Presupuesto 2021: Senado suma recursos, Cámara va a la baja y gastos en labor parlamentaria suben $6.500 millones

13 DE MAYO DE 2020/VALPARAISO Vista general de la sesion especial del Senado, en donde se revisa el veto presidencial al ingreso familiar de emergencia. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Si bien el presupuesto general del Congreso Nacional disminuye un 1% a nivel general, hay una evidente disparidad de gastos proyectados entre el Senado y la Cámara de Diputados. La Dirección de Presupuesto señala que el aumento en la Cámara Alta se explica en parte por la llegada de siete nuevos senadores en 2022. De todas maneras, para el próximo año suben también los recursos para asesores externos y gastos operaciones de los senadores.




Un presupuesto de continuidad. Así definió el ministerio de Hacienda y la Dirección de Presupuestos (Dipres) el monto con que operarán las dos ramas del Congreso Nacional en 2021.

Si bien en general el presupuesto total del Congreso baja un 1%, pasando de $131.898.769 a $ 130.594.852 miles, en la comparación por programas queda en evidencia una realidad diferente para el Senado y la Cámara de Diputados.

Mientras la Cámara Baja muestra una baja de presupuesto de $1.878 millones, el Senado aumenta sus recursos para 2021 en $816 millones.

El proyecto de ley -dice el informe de la Dipres- considera la rebaja de dietas parlamentarias con efecto año completo en ambas cámaras. Pero mientras ese ítem va a la baja, queda en evidencia un incremento de 18% ($ 6.529.649 miles) en gastos para la labor parlamentaria, lo que incluye gastos en personal, oficinas, viajes y viáticos y suma gastos operacionales por senador, de personal y de los comités. En el Senado el presupuesto para ese concepto sube en $1.525 millones, y en la Cámara otros $4.996 millones.

¿Por qué suben los recursos del Senado?

El informe ejecutivo de la Dipres sostiene que parte del alza en el presupuesto 2021 del Senado es atribuible a la llegada de los siete nuevos senadores en 2022, integración que estaba pendiente desde el fin del sistema binominal.

“Respecto a las adquisiciones de activos no financieros, se consideran los recursos necesarios para la habilitación de las oficinas para siete nuevos senadores que llegarán a partir del año 2022, reemplazo de equipos informáticos como UPS, equipos de impresión, pantallas para sala de sesiones, reemplazo de servidores de correo, renovación de equipos de funcionarios, compra de Storage, mejora de infraestructura Wifi y equipamiento de seguridad para los accesos del Congreso”, dice el informe de la Dipres.

En la compra de mobiliario, por ejemplo, el Senado pasa de un gasto de 16 a 109 millones de pesos, que constituyen un alza de un 556%. La compra de equipos aumenta $194 millones (110%); en equipos informáticos se gastarán $292 millones adicionales (280%) y en programas informáticos otros 129 millones extra (81,7%).

De todas maneras, el presupuesto del Senado refleja alzas generales no asociadas a la implementación de oficinas y equipos para los nuevos senadores.

En personal de apoyo para los senadores, la Ley de Presupuesto consigna un aumento de recursos por $338 millones. Asimismo los parlamentarios contarán con 245 millones extra para contratación de asesores externos. Los gastos operacionales de los senadores, en tanto, aumentan en $328 millones.

El presupuesto total del Congreso Nacional se estructura en base al costo anual del Senado, de la Cámara de Diputados, de la Biblioteca del Congreso, del Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias y del Comité de Auditoría Parlamentaria. Salvo el Senado, todas las ramas del congreso bajan su presupuesto del próximo año.

La disminución más notoria es en el presupuesto del Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias. La entidad encargada de fijar las normas de funcionamiento interno de cada Cámara de la parlamentarias que baja un 63%, pasando de 1.369 millones en 2020 a 510 millones en 2021.

El presupuesto de la Biblioteca, en tanto, pasa de $12.840 a $12.691 millones.

Senado dice el presupuesto viene a la baja desde 2015

Desde el Senado apuntaron a que el aumento de recursos por la llegada de nuevos senadores no es permanente y al hecho de que el presupuesto de la corporación viene bajando desde 2015. Añaden que -además- “está muy por debajo del crecimiento del presupuesto de la nación, según lo expresado por la autoridad de Hacienda, en alrededor de un 9,5 por ciento”.

“El presupuesto del Senado presentó una disminución en el período 2015-2021 de -2,6%. Dicha rebaja se produjo año a año, durante los últimos 5. En una comparación de monedas del mismo valor, si bien para el 2021 se produce un leve aumento de la partida presupuestaria (M$44.751.104), la cifra sigue siendo todavía menor que lo aprobado para el Senado el 2015 (M$45.928.646)”, respondieron desde la Cámara Alta.

“Tal como consigna la DIPRES, esto se explica –en parte- por la llegada para el 2022 de 7 nuevos senadores, luego que hace 5 años se aprobara la reforma que eleva el número de 43 a 50. El mayor crecimiento se registra en la adquisición de activos no financieros, básicamente para la renovación de “mobiliario y otros”, “máquinas y equipos”, “equipos informáticos” y “programas informáticos”; gastos que en su mayoría no son de carácter permanentes y que corresponden a inversiones para renovación de activos fijos”, agregan.

* Esta nota fue actualizada a las 17.26 con la respuesta del Senado

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.