Sostenedores contra el tiempo: gobierno oficializó recién el jueves el adelanto de las vacaciones

El gobierno decidió adelantar las vacaciones escolares de invierno en las regiones de Arica y Parinacota hasta Los Lagos.

El gobierno decidió adelantar las vacaciones escolares de invierno en las regiones de Arica y Parinacota hasta Los Lagos.

Si bien la medida se informó apenas seis días antes del inicio del receso de invierno a través del Diario Oficial, situación de la que pocos sostenedores se enteraron, las quejas apuntan a que el Mineduc aún no actualiza las resoluciones exentas y que no a todos han bajado información certera y concreta, lo que acarrea una serie de complicaciones administrativas y legales. Otra vez la comunicación es la principal crítica.


El martes 14 de junio y por medio de una conferencia conjunta, los ministerios de Educación y Salud anunciaron que se adelantarían las vacaciones escolares de invierno en una semana y no solo eso, sino que también se extenderían hasta 25 días (30 de junio al 25 de julio). Sin embargo, recién ayer, es decir nueve días después, se hizo oficial.

Y es que apenas hecho el anuncio se encendió el debate, el que trajo consigo una serie de críticas, incluso desde la propia Moneda, donde en público y puertas adentro reprocharon a ambas carteras lo poco claro y coordinado de una medida de tal magnitud.

Inmediatamente exigimos que acá hubiese una mejor coordinación”, dijo el propio Presidente Gabriel Boric, algo que fue refrendado días después por Camila Vallejo, ministra vocera de gobierno: “Esta decisión de la autoridad sanitaria por cierto que tuvo que tener mayor coordinación con otros ministerios. Eso lo establecimos la semana pasada, y por eso nos hemos hecho cargo en una mesa de trabajo y coordinación con las otras carteras”, dijo.

Las contradicciones -principalmente entre Salud y Educación- se sucedieron incesantemente en los días posteriores al anuncio, pasando del “adelantamiento de vacaciones” al “no son vacaciones”; el paso de “obligatorio para todos” a que “los colegios no van a estar cerrados”; o que la decisión no contemplaba a jardines infantiles privados, para luego decir que sí.

Todo ese panorama, dicen fuentes de ambas carteras, llevó a recién oficializar la medida nueve días después de anunciarla -aunque aún sin haber entregado las resoluciones exentas- lo que trajo consigo una serie de críticas de los propios sostenedores.

A través del Diario Oficial, el Ministerio de Salud fue el encargado de comunicar la medida el jueves 23 de junio –seis días antes del receso- mediante 14 publicaciones separadas por región. En ellas, a través de las respectivas seremis, se dispone que a causa de la alta ocupación de camas UCI y UTI pediátricas y que “la evidencia demuestra que la pausa de las actividades educacionales ha sido una medida efectiva para la descompresión de la red asistencial pediátrica (…) resulta fundamental adoptar medidas excepcionales que nos permitan resguardar nuestra capacidad de atención a niños, niñas y adolescentes y a su vez, no incrementar el rezago escolar generado durante la pandemia”.

Así, se informa que a cada Secretaría Regional Ministerial de Salud se le instruyó “ordenar la suspensión de las clases por una semana adicional a las vacaciones de invierno proyectadas en el calendario escolar vigente del Ministerio de Educación y a dictar los actos administrativos necesarios para llevar a cabo dicha medida”.

Con ello, se dispone “la suspensión de las clases de todos los establecimientos de educación parvularia, básica y media de la región, desde el 30 de junio y hasta el 6 de julio del año en curso (las vacaciones originales comenzaban el 7)”.

La nueva planificación, aseguran algunos sostenedores, se ha visto seriamente perjudicada por esta tardanza. Dicen, de hecho, que hay situaciones que no han podido oficializar a sus trabajadores al no existir la resolución exenta. Varios, de hecho, ni siquiera están al tanto que ayer se comunicó formalmente en el Diario Oficial.

