Javier Castrilli: “Vengo a preparar a Roberto Tobar para que sea mi sucesor”

Javier Castrilli, posando para La Tercera. Foto: Mario Téllez.

El nuevo jefe de los árbitros explica a El Deportivo su plan de trabajo, que contempla cambios drástricos en el referato. Busca que los jueces vuelvan a recuperar la credibilidad, dice. Y la permisibilidad de los pitos nacionales es un problema enquistado que él quiere combatir.




Javier Castrilli (64 años) lleva apenas 10 días como jefe de la Comisión de Árbitros del fútbol chileno. El argentino es conocido por ser directo, muchas veces polémico, y siempre apegado al reglamento. Por algo se le conoce como el Juez de Hierro, aunque ya lleva varios años retirado de la actividad.

Desde ese pedestal, promete dar un vuelco al alicaído arbitraje nacional. Y para eso ya trabaja en un plan que, él dice, cambiará el rumbo del referato local.

Esta entrevista dura cerca de 60 minutos. Castrilli es de respuestas largas y muy adornadas. Se explaya sin problemas ante cualquier pregunta. De un momento a otro, eso sí, el transandino mira su reloj y avisa que debe retirarse. Lo esperan en la ANFA, donde compartirá un almuerzo con los dirigentes para ponerse a su disposición. “Hay que ayudar a todos. También me puse a disposición de la Selección”, recalca a El Deportivo.

¿Por qué viene a Chile?

Vine a Chile a presidir la Comisión de Árbitros. Uno en su cabeza tiene un plan de acción en la que se fija metas a corto, mediano y largo plazo. Estoy trabajando en eso.

¿Llega a Chile por su nombre o por su plan?

Uno representa una idea de lo que quiere realizar. Pienso brindarles a los árbitros un marco de confiabilidad, pero a la vez de exigencia. La disciplina, el respeto, la transparencia y, sobre todo, la recuperación de la credibilidad del cuerpo arbitral. Ese tiene que ser el norte. El que así no lo entienda, no puede estar.

¿Qué hará para lograr todo lo que dice?

Estamos trabajando mucho. Estamos haciendo un diagnóstico que les presentaremos a las autoridades correspondientes. A raíz de ese diagnóstico, tendremos que hacer una reingeniería que sea capaz de trabajar a la velocidad de los cambios que pretendemos realizar.

Lleva muchos años como comentarista en televisión, pero alejado de la cancha ¿Está desactualizado?

¿A vos te parece que para dar la cara y estar expuesto en una señal como ESPN para criticar a los árbitros, puedo estar desactualizado? Desde que yo me retiré como árbitro, siempre estuve actualizado. Hoy nadie puede ocultar el conocimiento o reglamento, porque lo tenemos en los celulares. Es lo mismo que yo te diga que estás desactualizado en el fútbol porque no estás dentro de una cancha. No formas parte de los jugadores, ni del cuerpo técnico.

Mi función no está dentro de una cancha, la de usted sí, como jefe de los árbitros..

Yo vivo permanentemente conectado con los árbitros activos y también con retirados. Yo comencé desde abajo, desde el fútbol del campo. Y después cubrí todos los Mundiales desde el 2006 a la fecha, Copa de Oro (...). Cómo estaré de actualizado que soy el único exárbitro invitado a una especialización de árbitros de Primera División con proyección internacional de todas las federaciones de la Concacaf. ¿Le digo algo?

Dígame...

Toda mi vida tuve detractores, que utilizaron diferentes maneras para intentar desacreditarme. Cuando pasan los años, a la persona se le dice que está desactualizado. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ¿está desactualizado por la edad que tiene? Al no estar metido, con la nariz en el campo, te tratan de desactualizado. Yo reto a un debate público a cualquiera que quiera debatir sobre las reglas del juego. Esos grupetes que se enquistan con el poder, muchas veces su mediocridad y su miopía les hace acceder a argumentos absurdos que se caen.

¿Por qué no fue jefe de los árbitros en Argentina?

En tres oportunidades me lo ofrecieron, pero estaba trabajando en la política. Después pasó el tiempo y también recibí una invitación de otros países, pero estaba en otros temas.

¿Qué países lo quisieron?

No puedo decirlo.

Salvo excepciones, los árbitros locales asumen como jefes en las comisiones de sus países. ¿No habla mal del arbitraje chileno que un extranjero tenga esa responsabilidad?

