Tercera PM

Presenta:

Rojas, a un mes de su fugaz ministerio: Prepara libro “sobre lo que me pasó a mí”

En octubre publicaría un nuevo texto, que aludirá a su fugaz paso por el gabinete. Mientras, ha librado en Twitter una cruzada por reivindicar sus posiciones: "Se nos bombardea con imágenes televisivas o museos recordatorios que nada explican", insistió dos días despúes de su destitución al revivir una antigua columna suya.


No quiso decir ni el título, aunque ya lo tiene elegido, dice. Tampoco la editorial. Durante octubre, asegura, será publicado un libro “sobre lo que me pasó a mi”, y antes de eso -insiste al teléfono- no quiere dar entrevistas ni hacer comentarios. Ni siquiera si votó o no, y por quién en las elecciones parlamentarias del fin de semana en Suecia, país donde vivió por años y fue hasta diputado, donde la ultraderecha ganó terreno con un discurso antiinmigración.

“Sobre lo que me pasó a mí”, serían esas 90 horas (fin de semana por medio) en que alcanzó a ser ministro de las Culturas y de las Artes, antes de verse obligado a salir luego que se viralizaran sus críticas al Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos. El 2016 lo había calificado al menos dos veces de “un montaje” junto al hoy canciller Roberto Ampuero, tanto en el libro de ambos “Diálogo de Conversos” como en una entrevista en CNN.

“Se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar (…) Es un uso desvergonzado y mentiroso de una tragedia nacional que a tantos nos tocó tan dura y directamente”, fueron sus palabras.

Rojas nunca dijo que se arrepentía de tales dichos ni que se había equivocado ni nada. A lo más que llegó es que sus palabras “no reflejaban su pensamiento actual”. Su caída hizo que el Presidente, su jefe, acusara molestia con el error que él mismo había cometido al nombrarlo, arrojó críticas contra el Segundo Piso que dirige Cristián Larroulet por no haber previsto el escándalo, y -a la larga- marcó el inicio del declive de este segundo gobierno piñerista.

No sólo eso: el episodio, sumado al caso del subsecretario Luis Castillo y su rol en el caso Frei, reabrió al debate por la el papel moral de la derecha ante el golpe militar de 1973, cuyo nuevo aniversario se cumple mañana.

Mientras, Rojas no ha vuelvo a Palacio sino que a la Universidad del Desarrollo a hacer clases. Y aunque no da entrevistas, su actividad en las redes sociales hablan por él. “Lo que me pasó a mí” ha sido uno de sus temas predilectos en Twitter, junto con el acontecer noticioso en Suecia (que postea en sueco).

De lo posteado difícilmente se podría concluir que las palabras que le costaron el cargo “no reflejan su pensamiento actual”.

Citando a Cicerón

Al día siguiente de dejar la cartera escribió “Inolvidables palabras del Presidente Piñera: “Quiero agradecerle a Mauricio Rojas por su capacidad, su compromiso, lealtad, vocación de servicio público… y espero que podamos seguir colaborando, porque ministro usted lo sabe, yo le tengo un gran aprecio y una gran admiración”.

El mismo día reposteó dos columnas antiguas suyas del 2013, en las que escribía que “se nos bombardea con imágenes televisivas o museos recordatorios que nada explican, simplemente porque nada quieren explicar. Esas imágenes son necesarias, pero están allí para impactarnos y emocionarnos, no para desarrollar nuestra capacidad de entender y juzgar lo que realmente pasó.”

El 15 aludió a su libro “La Democracia Asediada”, extractando de su prólogo: “La muerte de la democracia acostumbra a empezar con hechos que pueden parecer nimios, pero que al tolerarse o aplaudirse desencadenan un espiral de transgresiones al respeto cívico que normaliza el uso de la violencia, ya sea verbal o física”.

El 16 posteó una frase que le atribuye a Cicerón, tomada de akifrases.com: “Nada corre tanto como la calumnia, nada se lanza con más facilidad, se acoge con más presteza y se difunde tan ampliamente”.