Así por ejemplo, Pedro Díaz, presidente de la Federación de Instituciones de Educación Particular (Fide), asegura que faltó ponerle premura a ese trámite administrativo, “porque el calendario escolar ya estaba aprobado y eso se lo hicimos ver al ministro a través de su jefe de gabinete”. Incluso, dice, hubo regiones donde los colegios tenían que presentar las modificaciones a sus trabajadores, pero que para esto “se daba la dificultad de qué hacer realmente con esos cambios cuando no había una resolución formal para ir solucionando cada uno de estos casos”.

En tanto, Hernán Saldaña, secretario general de la Coordinadora de Colegios Particulares Subvencionados (CCPS), asegura que respecto de los cambios en el calendario escolar producto del adelantamiento de las vacaciones, “la información que entrega el Ministerio, hasta ahora de manera extraoficial, es contradictoria y crea una confusión absoluta en toda la comunidad escolar. Cabe destacar que la forma en que la autoridad se comunica con los colegios es a través de resoluciones exentas o circulares, y el Mineduc aún no envía el documento resolutivo correspondiente”.

“Desde el anuncio de la modificación del calendario escolar por los medios, la autoridad ha hablado de vacaciones, de receso, y ahora de suspensión de clases, no considerando que cada una de estas situaciones se regula legalmente de manera diferente, dificultando la organización de los colegios, así como de las familias y los funcionarios”, agrega.

En ese sentido, dice que la tardanza les ha provocado confusión a padres y apoderados, así como al personal que trabaja en los colegios. “Estas contradicciones y cambios sobre la marcha nos parece que reflejan una falta de consideración de la autoridad para con las familias de más de tres millones de estudiantes y más de 350.000 profesores y asistentes de la educación. ¿Cuándo nos llegará finalmente la resolución que aclare por fin todas estas contradicciones?”. Así por ejemplo, los asistentes de la educación no pueden, por contrato, trabajar en vacaciones, lo que podría cambiar con la resolución exenta.

Los distintos tipos de colegios particulares, en todo caso, no son los únicos. Y es que aun cuando la oficialización se hizo el jueves en el diario oficial, en un barrido de La Tercera por distintos municipios, ninguno estaba al tanto de esto y tampoco cuentan con la resolución, como Quinta Normal, Peñalolén, Providencia, Lo Barnechea, Melipilla o Puente Alto, donde en los pasillos municipales se comenta que se han enterado de todo a través de los medios de comunicación y la vía informal.

Esto, de hecho, es refrendado por otro tipo de sostenedores. Y es que aunque Pedro Díaz, presidente de la Fide, reconoce que ha habido diálogo con las autoridades para resolver temas como este, también asegura que “ha sido un tema el manejo comunicacional de este gobierno”.

“El adelantamiento y ampliación del receso escolar de invierno fue una decisión extraordinaria y urgente que se tomó frente a la alta circulación viral y ocupación de la red de salud. En estos días, hemos trabajado rápidamente para ajustar las normas y concretar esta modificación”, dicen desde el Mineduc.

Así, agregan que el miércoles enviaron las orientaciones a los sostenedores, que contienen información detallada para el trabajo de los establecimientos y que ayer jueves el Minsal publicó las resoluciones sanitarias que posibilitan la medida. “A partir de estas últimas, las Seremi de Educación de todo el país están actualizando las resoluciones exentas que fijan el calendario escolar, las que serán enviadas prontamente a los sostenedores, con lo cual se habrán concretado legalmente los ajustes al calendario escolar que se requieren para aplicar esta medida dispuesta por la autoridad sanitaria. No obstante, la información necesaria para los establecimientos ya se encuentra detallada en las orientaciones”.

Lo que sí llegó

Justamente, hay tres documentos no oficiales que sí difundió el Mineduc entre algunos -no todos, lo que también se critica- sostenedores de establecimientos: un mensaje a las comunidades educativas, orientaciones para la suspensión de clases y lineamientos para la entrega del programa de alimentación.

El primero asegura que la autoridad sanitaria instruyó a Educación ampliar el periodo de receso escolar de invierno, “aumentándolo de dos a tres semanas desde Arica a Los Lagos y manteniendo el periodo de tres semanas establecido para las regiones de Aysén y Magallanes”.

En él se detallan las nuevas fechas, asegurando además que desde el 30 de junio al 8 de julio “se ofrecerá el servicio de alimentación a las y los estudiantes que lo requieran”.

