El rol de Boric en la unión del FA, su proyecto político más personal

Presidente Gabriel Boric en aniversario de Convergencia Social. Foto: Convergencia Social.

Además del llamado público que hizo para la unificación del conglomerado, el Presidente realizó un trabajo silencioso: se reunió y efectuó un seguimiento con los líderes frenteamplistas para hacerles saber que su petición no eran palabras al aire y que era relevante para el sector concretar la aspiración del partido único.


“Los invito a que pensemos en grande, más allá de nuestra militancia, porque hoy tenemos una responsabilidad que es mayor”. Con esas palabras, la noche del 10 de junio del año pasado, el Presidente Gabriel Boric sorprendió a la militancia frenteamplista con una invitación a un proceso que, aunque había sido debatido por algunos desde el comienzo de la coalición, nunca había tomado la fuerza suficiente como para ver la luz.

Tras 387 días, el lunes de esta semana, Revolución Democrática (RD) y Convergencia Social (CS) concretaron su anhelada fusión y convirtieron así al Frente Amplio en el partido más grande del país, con más de 60 mil militantes.

Lo que -hasta el momento- era desconocido es que, tras ese encuentro, el Mandatario hizo más gestiones para conseguir su propósito, que era resistido desde el inicio por parte de la militancia. Luego del aniversario -que se dio aún en medio de la discusión que Convergencia Social tuvo para ver si estaban en favor o no de la fusión-, el Presidente Boric reforzó su mensaje con el diputado Diego Ibáñez, el senador Juan Ignacio Latorre -quienes en ese momento encabezaban CS y RD, respectivamente- y otros dirigentes. “Esto es en serio”, les advirtió.

De esa forma, de acuerdo a quienes supieron de esa conversación, el Mandatario potenció el mensaje que entregó en el “arengazo” ante la militancia y dejó en claro que no se trataba de palabras al aire, sino de un objetivo codiciado por él, que iba más allá del rol que ejerce como Presidente. Así, explicó que obedece a uno de sus anhelos más íntimos del proyecto político del que es líder. Y, en su rol de timoneles, instó a Ibáñez y a Latorre a que sean los conductores de ese proceso.

El gesto era necesario. Y es que las palabras del Jefe de Estado en ese encuentro no cayeron bien en parte del Frente Amplio. En particular, algunos en Revolución Democrática se resistían a la unificación sin una discusión profunda con las bases. O al menos a llevar el proceso a cabo de forma apresurada, en el corto plazo.

Sin ir más lejos, el 12 de junio de ese año, el diputado Jaime Sáez (RD) dijo a La Tercera que “la forma de plantearlo no fue la más adecuada, esto tiene que ser un proceso de deliberación de las bases (...). Me parece bien que el Presidente quiera marcar una línea, pero hay maneras de hacer eso de una forma que sea un poco más conducente”.

Así como lo hizo con los presidentes de las colectividades, Boric también se acercó a sus cercanos de “Desbordar lo posible” -el lote que él integra- y a los militantes RD que trabajaban en La Moneda para hacerles ver que el Frente Amplio como partido único era un deseo importante para él.

De hecho, el Jefe de Estado hizo un continuo seguimiento del tema y estuvo al tanto de todas las tratativas, por medio de contactos habituales con el timonel de su partido, Diego Ibáñez, y de reuniones con miembros de las colectividades que formaron parte de la fusión.

Con más de algún dirigente, además, se reunió en su casa, en la comuna de Santiago, o sostuvo conversaciones en Palacio.

Así ocurrió, por ejemplo, con una reservada cita que tuvo en La Moneda con la dirigencia de Comunes, cuando el extinto partido era encabezado por Marco Velarde.

En esa instancia, Boric pudo enterarse de los problemas financieros y la participación de la tienda en el proyecto de la fusión.

En esos momentos había dirigentes de Comunes que tenían suspicacias y apuntaban a que CS y RD se estaban apoderando del proceso, pero el Mandatario siempre bregó porque este fuera lo más amplio posible.

De todas formas, hoy entre los ya exmilitantes de Revolución Democrática reconocen que no fueron solo las palabras del Presidente las que aceleraron el proceso.

En buena parte, reconocen que también tuvo que ver el lío de platas entre fundaciones y reparticiones gubernamentales, que se hizo público el 16 de junio del año pasado y que tuvo como caso más visible el de Democracia Viva, encabezada por militantes de ese partido, quienes posteriormente fueron expulsados.

La verdadera medición de fuerzas

Una de las metas partidarias de Boric se cumplió y este jueves se inscribió una sola lista para competir por la presidencia del FA, que encabezará la exdelegada presidencial de la RM Constanza Martínez, íntima del Mandatario. Ambos, junto al diputado Gonzalo Winter, forman parte del mismo grupo interno denominado como “Desbordar lo Posible”.

Martínez, quien asumió un rol para destrabar la negociación e integrar a casi todos los sectores de CS y RD en su lista, no tendrá competencia y su nómina será de unidad.

Sin embargo, Boric tendrá que estar atento a la verdadera disputa por el poder que se desatará en su partido en las próximas elecciones del 13 y 14 de julio.

Allí, la “madre de todas las batallas” será la elección por el comité central del FA, donde hay cinco listas a considerar.

El tema es que allí el sector del Mandatario, “Desbordar lo Posible”, será liderado por Gonzalo Winter, quien, como cabeza de serie competirá contra la lista de RD, cuyo rostro será el exministro Giorgio Jackson.

Al fundador de RD lo secundan figuras como la alcaldesa de Valdivia, Carla Amtmann; el exsecretario de Estado Marco Antonio Ávila; el jefe de la División de Coordinación Interministerial de la Segpres, Rodrigo Echecopar; la subsecretaria de Servicios Sociales, Francisca Gallegos; la última secretaria general de RD, Tatiana Urrutia, y la exconsejera constitucional Kinturay Melín.

Por otro lado, a Winter lo acompañan la diputada Camila Rojas; la ex vicepresidenta de CS Ximena Peralta, los exconvencionales Jaime Bassa, Fernando Atria y Constanza Schönhaut, la ministra de Desarrollo Social, Javiera Toro; el exconsejero constitucional Yerko Ljubetic y el encargado del equipo de Contenidos del Segundo Piso de Boric, Manuel Guerrero Antequera.

Una tercera lista que competirá por el mando del comité central es la del grupo de Antonia Orellana y Diego Ibáñez, quienes liderarán la nómina. Allí también estarán la diputada Emilia Schneider, el encargado de la Comisión para la Paz y el Entendimiento, Víctor Ramos, y la subsecretaria de Desarrollo Regional, Francisca Perales.

También está la nómina que encabeza Gael Yeomans, que también está integrada por la diputada Ericka Ñanco; la panelista de Sin Filtros, Valeria Cárcamo; la exsecretaria general de CS Lorena Meneses y el core de la RM, Leonardo Jofré.

Y, finalmente, habrá otra lista en competencia nombrada “Sumar”, que representa la diputada Claudia Mix.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.