Los cines de Hong Kong tuvieron que cerrar otra vez por el COVID-19 justo antes del estreno de Train To Busan 2

Las salas de la ciudad habían sido reabiertas, pero una nueva alza del coronavirus mermó los planes que ya se preparaban para concretar algunos estrenos.


La industria cinematográfica ha sido fuertemente afectada por la pandemia del COVID-19, ya que la propia actividad de ir al cine representa un riesgo ante el avance del coronavirus. Ante las medidas de distanciamiento social, encerrarse en una sala simplemente no es opción. Sin embargo, aunque algunas zonas del mundo han logrado reabrir cines, nuevas alzas en los contagios han puesto trabas a cualquier tipo de intento para recuperar a los cines.

Aquello precisamente sucedió en Hong Kong, ya que la ciudad tuvo que volver a cerrar las salas de cine tras una tercera oleada de contagias por el COVID-19.

Según Variety, el escenario inicialmente se dilucidaba tan auspicioso, que los cines estaban preparándose para tener un gran estreno: la secuela del terror zombie de Train To Busan. Pero las nuevas cifras de contagios, que se deberían a casos no detectados de personas que llegaron a Hong Kong, terminaron causando nuevos estragos.

Entre las medidas impuestas por las autoridades está el hecho de volver a limitar las reuniones. Si hasta ahora se estaba permitiendo hasta 50 personas en un lugar, ahora solo se permitirán hasta cuatro individuos. De ahí que los cines simplemente no pueden funcionar.

Además de ese tipo de negocios, Disneyland Hong Kong también tendrá que cerrar nuevamente, lo que contrasta con la medida que se tomó con el parque de Orlando, que reabrió recientemente pese a que los casos de contagio en el estado de Florida registraron nuevas cifras récord durante el fin de semana.

Comenta