La columna de Guarello: Ya pues, ¿quién compró a la U?

El Centro Deportivo Azul. FOTO: AGENCIAUNO

“Es un secreto a voces que Felicevich, quien maneja a más de la mitad de la selección chilena hace una década, es una pieza clave en la venta de Azul Azul. En la ANFP están más que preocupados”.



El 12 de marzo, en esta misma columna, manifesté mi sospecha y, por lo mismo, planteé varias preguntas sobre la “creativa” forma en que Carlos Heller se había desecho de sus acciones, el 65% de Azul Azul: un presidente interno, Cristián Aubert, intermedia con una empresa intermediaria, Sartor, para otra empresa intermediaria, un fondo de inversión estadounidense-británico llamado Tactical Sports, cuyos verdaderos dueños se pierden en la oscuridad de la noche. Dato de la causa que quien encabeza la venta de la U, Michael Clark, tiene otra empresa de asesoría financiera, Redwood, involucrada en la venta de Ñublense.

Con el paso de los meses, las dudas se han ido profundizando hasta llegar, opino humildemente, a niveles insostenibles. Desde ya, que un banco panameño esté metido en la operación y el hecho que Sartor baja del 90% de las acciones a un 20% en favor del insondable Tactical Sports, genera algo más que perplejidad. Los mismos dueños de Sartor se han encargado de proclamar que son ingenieros fanáticos de la U. Incluso El Mercurio publicó un texto de fantasía donde se decía que el origen de la compra era el enojo de Michael Clark luego de que Universidad de Chile empatara con Everton el año pasado. Malo el libretista. Pero no tan inverosímil como el chamuyo de “ingenieros fanáticos de la U”, ya que ese fanatismo, según contrato, tiene fecha de expiración.

Este viernes 1 de octubre, los hinchas de la U se enteraron por un documento, un “hecho esencial” evacuado por Azul Azul a la Comisión del Mercado Financiero, que Aubert no seguirá como presidente del club. Pero sí como director ejecutivo. Asume en su reemplazo Michael Clark. Justo cuando Luis Roggiero asume como gerente técnico. Pero Clark queda fuera de la ecuación el próximo año, cuando Tactical asuma el control casi total. ¿Para qué el cambio, entonces?

Mientras, y sin que se note, Twenty Two, la empresa de representación de Fernando Felicevich, reclutó en septiembre una decena de juveniles de la U, a la vez que lograba que uno de su corral, Sebastián Miranda, renunciara como ayudante técnico de la selección Sub 20 y asumiera la Sub 21 de los azules. En simetría, otros dos jugadores de Twenty Two, Junior Fernandes y el venezolano Anderson Contreras, se incorporaban al plantel de la U sin necesidad de visado técnico. De pasada, pusieron a Gabriel Castellón como posible refuerzo para el 2022. Lo de Contreras es curioso, el mismo Aubert se los había ofrecido a Sergio Vargas el año pasado, cuando el exarquero era gerente técnico. Y éste lo descartó porque no le convenció: “Necesitábamos un delantero y Aubert nos ofrece un volante de buen pie, pero muy lento y muy caro”. ¿De dónde Cristián Aubert sacó el nombre de Anderson? ¿Anda mirando partidos de juveniles venezolanos?

Junior Fernandes y Anderson Contreras, las contrataciones de la U en el último mercado de pases.

Es un secreto a voces que Felicevich, quien maneja a más de la mitad de la selección chilena hace una década, es una pieza clave en la venta de Azul Azul. En la ANFP están más que preocupados. Los empresarios de jugadores, en su gran mayoría argentinos, hace rato que intentan tomar el control del fútbol chileno. Sacaron a Sebastián Moreno y no ganaron la última elección de la ANFP porque los medios obligaron a Cristián Aubert a honrar el voto comprometido por la anterior dirigencia. Veremos qué pasa la próxima vez.

Pasaron ocho meses de la columna publicada en marzo y la pregunta cada vez se aleja más de la respuesta: ¿Quién compró la U? No se sabe, pero por algo se esfuerzan tanto en ocultarlo, al nivel de crear un fondo de inversión. PD: ¿Ennio Vivaldi no tiene algo que decir de esto? ¿O el 2% de los ingresos por el uso del nombre y el escudo pagan la ausencia de preguntas incómodas?

Sigue en El Deportivo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.