Al día siguiente posteó la entrevista en CNN en español de 2016 sobre Diálogo de Conversos, donde aparece citado como “Mauricio Rojas, Fundación Internacional para la libertad”: “Tenemos lamentablemente un gobierno bajo la presidenta Bachelet que ha asumido las reivindicaciones de la calle más radical y ha planteado un proyecto de cambio muy profundo a Chile que le está haciendo muy mal al país, y que hoy tiene muy dividido a Chile”.

El 18 reposteó un enlace a un artículo en sueco titulado “Vad hände Mauricio Rojas i Chile?” y contestó mensajes de apoyo: “A fortunadamente algunos ‘muertos’ gozamos de buena salud y muchas ganas de dar esta pelea por el respeto a la verdad y a la dignidad de la persona”, le respondió a un seguidor suyo.

Después volvió a publicar una columna que le habían publicado hace cinco años en El Líbero, subrayando que “Por mi parte, hace tiempo que llegué al convencimiento de que si algo le debíamos a Chile quienes participamos en los hechos que desembocaron en el golpe es justamente una reflexión sincera sobre ello.”. Luego sube a la red -tres veces el mismo día- la columna de Mario Vargas Llosa “El linchamiento de Mauricio Rojas”, destacando que “…el intelectual chileno ha sido sometido a un intento de destrucción de la personalidad”.

Tras postear un par de noticias sobre Suecia, Rojas compartió otros textos que le han publicado -otra vez- en El Líbero, como “Los procesos de Moscú y el alma del totalitarismo. También pidió “no olvidar: Ayer 23 de agosto se cumplió un aniversario más del vergonzoso pacto entre la Alemania nazi y la Unión Soviética. En Chile el Partido Comunista se empeñó en alejar al gobierno del Frente Popular de cualquier apoyo a los aliados”, y replicó un artículo que le publicaron el 2014 en libertad digital. De ahí volvió a repostear a el Líbero reproduciendo el prólogo de su libro.

Rojas recordó de nuevo a “Diálogo de conversos” el 27 de agosto a través de un texto de Vargas Llosa publicado en El País. Luego siguió intercambiando frases con Yoani Sánchez, luego que ésta le comentara: “Mauricio, nuestro héroe nacional, José Martí, lo dijo en una dura, autobiográfica y certera frase: ‘Cual un monstruo de crímenes cargado, Todo el que lleva luz, se queda solo’. Sin embargo, confío en que tu constancia hará que vuelva a brillar la honestidad sobre las máscaras”. “Gracias Yoani y mil gracias por tu lucha contra la dictadura comunista en tu hermoso pero tan castigado país”, replicó.

De ahí, Rojas compartió un link para comprar en amazon la versión Kindle de su “Pasión por la Libertad: el liberalismo integral de Varga Llosa”. Once minutos después tomó de nuevo su celular, esta vez para republicar “Hacerse el sueco”, un texto que el escritor peruano había publicado el 2005 en el país sobre él.

Luego el fugaz ex ministro compartió contenidos sobre el caso de Lula en Brasil, o sobre Nicaragua, o como cuando Piñera tuiteó que “Esta semana muchos preguntaron por qué fui a Quintero-Puchuncavi. Como Pdte, tengo un compromiso con todos los chilenos, pero muy especial con quienes están en problemas y necesitan ser escuchados. Siempre preferiré el ruido de las manifestaciones al silencio cómodo de La Moneda”.

Después reposteó a Mario Vargas Llosa con “En defensa de Mauricio Rojas, liberal y hombre de acción”. Y luego avisó de sus pasos, al retuitear una nota de Emol que cuenta que “volverá a impartir cátedra en la UDD”, una de Adam Smith, que había dictado el 2016. Sus últimas interaccinoes han sido textos sobre el escenario político en Suecia en medio de la elección, de la situación en Nicaragua y -nuevamente- réplicas a lo que postea Yoani Sánchez.

Seguir leyendo