Políticos, artistas, líderes sociales y académicos piden una gran primaria presidencial entre partidos que aún no definen candidato

Nombres como Carolina Toha (PPD), Carlos Montes (PS), Pablo Vidal (RD), Vlado Mirosevic (PL) -de Unidad Constituyente y el Frente Amplio- sumado a independientes como los escritores Pablo Simonetti y Jorge Baradit, enviaron una carta a los presidentes de partido pidiendo, entre otras cosas, que exista una sola elección sin pasar por primarias partidistas entre las colectividades que aún no definen sus candidatos. En el texto no se menciona al Partido Comunista. Además, proponen una serie de mínimos comunes y unidad para la convención constitucional.




“Recuperar la política” se titula una carta de cuatro carillas donde figuras pertenecientes a la Unidad Constituyente, al Frente Amplio e independientes, en el marco de los resultados del plebiscito y la “fragmentación” de la centroizquierda, proponen una serie de decisiones de cara a 2021, entre ellas, una gran primaria del sector.

En el texto, que fue entregado esta mañana a los presidentes de partido, se solicitan cuatro puntos: acordar mínimos comunes programáticos entre las diversas expresiones de oposición; definir un esquema unitario abierto a candidaturas independientes para la elección de la convención constitucional; establecer desde ya un acuerdo de segunda vuelta presidencial de toda la oposición y finalmente, convenir “entre las fuerzas progresistas que no han definido candidaturas presidenciales” una primaria múltiple, abierta a militantes e independientes que se reconozcan en el sector, permitiendo que puedan participar varios liderazgos de un mismo partido.

El documento fue firmado por casi 50 figuras de la centroizquierda y destacan nombres como la presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD); el senador Carlos Montes (PS); los diputados Pablo Vidal (RD), Natalia Castillo (RD), Vlado Mirosevic (PL), Iván Flores (DC), Manuel Monsalve (PS); los alcaldes de La Pintana, Claudia Pizarro (DC), de Peñalolén, Carolina Leitao (DC) y de Renca, Claudio Castro.

También la misiva -que se inició a trabajar inmediatamente después del referéndum- fue respaldada por la exalcaldesa Carolina Tohá (PPD), quien fue una de las impulsoras de iniciativa y por otras exautoridades del sector como la exministra de Educación, Adriana Delpiano (PPD); la exsubsecretaria de Educación, Valentina Quiroga; la exministra de Vivienda, Paulina Saball; el exsenador Carlos Ominami; la exministra de Transportes, Paola Tapia; la exsubsecretaria de Salud, Jeanette Vega; el exsubsecretario del Trabajo, Francisco Díaz; entre otros.

Varios representantes del mundo independiente también adhirieron al texto, como los escritores Pablo Simonetti y Jorge Baradit; las actrices Luz Croxatto y Patricia Rivadeneira; los académicos Lucía Dammert y Patricio Zapata; entre otros.

“Creemos que tenemos que volver a conectar la política con las y los ciudadanos y la forma es que tengan una participación mucho más activa en las decisiones que los afectan, entre ellas, los procesos electorales que enfrenta el país. A su vez, vemos con mucha preocupación la falta de unidad que ha existido en la oposición, creemos que es posible transformar la diversidad, que hoy tensiona, en un elemento valioso”, explica Valentina Quiroga una de las impulsoras de la iniciativa.

En tanto el alcalde Castro manifestó que “la declaración presenta fórmulas muy concretas, apoyada transversalmente por militantes e independientes de centroizquierda, para construir la unidad de la oposición tanto en el proceso constituyente como en la presidencial, que nos permita refrescar al sector buscando una participación amplia, que convoca independientes, y que ofrezca una alternativa real para lo que ha manifestado con mucha fuerza la ciudadanía y que la derecha no representa”. Además, añade que "es fundamental que los partidos reaccionen a esta fórmula y abran espacios con generosidad.

El diagnóstico

Quienes respaldaron el documento hacen un duro análisis del escenario político actual y del momento del sector. Ahí sostienen que tras el plebiscito se abre “una oportunidad”, pero que “sin embargo, la condición que exhiben las fuerzas progresistas al iniciarse este proceso es preocupante. Fragmentadas en distintas formaciones, no han sido capaces de validarse ante la ciudadanía, levantar propuestas comunes ni acuerdos electorales”.

