Tensión en TV: La vieja rivalidad entre Briones y Sichel que revivió en los debates

Diferencias respecto del IFE, quién tiene más popularidad, quién representa al centro político y cómo salieron del gabinete son algunas de las razones que esgrimen en los entornos de los abanderados para justificar sus duros intercambios durante los debates presidenciales de cara a las primarias de este domingo. Una compleja relación que data de cuando compartieron ocho meses trabajando en el gabinete del Presidente Sebastián Piñera.




“Sebastián, nos tocó trabajar en el gabinete (...). ¿Te parece que es hablarle con la verdad a las personas sugerir que para avanzar en ayudas, solo depende de la voluntad del Presidente y del ministro? Porque tú lo sabes, como abogado, lo conoces perfectamente, se requiere una ley. Y para una ley hay un acuerdo. Y el 25 de mayo se planteó, yo lo planteé, y tú te negaste a ese acuerdo. ¿Cómo ves ese tema?”.

Esa fue la pregunta que le hizo el abanderado presidencial de Evópoli, Ignacio Briones, el pasado 22 de junio, al candidato presidencial independiente, Sebastián Sichel. Fue durante el primer debate televisivo de cara a las primarias de este domingo, instancia en la que se medirán las cuatro cartas oficialistas que buscan llegar a La Moneda.

“Ignacio, varias cosas en tu reflexión. La primera, terminé saliendo yo del gabinete. Así que se responde sola la pregunta”, le retrucó Sichel en la oportunidad.

La pregunta y su respuesta dieron cuenta, comentan en el sector, de la tensión que ambos arrastran desde que fueron parte del comité político en el gabinete del Presidente Sebastián Piñera. Briones, como titular de Hacienda, y Sichel, como el mandamás de Desarrollo Social. Una relación que habría empeorado, según agregan las mismas fuentes, durante la campaña.

De hecho, en ese debate Briones insistió: “Sebastián, hablémosle a la gente con la verdad. Porque lo que no podemos hacer es mentirles. Tú sabes que para ampliar las ayudas en sus montos, en sus números y en sus tiempos se requiere una ley. ¿Correcto? Y eso supone un acuerdo. Y ese acuerdo se hizo. Tuve el honor de liderarlo. Y se aumentó la ayuda del IFE. ¿Cómo tú podías querer apurar una ayuda sin una ley y un acuerdo al que te opusiste?”.

“No lo pude saber porque me fui, y entre otras personas pidieron mi salida de ese gabinete. Y no fui yo. No fui yo el que salió (...) Tú estuviste de acuerdo con que yo saliera, que fue parte de lo que pediste”, insistió Sichel enrostrando que su salida del gabinete respondió, en parte, a una movida del exministro de Hacienda.

Los enfrentamientos cruzados entre ambos continuaron ayer, en el segundo debate televisivo entre las cartas del sector. En la ronda de preguntas entre los candidatos, nuevamente Briones y Sichel se sacaron en cara episodios del pasado.

“Estoy de acuerdo con avanzar en la eliminación de exenciones y franquicias, muchas de ellas. Pero en el informe que tú encargaste como ministro, se habla también de terminar con las exenciones y franquicias en zonas francas, cosa que no estoy de acuerdo (...). ¿Estarías de acuerdo con crear nuevas zonas francas como la que propongo en La Araucanía?”, manifestó Sichel durante la transmisión. El extitular de Hacienda respondió que “el informe dice evaluar el impacto de esas zonas francas…”, y varias veces le espetó a su contendor si sabía “cuánto vende la zona franca en Iquique”. Sichel no le respondió y Briones le dijo: “No tienes la respuesta, perfecto... dado que tú no conoces la realidad de la zona franca de Iquique que dijiste que te gusta tanto...”.

Posteriormente fue el turno de Briones de consultarle a su par. “Tú has dicho insistentemente que hay que moverse al centro... Sin embargo, hace poco en televisión, tu vocero, el diputado Tomás Fuentes, dijo que estaba disponible para una alianza con Republicanos. ¿Tú estás disponible para esa alianza?”, dijo.

“Lo primero es que no tengo voceros. Y así lo he dicho en tantas entrevistas. Tomás participa, sí estoy feliz. Pero no es mi vocero”, manifestó, subiendo el tono, Sichel, mientras que Briones le contrapreguntó: “¿Es decir desmientes al vocero? Me parece muy bien porque yo concuerdo contigo”.

