Gobierno talibán afirma que Estados Unidos otorgará ayuda humanitaria a Afganistán

FOTO: REUTERS

El anuncio se dio después de un primer entre líderes afganos y autoridades estadounidenses en Doha. Si bien desde Washington no han comentado el encuentro, desde antes habían aclarado que de ninguna manera las negociaciones significan un preámbulo al reconocimiento de los talibanes. Por otra parte, los representantes del país afgano indicaron que están combatiendo las acciones que el Estado Islámico lleva a cabo en su territorio, pero que para eso no necesitan la ayuda de los norteamericanos.




Estados Unidos ha accedido a brindar ayuda humanitaria a Afganistán, un país sumido en la pobreza y al borde de un desastre económico, aunque se rehúsa a darle reconocimiento político a los nuevos gobernantes talibanes de la nación.

El comunicado desde los líderes talibanes fue emitido al concluir las primeras pláticas directas entre los antiguos rivales desde el caótico retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán a finales de agosto. Estados Unidos no ha comentado sobre la reunión del fin de semana.

Los talibanes han señalado que las pláticas, llevadas a cabo en Doha, Qatar, “salieron bien”, y que Washington liberaría ayuda humanitaria hacia Afganistán después de acordar que dicha asistencia no estaría vinculada a un reconocimiento formal del su liderazgo en el país asiático.

Estados Unidos dejó en claro que de ninguna manera las negociaciones significan un preámbulo al reconocimiento de los talibanes, que ascendieron al poder el 15 de agosto tras el desplome del gobierno respaldado por Washington.

El vocero político del los talibanes, Suhail Shahin, también le dijo a The Associated Press que el ministro interino del Exterior de Afganistán le aseguró a Estados Unidos durante las negociaciones que están comprometidos a evitar que terroristas utilicen su territorio para lanzar ataques hacia otras naciones. Sin embargo, descartaron el sábado cualquier cooperación con Washington para contener al grupo Estado Islámico, cuya actividad ha ido en aumento en el espacio afgano.

El Estado Islámico (EI), enemigo de los talibanes, se ha atribuido la responsabilidad de una serie de ataques recientes, incluyendo un atentado suicida el viernes que cobró la vida de 46 musulmanes chiíes. Washington considera lo considera como la mayor amenaza terrorista proveniente de Afganistán.

“Somos capaces de combatir al Daesh de manera independiente”, respondió Shahin al preguntársele si el los talibanes trabajarían con Estados Unidos para contener a la filial del Estado Islámico, a la que se refirió por su acrónimo en árabe.

Bill Roggio, alto miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias, una organización que monitorea a grupos extremistas, estuvo de acuerdo en que los talibanes no necesitan de la ayuda de Washington para perseguir y destruir a la filial del EI en Afganistán, conocida como el Estado Islámico de la Provincia del Jorasán (ISKP, por sus iniciales en inglés).

Los talibanes “pelearon 20 años para expulsar a Estados Unidos y lo último que necesita es el regreso de Estados Unidos. Además, tampoco necesita de la ayuda estadounidense”, declaró Roggio, quien es responsable de la publicación Long War Journal del organismo. “Deben llevar a cabo la complicada y prolongada tarea de desarraigar las células del ISKP y su infraestructura limitada. Cuenta con todo el conocimiento y las herramientas necesarias para hacerlo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.