César Santis, médico intensivista: “Los pacientes en UCI saben que el escenario sería distinto si estuviesen vacunados”

El jefe técnico de la UCI del Hospital Barros Luco cuenta que quienes más ocupan camas son personas no vacunadas. Y que una vez allí, antes ser intubados, muchos se arrepienten de haber rechazado o postergado la inyección. “Es muy distinto el escenario de estar sentado en la casa y decir “no me voy a vacunar” al que se tiene después, cuando el paciente está ahogado en la camilla de una UCI”, recalca.




En medio del ajetreo propio de la Unidad de Paciente Crítico del Hospital Barros Luco Trudeau, César Santis, jefe técnico de la UCI, admite que en la últimas semanas, “y con un efecto claro de la vacunación”, las camas han ido progresivamente desocupándose. Incluso, allí ya se refleja la tendencia a nivel nacional: hoy los pacientes de otras patologías graves superan a las internaciones por Covid-19.

“Sin embargo, la ocupación global de la UCI sigue alta por varias razones: aún tenemos pacientes con coronavirus y quienes padecen esta enfermedad permanecen un largo período en el ventilador mecánico, entre dos a tres semanas. Y, además, hemos empezado a recibir patologías distintas al virus”, explica Santis.

¿Cuál es la situación actual en las unidades críticas?

Hay una tendencia donde los pacientes no Covid-19 ya comienzan a predominar: accidentes con politraumatismos, personas con patologías cardiovasculares descompensadas o las cirugías que posteriormente requieren recuperación en UCI. Lo que no significa que ya no tengamos pacientes Covid-19, pero son una menor proporción.

¿Y eso es un reflejo del “efecto vacuna”?

En medio del peak, la vacuna nos salvó de una situación que podría haber sido mucho más dramática. Hay unos gráficos muy interesantes de cómo la tasa de contagio en Brasil y en Chile iba de forma similar, pero la tasa de ocupación de UCI o de mortalidad era más baja en Chile, y eso no tiene otra explicación que las vacunas. Sin la vacuna probablemente hoy seguiríamos en una situación muy crítica.

¿Cuál es el perfil del paciente con coronavirus que hoy está llegando a la UCI?

La gran mayoría son enfermos que no están vacunados. Y esto es una realidad súper compleja. Antes del procedimiento invasivo, que es la intubación, mi rol en particular es que les explico a ellos y a las familias que el paciente respira como si estuviese corriendo un maratón, pero en realidad está acostado en una camilla. De antemano, mis colegas me dicen si es un paciente vacunado o no. Y hoy, por lo general, quienes se agravan no tienen sus vacunas.

26/03/21 MEDICO ATIENDE A PACIENTE EN ESTADO CRITICO A CAUSA DEL COVID EN HOSPITAL BARROS LUCO MARIO TELLEZ / LA TERCERA

¿Y qué pasa ahí, en ese momento, antes de dormir al paciente?

Tengo el recuerdo del caso particular de una paciente que le pregunté, hace unas semanas. Debe haber tenido entre 50 y 60 años y obesidad mórbida. Y cuando le pregunté si se había vacunado me dijo que no, respirando muy rápido. Me miró y me dijo: “Perdón, doctor, no me vacuné”, muy avergonzada. En ese minuto, uno no juzga, uno hace lo que hay que hacer. La calmamos, le dijimos que no se preocupara, que la íbamos a ayudar igual.

Pero se hace difícil...

Se hace difícil. Es de los casos que más recuerdo y es complejo, porque los pacientes en UCI saben que el escenario sería distinto si estuviesen vacunados. Pero en ese contexto no queda más que ayudar al paciente, dar lo mejor de nuestros equipos. No es nuestro trabajo juzgar.

La culpa

En medio de la conversación, Santis rememora otro caso similar. “Tuve que hablar con la hija de un paciente y ella se sentía muy mal, porque había asistido a una reunión social en el período donde había más restricciones por el alza de casos y contagió a su padre. Ella no estaba vacunada y después se lamentaba por qué había hecho eso. El paciente, su padre, falleció, y cuando hablábamos por teléfono, después de la muerte, ella sentía culpa”.

¿Se arrepienten?

Es muy distinto el escenario de estar sentado en la casa y decir “no me voy a vacunar” al que se tiene después, cuando el paciente está ahogado en la camilla de una UCI.

¿Cuál sería entonces el consejo a quienes aún no han concretado el programa de inmunización?

El principal efecto de la vacuna va a ser prevenir la enfermedad grave, desde el paciente que llega a la UCI a un ventilador mecánico, a la mortalidad. Hay un trabajo, con los datos chilenos sobre la vacuna, publicado en la revista de medicina más prestigiosa del mundo -The New England Journal of Medicine- donde se ven los efectos, que son muy buenos. Evidencia científica dura, hay.

¿Registran muertes por Covid-19 en personas vacunadas?

En una proporción muy menor. Casos donde el empeoramiento puede atribuirse principalmente a la edad y a otras patologías de base. La estadística muestra que la vacuna previene la enfermedad grave en un alto porcentaje, pero igual hay un porcentaje de pacientes que van a evolucionar mal. Tuvimos un paciente de 85 años, muy activo, con sus dos vacunas, que llegó a la UCI respirando mal. Pero en plena conciencia decidió no intubarse, con la familia también de acuerdo. Y lo primero en medicina es no dañar y respetar la autonomía del paciente.

¿Cómo es la evolución de un paciente que llega a la UCI, pero con su esquema completo?

Uno, como médico, siente como un alivio el ver a un paciente que está con síntomas que uno proyecta que puede evolucionar más o menos mal, pero al leer la ficha o preguntar si está vacunado, dice que sí. Nos cambia totalmente el escenario, porque quienes están vacunados tienen una evolución mejor en la mayoría de los casos.

Y en lo concreto, ¿cómo se refleja ese mejor pronóstico?

En la práctica, cuando un paciente está vacunado, requiere menos terapia invasiva. Menos aporte de oxígeno, menos necesidad de intubación. Y en los pocos casos que hemos tenido que conectar a ventilación mecánica por cuadros de neumonía, la permanencia es mucho menor. La evolución que tienen es muchísimo más leve, pese a que algunos pueden llegar a hacer enfermedad grave. Tenemos a un paciente que proyectábamos que al cuarto día de internación, si no mejoraba, lo teníamos que intubar, pero ha ido progresando y va a necesitar terapia menos invasiva.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.