plaza Baquedano, desde explanada Teatro Universidad de Chile, Alameda, Paseo Ahumada, Plaza de Armas, Congreso Sede Santiago. A la llegada las organizaciones rodearán el edificio FOTO:AGENCIA UNO.

Algunos de los afectados responsabilizan al gobierno por no haber dispuesto la seguridad necesaria en el perímetro en que se les hizo dejar sus autos, por lo que piden que La Moneda se haga cargo del reembolso por los daños.




Fue al azar, con los vehículos estacionados en la calle, en el sector de Plaza de Armas, a la altura del edificio de Correos y la Municipalidad de Santiago. Los autos, sin identificación alguna, pertenecían a distintos convencionales que, el domingo pasado, estaban en el edificio del Congreso en Santiago participando de la ceremonia de instalación de la Convención Constitucional.

Al salir, tras un largo día en que, no sin contratiempos, pudieron asumir sus cargos, cuatro integrantes del nuevo órgano constituyente encontraron sus vehículos apedreados, con daños de diversa consideración. Los afectados fueron Patricia Politzer (Independientes No Neutrales), Fuad Chahin (DC), Cristián Monckeberg (RN) y Hernán Larraín Matte (Evópoli).

Según cuentan en privado algunos de ellos, llegaron temprano el domingo y se estacionaron en el sector que Carabineros les indicó; es decir, en la Plaza de Armas, por calle Catedral. Debido a los hechos de violencia que ocurrieron en el sector, la ceremonia de instalación debió ser suspendida varias veces, pero ninguno de ellos supuso que sus vehículos pudieran haber sido objeto de los desmanes, pues –insisten- los habían dejado en la zona que los encargados de la seguridad perimetral les habían asignado.

Pero, ya tarde ese domingo, encontraron los autos apedreados, con los parabrisas quebrados y daños en el parachoque o algunas de sus puertas.

Molesto, uno de los convencionales que sufrió este ataque responsabiliza directamente al gobierno, por dos razones: la primera es que –acusa- no hubo un resguardo adecuado en la zona y, en segundo lugar, cuenta que la Cámara de Diputados había ofrecido el estacionamiento cerrado que dispone para los parlamentarios en las esquinas de Morandé con Catedral –es decir, a un costado del edificio del Congreso-, pero el Ejecutivo no lo solicitó y, en cambio, destinaron ese otro sector para los vehículos de quienes asistieron a la ceremonia.

De acuerdo a fuentes que conocen detalles de esta situación, el expresidente de la DC sería uno de los más molestos con lo ocurrido y estaría a la espera de que algún personero de gobierno tome contacto con él para hacerse responsable del pago de los daños ocasionados a su vehículo.

Caso distinto sería el de Larraín Matte, quien activó el seguro correspondiente para reparar el vehículo por su cuenta y sin reclamos al Ejecutivo.

En tanto, algunas versiones comentan que Patricia Politzer ya fue contactada por autoridades de la Segpres y le habrían explicado que “están evaluando” cómo responder, pues ella espera que sea La Moneda la que se haga cargo del reembolso, considerando que cumplió con lo informado por Carabineros respecto del lugar establecido para estacionar.

Molestia en La Moneda

Desde el Ministerio Secretaría General de la Presidencia (Segpres), encargado de organizar la ceremonia del domingo, no quisieron entregar una versión oficial de lo ocurrido.

Sin embargo, fuentes de la subsecretaría correspondiente a esa cartera explicaron que existe molestia porque se les responsabilice, considerando especialmente que fueron decenas de convencionales, incluso algunos de los que sufrieron los daños, quienes reclamaron en contra del resguardo policial y pidieron que los carabineros abandonaran ciertas zonas para permitir que los manifestantes “rodearan” la Convención.

Añaden que esos mismos manifestantes fueron los que vulneraron los anillos de seguridad, causaron diversos desmanes, apedrearon móviles de prensa y ocasionaron daños en propiedad pública y privada.

Por otro lado, recalcan que el espacio destinado para los vehículos era el mismo que se ha dispuesto en otras actividades públicas, como el Te Deum, sin que hubieran ocurrido situaciones similares.

En ese sentido, las mismas fuentes explican que la respuesta que se les ha entregado a los dos convencionales que se han quejado con Palacio –Chahin y Politzer- es que, para poder estudiar sus casos, deben realizar un requerimiento por escrito, individualizando sus vehículos y los daños. Además, desde el punto de vista legal, hacen hincapié en que “no se puede llegar y hacer un cheque para pagar daños a un vehículo particular así como así” y que, en definitiva, lo que esperan es que cada uno de los afectados active sus propios seguros y que las compañías, si así lo estiman, demanden al Estado.

“Más que reclamar por un parabrisas, hay que condenar la violencia. Venir a reclamar quienes pidieron que no hubiera carabineros para continuar con la sesión no parece muy apropiado”, sentencia una fuente de La Moneda.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.