La globalización que ha alcanzado la actividad futbolística desde ya hace muchos años hace necesario que todos nos demos cuenta de que hay una interacción muy dinámica entre los países en diferentes cargos. En el arbitraje, también se hace. No entiendo que se hagan ese tipo de preguntas. El arbitraje, como ocurre en Paraguay, con Elizondo; en México, con Osses, está comandado por árbitros de otros países. Yo celebro a las personas que puedan aportar. Ustedes tienen en Chile a la más maravillosa, que pudo concebir el deporte argentino para la formación de los jóvenes. Le hablo de Cachito Vigil. ¿Y qué importa si es argentino? ¿Acaso me importa decir que Roberto Tobar es lo más grande de América y uno de los más grandes del mundo? Y lo nombro y no importa si es chileno o afgano. Si yo pudiera clonar a Tobar, multiplicarlo... ¿Cómo lo puedo hacer? Metiéndome en los procesos de formación. También tenemos que aportar ideas a la Conmebol, para que no crean que son críticas para destruir, sino para construir. No es tirarles piedras ni a la FIFA ni a la Conmebol, es proponer para crecer.

¿Tiene contemplado pedirle a la Conmebol cambios en las reglas?

Por supuesto.

¿Qué cambios pedirá?

Ahora estoy abocado al mejoramiento del arbitraje chileno. También a generar los vínculos diplomáticos y las relaciones exteriores, que me parecen fundamentales para garantizar un marco de seguridad jurídica en el futuro. Nosotros propondremos nuestros puntos de vista, que serán consensuados con la Federación para luego ser elevados como corresponde. Yo tengo presente que ya no estoy en los medios de comunicación y ahora debo ser mesurado, tener tino, porque me debo a una federación.

Desde que llegó solo nombra a Tobar. ¿Está muy por encima del resto de los chilenos?

Tobar está muy arriba del arbitraje de América y del mundo. Tobar y Roldán tienen una envergadura y jerarquía única. Y ninguno es argentino. Tú me dirás que está Pitana. Sí, Pitana es un buen árbitro, pero Tobar y Roldán lo superan. ¿Alguien se puede enojar por eso? Pare a alguien en la calle y pregúntele quién es el mejor árbitro en Chile. Todos le dicen Tobar. Y le digo algo más: yo vengo a preparar a Tobar para que sea mi sucesor como jefe de la comisión. ¿Cuánto le queda? ¿Tres años? Ahí él será mi sucesor en este puesto. Yo no vengo a quedarme para siempre acá. Mi idea es formarlo y prepararlo para que asuma el puesto.

Roberto Tobar dirigió esta semana la semifinal de Copa Libertadores entre Barcelona de Guayaquil y Flamengo.

¿No teme que le pasen la cuenta a Chile por sus dichos contra la Conmebol?

¿Qué dichos?

Usted criticó abiertamente a los jueces por sus errores en las Eliminatorias...

¿A usted le parece que alguien que quiere crecer se puede enojar por mis comentarios que buscaban mejorar la actividad? El señor Wilson Seneme me acaba de enviar un mail de felicitaciones (lo muestra).

¿Ahora tiene buena relación con la Conmebol?

No es que estemos en buena, no se trata de eso. No tengo nada que ocultar. Si quieres menciona el mail que te mostré.

¿El juez chileno tiene mucho que mejorar?

Te diría que en todas las asociaciones se debe mejorar. Basta mirar los partidos de Copa Libertadores y Eliminatorias para darnos cuenta de que se debe mejorar. Uno no puede tapar el sol con un dedo, seamos sinceros. El arbitraje chileno merece un trabajo diario para ir corrigiendo conductas que se han enquistado y que poco a poco se fueron naturalizando.

¿Qué conductas se han enquistado y naturalizado en los jueces chilenos?

Eso es muy fácil de verlo en los partidos internacionales. Cuando uno dirige partidos con jugadores de otros países, uno se da cuenta de la tipología de faltas, de la permisividad de los árbitros. Una de ellas, que me llama mucho la atención, es la lectura de las entradas. Tenemos que ponernos de acuerdo cuándo es juego brusco grave, porque eso está tipificado en el reglamento. Eso es tarjeta roja. Necesitamos ponernos de acuerdo. El juego violento, la agresión sin pelota, es roja directa. No hay contemplación. Por ejemplo, la patada del otro día en el Superclásico era roja directa. Ahí se configuran todos los elementos para que sea roja directa.

