Canadá desechará millones de dosis de vacuna contra Covid-19 al no poder donarlas

Canadá desechará millones de dosis de la vacuna AstraZeneca. Foto: Reuters

Alrededor de 13,6 millones de dosis de la vacuna para el coronavirus desarrollada por Oxford-AstraZeneca no encontraron países interesados en recibir la donación del gobierno canadiense. El saldo de inmunizadores se debió a que ese país se centró en utilizar las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna, luego que surgieran preocupaciones sobre el desarrollo de trombos, inusuales pero potencialmente fatales a causa de la vacuna de AstraZeneca.




Canadá se dispone a desechar alrededor de 13,6 millones de dosis de la vacuna contra Covid-19 desarrollada por Oxford-AstraZeneca debido a que no encontró quien quisiera aceptarlas, ya fuera dentro del país o en el extranjero.

El país norteamericano firmó un contrato con AstraZeneca en 2020 para recibir 20 millones de dosis de su vacuna, y 2,3 millones de canadienses recibieron al menos una dosis de la misma, principalmente entre marzo y junio de 2021.

Después de que en la primavera de 2021 , Canadá se centró en utilizar sus amplios suministros de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna.

En julio de 2021, Canadá se comprometió a donar el resto de su suministro adquirido, unas 17,7 millones de dosis. Pero en un comunicado emitido el martes, la agencia de salud de Canadá dijo que a pesar de los esfuerzos por cumplir la promesa, caducaron 13,6 millones de dosis, las cuales tendrán que ser desechadas.

“Debido a la limitada demanda de la vacuna y a los desafíos de los países receptores con la distribución y la absorción, no fueron aceptadas”, señaló el comunicado.

En total, Canadá donó 8,9 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca: 4,8 millones de dosis de su suministro principal y 4,1 millones de dosis que adquirió del programa de reparto de vacunas COVAX.

Se considera que alrededor del 85% de los canadienses cuentan con esquema completo de vacunación, en comparación con el 61% de la población mundial y sólo el 16% de las personas que viven en los países más pobres del mundo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.