Y así, continuaron varios intercambios más de palabras. Todos roces que, aunque el acuerdo de apoyos recíprocos es un hecho al interior de Chile Vamos, plantean una tensión a partir del próximo lunes.

El origen de las tensiones

Hay varias versiones respecto de cómo surgió la rivalidad entre Briones y Sichel que, siendo pares generacionales en el gabinete, salieron de éste distanciados. La mayoría de ellas coinciden en que al inicio tenían una relación cordial, sin embargo, al poco andar, por diferentes motivos, comenzaron a tener desavenencias que atribuyen a temas de personalidad, “ego” o estilos diferentes.

Los dos coincidieron en el gobierno por ocho meses, desde el 28 de octubre de 2019 hasta el 4 de junio del 2020, cuando Sichel dejó La Moneda para radicarse en BancoEstado, lugar que dejó en diciembre de 2020. Briones permaneció en Hacienda, de donde salió en enero de este año.

En ese intertanto una de las diferencias que ha quedado de manifiesto en los debates, fue la posición respecto al primer Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), recién instalada la pandemia en Chile. En mayo del año pasado, Briones impulsaba la idea de un acuerdo, mientras Sichel transmitía que no había que ceder e intentó, dicen en La Moneda, posicionarse como uno de los “halcones” y generar afinidad con la UDI.

Esa jugada de Sichel, afirman en Palacio, generó malestar en Piñera porque consideraba que no estaba “trabajando en equipo”. En el entorno del extitular de Hacienda, en tanto, existe molestia porque acusan una intención de Sichel de adjudicarse el IFE, que él no creó ni propició, incluso restándose del acuerdo legislativo que lo sustentó.

En La Moneda algunos transmiten que el exministro de Desarrollo Social buscaba “lucirse”. Por ejemplo, apuntan que cuando Briones comenzó a impulsar la idea de un acuerdo para enfrentar la pandemia y tenía estipulado reunirse con economistas, la cartera de Sichel se adelantó y se reunió antes con ellos.

Ese episodio, agregan, habría generado un fuerte malestar en Briones quien se lo habría evidenciado a su entorno. En todo caso, en el círculo de Sichel señalan que era el titular de Hacienda a quien no le gustaba trabajar coordinadamente y que quería que siempre “le hicieran caso”. Además, recalcan que, en esa oportunidad, fue la subsecretaría de la cartera la que convocó al encuentro.

En el entorno del exministro de Desarrollo Social también afirman que entre ambos se generó una rivalidad porque cuando Briones arribó al gabinete llegó con una buena popularidad que fue perdiendo con el transcurso de los meses, mientras que Sichel iba en ascenso con una mejor evaluación ciudadana. También asoma como una diferencia la disputa entre ambos por representar el centro político.

Como sea, el episodio que coronó, dicen en el sector, la rivalidad entre ambos fue que Sichel se enteró que supuestamente Briones impulsaba -junto al entonces ministro del Interior Gonzalo Blumel, también Evópoli- su salida del gabinete, apelando a que había que fortalecer a los partidos en el comité político. De hecho, Sichel quedó también molesto con Blumel, con quien, tal como quedó registrado en un video cuando dejó el cargo, apenas se despidieron.

El extitular de Banco Estado resiente que, a diferencia de cuando se fue Briones del gabinete, a él apenas lo despidieron.

En cuanto a los “choques” que mostraron en el debate televisivo, en el comando de Briones admiten que, auqnue no hubo una preparación específica para emplazar a alguno de los candidatos en particular, fueron las propias intervenciones del candidato independiente las que motivaron al exministro de Hacienda a precisar sus dichos o a emplazarlo, tal como lo hizo en algunas ocasiones con Lavín y Desbordes.

Pero, adicionalmente, consideran que Sichel cayó en una “copia” del discurso de su par de Evópoli, pues en sus palabras finales utilizó el mismo contenido que Briones ha difundido en su franja, respecto de la importancia de la elección -que marcará no solo los próximos cuatro años sino los próximos 30 años del país-, que hay dos proyectos en disputa y que estamos en el inicio de un nuevo ciclo político.

Como sea, de cara a los comicios del domingo entre ambos sectores intentan bajar el perfil y recalcan que “no hay nada personal” entre ellos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.