Pampa

www.pampa.com.au

Tintes naturales, patrones inspirados en la naturaleza y la tradición del tejido a mano son los tres componentes que Pampa busca rescatar para las próximas generaciones




Victoria Aguirre, Carl Wilson / 2012

Las cosas hechas a mano tienen un cierto appeal irresistible. Como el de un pan recién horneado de masa madre, perfumado y crujiente, versus uno de molde, envasado e industrial.

Tal vez es por la cantidad de energía implícita que lleva cada pieza, la huella humana; horas de trabajo y de paciencia que la vuelven una belleza imperfecta, única y diversa, no hay nunca dos idénticas.

Tejer una alfombra puede tomar más de seis semanas. Se corta, carda e hila a mano, explican. “Una vez fuera del telar se terminan uniendo múltiples paneles tejidos con una costura a mano”.

En el caso de los textiles, esta carga, la textura de lo artesanal, se vuelve aun más potente cuando los diseños y la iconografía tienen que ver con la herencia de un lugar, de una cultura, que es lo que hace Pampa. Sus tejidos, producidos por comunidades de artesanos de Argentina, se trabajan a nivel local, in situ, y de ello dan cuenta sus colecciones como Andes o Monte. Llevan el nombre de la tierra de su artesano, de su paisaje, subrayando ese sentido de arraigo y sus saberes ancestrales locales, los materiales naturales de su contexto y alrededores, que es como se producen sus trabajos. Es una suerte de celebración a su genius loci. Se inspiran en la naturaleza, en patrones andinos, o de tradiciones hermanas como la zapoteca o navajo. Y tienen la gracia de devolvernos a esa calma de lo básico, con una generosa paleta de tonos crudos, tostados y geometrías simples y serenas. Una reconexión a la tierra de origen.

Pampa son Victoria Aguirre y Carl Wilson; argentina ella, australiano él. Dos fotógrafos que se conocieron viajando por Latinoamérica, se instalaron en Byron Bay, Australia, y trabajan en un esquema de comercio justo, de un lado al otro del mundo, rescatando la tradición textil argentina para las próximas generaciones, dicen.

www.pampa.com.au

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.