“La semana del 4 al 8 de julio las escuelas y liceos deberán estar abiertos, con asistencia diaria de los equipos directivos. Los directivos podrán citar turnos de funcionarios para apoyo en el horario de alimentación”, se lee.

Asegura, además, que en salas cunas y jardines infantiles se tendrá el mismo calendario de vacaciones que en la educación escolar y que la Subsecretaría de Educación Parvularia enviará información sobre las vacaciones de los equipos educativos a través de un oficio a los sostenedores.

El PDF titulado ‘Orientaciones a las comunidades educativas’ y firmado por el ministro Marco Antonio Ávila, en tanto, consta de tres partes, con la primera ahondando en los términos antes expuestos, detallando los motivos para la suspensión de clases y cómo esto se implementará, asegurando, entre otras cosas, que “en el caso de los jardines infantiles y salas cuna privadas sin aportes del Estado, deberán suspender sus actividades regulares desde el 30 de junio y hasta el 06 de julio del año en curso, sumándose a sus vacaciones regulares de invierno, en el caso de tenerlas”.

Pero además, la segunda parte entrega orientaciones para la jornada de evaluación del primer semestre y proyección del segundo, con recomendaciones referidas al “acompañamiento y aseguramiento de la trayectoria educativa”, la “convivencia, bienestar y desarrollo integral de estudiantes”, las “orientaciones para el aprendizaje integral de todas y todos los estudiantes”, el “bienestar y cuidado de las comunidades educativas” y el “regreso de las vacaciones”. De este último punto, de hecho, “se sugiere que el primer día sea solo de actividades que fomenten el reencuentro y la reconexión con la vida escolar”.

La tercera parte se refiere a orientaciones para el desarrollo de actividades de acompañamiento durante el periodo de receso sanitario, con diversas propuestas de actividades, como un ‘Cine foro’, juegos y dinámicas, ‘Club de lectura’, escritura creativa o actividades de divulgación científica.

Al cierre hay una sección de preguntas y respuestas. Ahí, por ejemplo, se lee: “¿Los trabajadores de la educación van a tener que ir a sus establecimientos?”. La respuesta que ahí entrega dice que el 30 de junio y 1 de julio se realizarán las jornadas de evaluación y planificación, con asistencia de directivos, docentes y asistentes de la educación. “Considerando la suspensión de clases, y en diálogo con las comunidades educativas, sostenedores y equipos directivos deben organizar turnos para la atención presencial de estudiantes que no tienen la posibilidad de permanecer en sus hogares, entre el 30 de junio y el 6 de julio”. Esto ya fue criticado duramente por el Colegio de Profesores.

Además, se detalla que los establecimientos tendrán flexibilidad para definir el cierre del primer semestre de vuelta de vacaciones considerando que con una semana menos de clases formales pueden quedar actividades pendientes, así como que la Agencia de Calidad de la Educación extendió hasta el 5 de agosto la fecha para la aplicación del Diagnóstico Integral de Aprendizajes (DIA).

En cuanto a los lineamientos para la entrega del programa de alimentación, detalla que el 30 de junio se entregará alimentación regular según la Programación Mensual de Productos Alimenticios vigente, que entre el 1 y 6 de julio las empresas prestadoras deberán entregar el servicio de alimentación en los establecimientos educacionales que se encuentren abiertos y con asistencia de estudiantes y que la Dirección Regional deberá establecer “plena coordinación” con la empresa prestadora del servicio de alimentación durante esta semana adicional, “de manera de resguardar la entrega de alimentación a cada uno de los y las estudiantes que asistan al establecimiento educacional en dicho período. Todo estudiante que asista al establecimiento educacional deberá recibir el servicio de alimentación”.

Asegura que para esto “la empresa prestadora podrá operar con minuta flexible o con formato alimentación de contingencia o en casos especiales con entrega de una colación fría, previamente coordinado y acordado con las Direcciones Regionales de Junaeb”, pero que ésta, como reemplazo de otro servicio de alimentación, no podrá superar el 20% de la asignación establecida para el establecimiento educacional.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.