“Ha faltado una autocrítica honesta, que asuma un balance de los logros y los errores de las últimas décadas, especialmente en el caso de las fuerzas que encabezaron múltiples gobiernos. Si no hay una inflexión, se corre el riesgo de profundizar el alejamiento ciudadano de la política e impedir que en el proceso constituyente y en las múltiples elecciones que se avecinan se exprese esa mayoría ciudadana que quiere cambios”, añade el texto.

En esa línea, piden un proceso de “convergencia” con la ciudadanía y entre los partidos. “Hacerlo no implica forzar la creación de una coalición única ni renunciar a las identidades de cada referente, pero sí instalar una lógica colaborativa y generosa, que priorice los objetivos comunes, no el mero testimonio, y evite así que los sectores reacios a los cambios queden sobrerrepresentados en el proceso constituyente y en la elección de nuevas autoridades. Es preciso y urgente rectificar”.

Mínimos comunes

Los firmantes de la carta proponen cerca de una veintena de mínimos comunes como puntapié inicial para un pacto social del sector.

Entre estas propuestas están por ejemplo: establecer la adhesión inquebrantable a la democracia y los DD.HH.; actualizar las instituciones democráticas; impulsar derechos básicos como salud, educación, seguridad social, vivienda adecuada y movilidad sostenible; reformar las policías y las políticas de seguridad; asumir el enfoque de género como un eje transversal, instalando una vocación feminista en todas las políticas; reconocer el derecho de las personas a construir libremente sus diversos proyectos de vida y a formar sus familias independientemente de su orientación sexual e identidad de género; reconocer el trabajo no remunerado de cuidado y reproducción como una actividad escencial; lograr un pacto de respeto y reconocimiento a las naciones originarias; comprometer al Estado y a la sociedad chilena en la promoción y defensa de los derechos de niñas, niños y adolescentes, entre otras.

También se propone “dejar atrás la idea de un Estado subsidiario y abrir paso a un Estado solidario, moderno, participativo, promotor del desarrollo justo y sostenible”.

Decisiones electorales

“Sabemos que la falta de unidad es un camino seguro al fracaso. En contraste, a pesar de la desastrosa gestión de su gobierno, los sectores más conservadores se aprestan a enfrentar articulados las elecciones por venir y perfilan posibilidades de éxito en la contienda constituyente y presidencial. Ello significaría una derrota imperdonable”, señala el texto.

Es por lo anterior que los firmantes sostienen la idea de converger en un esquema unitario para la convención constitucional. “Si no se logra acordar una lista única, lo mínimo es asegurar que se coordinen dos listas que trabajen en forma colaborativa y complementaria, garantizando una mayoría de cupos para representantes de la sociedad civil”.

Con el propósito unitario también piden establecer “desde ya” un acuerdo de segunda vuelta presidencial entre toda la oposición. “Al esfuerzo de convergencia respecto la elección de convencionales constituyentes deberán sumarse otros equivalentes para las demás elecciones que vienen (municipales, regionales y parlamentarias) junto a una estrategia inteligente para enfrentar con sentido unitario la definición presidencial”.

Añadiendo que "ello implica que la competencia de primera vuelta se haga en términos que no imposibiliten la convergencia posterior, asumiendo que se entregará apoyo a la candidatura que obtenga mejor resultado sobre la base del programa de mínimos comunes previamente acordado.

Por último hacen una llamado a convenir “entre las fuerzas progresistas que no han definido candidaturas presidenciales una primaria múltiple, abierta a militantes e independientes que se reconozcan en el sector, permitiendo que puedan participar varios liderazgos de un mismo partido”.

En ese sentido deslizan la candidatura del alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC), y sostienen que “entre las fuerzas de oposición hay conglomerados de izquierda que han avanzado en prefigurar sus abanderados o abanderadas, cosa que aún no sucede en otros sectores de la centro izquierda”. Por eso recalcan que “este espacio social y político tiene la responsabilidad de levantarse como alternativa” y añaden que “la ausencia de candidaturas presidenciales indiscutidas como las que existieron en el pasado es una dificultad, pero también una oportunidad”.

“Planteamos realizar una primaria amplia donde puedan postular todas las personas que, compartiendo los principios de este sector, cumplan ciertos requisitos básicos como una cantidad de firmas” y que “en lugar de priorizar los procesos internos que sacarán prematuramente de la carrera a las alternativas diversas que hay en cada partido, proponemos dejar que todos esos liderazgos se desplieguen y compitan junto a otras opciones del mundo independiente en un itinerario que parta lo antes posible con la inscripción de candidaturas”, sentencian.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.