Crítica gastronómica de Don Tinto: Toro Frut, un gran regreso

Restaurante Toro Frut.



Por Álvaro Peralta Sáinz, cronista gastronómico

En nuestra última escapada de verano íbamos camino a la playa cuando nos encontramos con la sorpresa de que este tradicional restaurante de la Ruta 5 Norte había reabierto tras más de un año y medio cerrado a causa de la pandemia. Además era tarde y no habíamos almorzado. Es decir, todas las señales apuntaban a que debíamos detenernos en el Toro Frut. Y, justamente, así lo hicimos.

Ante una carta precisa que ofrecía algunos platos con acompañamiento más la tradicional cazuela y varios sándwichs, decidimos compartir dos platos (éramos dos adultos y un niño), por lo que ordenamos una carne mechada con papas fritas ($8.800), una lengua fría con ensalada surtida ($8.800) más dos bebidas de medio litro -que siguieron camino con nosotros en el auto- y una cerveza ($2.300 cada ítem). Junto a los líquidos -la cerveza bien fría y las bebidas con hielo, tal como se pidió todo- y para amenizar la espera, llegó una panera con tres sabrosos y pequeños panes amasados, además de mantequilla. Al poco rato, llegaron los platos. Partamos por la lengua fría: 4 tajadas más bien gruesas, intercaladas por gajos de palta y al centro un par de cubos de papas con mayonesa. La lengua estaba en su punto justo, blanda pero aún con consistencia y de muy buen sabor. Con la palta y algo de mostaza quedó sencillamente espectacular. La ensalada era muy simple: lechuga, tomate y papas con mayonesa (de bolsa). Sin embargo el sabor del tomate y sobre todo la cremosidad de las papas cocidas hacían olvidar todo lo demás. Resumen: no quedó nada. Ahora el otro plato. La carne mechada era a la antigua. Es decir, mechada con zanahoria y ajo pero sin salsa de tomates. Muy blanda y sabrosa, pero no al extremo de llegar a deshilacharse. Venía servida con abundante jugo de su cocción, oscurito y sabroso, el que además resultaba ideal para remojar las muy buenas papas fritas, cortadas a cuchillo con esa imperfección que tanto gusta. Tanto, que al infante le dio lo mismo que este lugar no tenga ketchup como opción para aderezar las papas fritas. Otra vez, no quedó nada.

Al final la satisfacción fue doble en esta visita a Toro Frut. Por un lado, siempre alegra que un clásico como éste vuelva a funcionar tras todo lo que ha pasado. Y por otro lado, es reconfortante comprobar in situ que la calidad de su cocina -y su esmerada y detallada atención- siguen intactos, como si nada hubiese sucedido desde marzo de 2020 a la fecha. Por último, mención aparte para el vino añejo, queso de cabra y arrollado huaso que se pueden comprar al salir del local; puro goce.

CONSUMO TOTAL

$24.500

DIRECCIÓN

Ruta 5 Norte Km 80, teléfono (34) 2611798, Llay-Llay.

HORARIO

Lunes a domingo 12:30 a 18:30 hrs. (aproximadamente)

ESTACIONAMIENTO

Propio, al costado del camino.

PÚBLICO

Apto para todas las edades.

EVALUACIÓN

✮✮✮✮

Calificaciones:

✮✮✮✮✮ Sobresaliente / ✮✮✮✮ Excelente / ✮✮✮ Satisfactorio / ✮✮ Mucho que mejorar / ✮ Para no volver

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.