¿El árbitro chileno es permisivo?

En todos los árbitros, de todos los países, encontramos un nivel de permisividad supino.

¿El juez chileno perdió la credibilidad?

Espéreme un poco, llevo cinco minutos acá. Siempre apunto a que la credibilidad hay que ganársela. Se demora mucho tiempo, como el respeto.

¿Los jueces chilenos deben mejorar su estado físico?

Siempre hay que mejorar. Hay que mejorar la alimentación, la preparación física. Uno observa que, en otras latitudes, los árbitros se están desarrollando de otra manera. Acá nos falta. Tenemos que traer a nuestros lugares las fórmulas que se están utilizando del brazo de la ciencia exponencial que tanto ayuda.

¿Está conforme con la calidad de árbitros que heredó?

Los estoy evaluando. Voy a evaluar a cada uno de los árbitros y tomaré una decisión. Tomaré decisiones, aunque sean dolorosas. Tenemos que velar por el fútbol chileno, no por el arbitraje. Tenemos que ver qué necesita el fútbol chileno. Como busco la excelencia, trataré de conformar un cuerpo arbitral que busque la excelencia. El que así no lo entienda, que busque otro camino.

¿Esas decisiones implicarán sacar árbitros?

A buen entendedor, pocas palabras. Estoy tomando decisiones. (Nota de la R.: un día después de esta respuesta, Eduardo Gamboa fue el primero que salió del cuerpo arbitral chileno, al que se sumará mañana César Deischler).

Por lo que le escucho, es como si usted creyera que va a revolucionar el arbitraje chileno...

Cambio de estructura, si se toma en término revolucionarios. Nosotros vamos a transformar esas estructuras. Cuando uno habla en término de cambios, de darles lugares a hombres y mujeres que vienen con sangre joven y nueva, estoy hablando de que hay muchachos que ya cumplieron un ciclo dentro del ámbito arbitral. Pero es porque cronológicamente están en una edad en la que ya se debe tomar una decisión. La edad es hasta los 45 años.

¿En cuánto tiempo se podrá ver un árbitro formado al estilo Castrilli?

Los tiempos en educación van en sentido opuesto a la urgencia. Uno tiene que construir el futuro, pero hay que atender a lo urgente. El referato chileno sigue, pero yo debo trabajar para diseñar un perfil para el futuro. Las designaciones, el control, la disciplina, las pruebas físicas, los PCR, entre otros temas. Eso es urgencia, pero urgencia también es ir a ver a los árbitros in situ para ver cómo actúan. Y también ver a sus asesores para saber si controlan bien. Y ahí separar la paja del trigo, para ver qué sirve o qué no sirve. Y se tomarán las decisiones que hay que tomar.

Con la llegada del VAR a Chile se expusieron aún más los errores de los jueces. ¿Enfrenta una crisis mayor de la que esperaba?

No es que yo no quiera darte un título, no esquivo la pregunta. Pero no es solo acá, no se suscriban acá. Y no es el VAR el que descubrió que pareciera que los árbitros se equivocan cada vez más. No es el VAR, fue el fenómeno de la televisión. Desnudó los errores y falencias de los árbitros. Y cada vez más y mejor, por la cantidad de cámaras por partidos. Adentra en la intimidad y te dice cuándo se comete un error y un horror. Eso genera sensaciones que estimulan la sospecha, la suspicacia. El arbitraje siempre ha sido una variable de apelación. Es por eso que cuando hablamos de credibilidad del arbitraje, tenemos que enganchar todo para lograr esa credibilidad. Acá nadie se tiene que ofender, porque hablamos con la verdad. El arbitraje no puede funcionar como una burbuja, tiene que estar al servicio del fútbol.

¿Los castigos a los jueces serán públicos?

Sí, nosotros vamos a responder a los lineamientos de la Conmebol y la FIFA. Nos debemos a una federación. Cada árbitro y árbitra se debe sentir orgulloso de ser de la Federación de Fútbol de Chile. Hay millones de personas que quieren estar en la posición en que están ellos. Nos debemos al fútbol de Chile y tenemos que hacer todo para disminuir el error.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.